0

Así se juega en el campo de golf más difícil de la costa argentina

Los 18 hoyos del Cariló Golf sorprenden a más de uno por sus fairways angostos y su encantador paisaje
0
13 de enero de 2017  • 19:07

Así se juega en el campo de golf más difícil de la costa argentina

1:4
Video

Si hay algo que suelen transmitir los campos de golf a quienes practican ese atractivo deporte es paz y armonía con la naturaleza. Pero en la Costa Atlántica , especialmente en las partes más boscosas, esas sensaciones suelen reforzarse por el tipo de vegetación que rodea fairways, bunkers o greens. Es, por ejemplo, lo que sucede en una de las canchas más valoradas por los golfistas de nuestro país, el Cariló Golf, que además de un hermoso paisaje presenta dificultades y desafíos únicos.

Los primeros nueve hoyos del campo fueron inaugurados en 1976 con la presencia del gran Roberto De Vicenzo . Los nueve restantes recién se completaron en 1998 y, curiosamente, también fue De Vicenzo el que asistió para darle el bautismo. Hoy, 40 años después del primer golpe, el Cariló Golf es sede de una enorme cantidad de torneos. Uno de los más tradicionales es la Copa Héctor Manuel y Ernestina Guerrero, que se disputa hace 35 años y que hace tres años cuenta con el apoyo de ICBC, lo que hizo que dentro del ambiente se conozca actualmente como la Copa ICBC. El torneo de este verano convocó a 153 jugadores el sábado 7 de enero y el domingo 8 a 162, de los cuales 18 resultaron ganadores en diferentes categorías.

Jugando en el bosque

Santiago Martínez Pazo tiene 21 años, es oriundo de Río Cuarto y tiene hándicap 3. Por cuarto año consecutivo acaba de ganar la Copa ICBC, por lo que ya es un especialista en esta exigente cancha, a la que califica como cerrada y angosta. "La principal dificultad está en colocar los tiros de salida, porque si son muy largos no te perdona. Hay que llevarla con distancias más cortas para no meterte en los bosques, ya que ahí perdés mucho", nos contó quien con 148 golpes se llevó el primer gran torneo del año.

Los responsables del Cariló Golf saben que en esas dificultades está el mayor atractivo del campo, ya que desafía de tal manera a quienes lo recorren que casi todos terminan volviendo para poder superarse. "Esta cancha tiene muchos tiros ciegos, mucha dificultad y eso también atrae al golfista. Cada hoyo tiene algo distinto para hacer. E irse al bosque castiga", explica David Leguizamón, instructor de golf del club.

Pinos, araucarias y living comedor

La complejidad técnica que presenta el campo se vincula a veces con su otro gran atractivo, el increíble paisaje que rodea los 18 hoyos. "Hay una gran variedad de vegetación, como pinos y araucarias, que inspira a los jugadores. Lo que otros tienen que poner, acá en Cariló lo tenemos que sacar", destaca Leguizamón. Pero los bellos pinos conspiran contra el buen score del jugador, porque a diferencia de otros árboles suelen frenar la pelota al primer contacto.

Además de la vegetación, el visitante del campo también se sorprende de la cercanía a algunos greens de algunas casas. En el hoyo 16, por ejemplo, se divisa una hermosa y moderna construcción con un ventanal enorme con vista preferencial al green.

El Cariló Golf suma otras particularidades como la ausencia de agua y tres tee de salida para cada hoyo. ¿Cuál es el más difícil de una cancha ya de por sí bastante dura? Seguramente eso dependerá de cada jugador, pero Martínez Pazo no duda: "El 12. Es cortito pero dobla mucho a la derecha, por lo que si pegás el drive te pasás al bosque, si le pegás cortado también. Tenés que salir con hierro y te queda un segundo tiro largo. El green, además, tiene mucho movimiento". En el medio de la bella y exclusiva Cariló, vale la pena descubrir su escondido club de golf.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios