Una vieja estación de servicio convertida en hogar

Visitamos al galerista Juerg Judin en su casa: una estación de servicio de los años 50 que le tomó años restaurar, y cuyos muros ocultan un vergel en medio del más compacto cemento
Mariana Kratochwil
Inés Marini
(0)
11 de enero de 2017  • 12:48

Una vez (una), a Juerg Judin casi se le escapa una presa. Hombre de negocios audaz, coleccionista de arte precoz (“Desde los 18, ahí fue cada peso disponible”), galerista reconocido en un ámbito altísimamente competitivo, autor, editor y con una insólita faceta de ornitólogo experto… ¿Tanta actividad lo habrá distraído?

“Yo soy suizo, tenía una galería de arte en Zúrich, pero lógicamente viajaba con mucha frecuencia a Berlín, que es un verdadero hervidero de artistas. En una de las tantas esquinas abandonadas de la ciudad, a principios de los 90 vi una estación de servicio destruida, grafiteada y con cartel de venta. Cada vez que venía, pasaba por enfrente. Y fantaseaba. Pasaron trece años. Un buen día, el cartel desapareció: tuve la misma sensación que cuando la chica a la que nunca te animaste a hablarle se va con otro”.

Pero bueno, la historia evidentemente tuvo final feliz. Judin revisó una de las muchas fotos que le había sacado a la vieja Shell, identificó el número de teléfono en el cartel, llamó: seguía a la venta; el letrero se había caído, nomás. Ahí mismo concretó, ¡en 2005! Un lazo que lo llevó a mudarse, instalarse y dejar de ser un ave de paso.

–¿Por qué pensás que tantos artistas vienen a Berlín?

–Hay una larga lista de motivos. Algunos tienen que ver con la historia relativamente reciente: cuando se levantó el Muro, las autoridades de Berlín Occidental invitaban a artistas extranjeros a hacer residencias, una de las tantas maneras con las que buscaban evitar el aislamiento. Después, está lo que yo llamaría una afinidad natural.

–¿Cómo la explicarías?

–No creo que exista otra ciudad que haya padecido tantos eventos tremendos a lo largo del siglo XX, y eso provocó la desaparición del establishment: nadie puede proclamarse como el berlinés modelo; no hay un “berlinés tipo”. Por supuesto, podés deducir por la manera de hablar quién nació acá, pero en otras ciudades queda clarísimo quién “es de ahí” y quién “se mudó ahí”, y los primeros casi siempre les hacen sentir la diferencia a los segundos. Acá eso no existe, y los artistas son sumamente sensibles a ese tipo de apertura.

Juerg Judin: las galerías reveladas

Juerg Judin
Juerg Judin Fuente: Living - Crédito: Daniel Karp

+ “Oficialmente, hay 500 galerías en Berlín. De esas arriesgaría que sólo veinte son rentables. Las demás van rotando. A pesar del boom del arte en la ciudad de los últimos 20 años, el modelo tradicional de galería en la que uno descubría a un artista, lo bancaba hasta que fuera exitoso y después tenía su recompensa es una rareza hoy en día. Yo practico ese estilo “a la antigua”, y tuve mi premio con Adrian Ghenie”.

+ “Creo que el negocio de las ferias arruinó un poco el espíritu del coleccionista, que ya no sale más los sábados a recorrer galerías que le ofrecen muestras coherentes y bien presentadas, sino que trata de hacer lugar en su agenda para ir a equis cantidad de ferias por año y ahí mirar a lo loco para comprar el primer día”.

+ “Cada vez que viajo a Londres, voy a la National Gallery a visitar mi cuadro preferido: ‘La familia de Darío frente a Alejandro’, de Veronese. Acá tengo otro, en la Antigua Galería Nacional: ‘El pie del artista’, de Menzel. Me conmueve ese estudio de su pie, viejo y feo. Es el autorretrato más increíble que haya visto”.

–¿Qué tanto juega la economía?

–Mucho. Berlín sigue siendo una ciudad barata comparada con otras capitales de Europa, otro elemento atractivo para un artista joven. Además, al final del día, a los artistas lo que más les interesa es estar con otros artistas. Aun en una muestra, les gusta más exhibir su trabajo ante sus pares que ante coleccionistas, curadores o críticos. Eso termina de armar el ambiente, este momento tan cool para ellos, que creo va a continuar. Sobra espacio (algo esencial para que puedan trabajar), hay aire, verde, mucha libertad. Sigue siendo un lugar en el que uno puede reinventarse.

–Después de tanto trabajo con esta casa, ¿te imaginás en otro lugar?

–Aunque no lo creas, sí. Llegué a ese momento en que te preguntás adónde te gustaría pasar la última parte de tu vida, por más que todavía falte mucho [se ríe]. Me imagino en un lugar donde sea más sencillo tener y criar pájaros, por el clima y por el ruido (los últimos festejos de Año Nuevo los pasé con mis aves, que le tienen terror a los petardos). Pero bueno, acabo de construir un aviario, así que por el momento no me voy a ninguna parte.

Juerg Judin y Dieter Meier en una foto sacada a las 11pm dek día anterior a la apertura de la muestra de Meier "Seres posibles", en la Galería Judin de la Potsdamer Straße
Juerg Judin y Dieter Meier en una foto sacada a las 11pm dek día anterior a la apertura de la muestra de Meier "Seres posibles", en la Galería Judin de la Potsdamer Straße Fuente: Living - Crédito: Daniel Karp

Dieter Meier, artista multifacético

+ “La gente conoce a Dieter Meier por ser el fundador de Yello, una banda suiza de música electrónica (compruébenlo: todos conocemos la canción ‘Oh, Yeah’), pero muchos ignoran que él era un artista conceptual en los 60, y se puede decir en buena ley que fue uno de los creadores de los primeros videos musicales”.

+ Un punto interesante: Dieter Meier es fanático de la Argentina. Creador de la marca Ojo de Agua, tiene estancias en las que cría ganado con pastoreo natural, sin antibióticos ni hormonas, y una bodega en Mendoza en la que elabora el vino orgánico Puro, productos que exporta mayormente (¡pero por suerte no todos!) a Suiza y Alemania, donde tiene varios restaurantes de estilo argentino.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios