Milagro Sala: un año presa y cercada por la Justicia

Suma causas penales, mientras el poder de la Tupac Amaru se diluye
Rosario Agostini
(0)
16 de enero de 2017  

Milagro Sala, al declarar en diciembre ante la Justicia
Milagro Sala, al declarar en diciembre ante la Justicia Fuente: Archivo

SAN SALVADOR DE JUJUY.- A un año de la detención de Milagro Sala , la situación judicial de la dirigente piquetera se complicó a raíz de las múltiples denuncias que recibió por parte de sus ex compañeros cooperativistas de la organización Tupac Amaru y las investigaciones desarrolladas tanto por la justicia local como por la Oficina Anticorrupción de Jujuy y la propia AFIP.

El 16 de enero de 2016 era detenida por las fuerzas de seguridad de la provincia. Encabezaba desde hacía 33 días un acampe en la plaza principal de la ciudad contra un plan de regularización de cooperativas impuesto por el gobernador Gerardo Morales.

En aquella oportunidad fue convocada dos veces por el juez de control. Concurrió la primera vez y se comprometió a cesar en la instigación a la toma de la plaza y las calles, pero volvió a la plaza y en asamblea redobló la apuesta. La segunda vez alegó estar enferma, mostrando en las redes sociales una foto recostada en un colchón dentro de una carpa del acampe, con un suero. Presentó un certificado médico, que fue denunciado como apócrifo por los peritos judiciales de la provincia.

Antes de su detención fue sintiendo el abandono de colaboradores muy cercanos, que decidieron aceptar las condiciones de negociación que les imponía Morales. Ellos fueron los que denunciaron ante la Justicia la presunta ruta del dinero que, a posteriori, le costó a Sala una de las principales acusaciones como presunta jefa de una asociación ilícita, fraude al Estado y extorsión. La causa ya tiene pedido de elevación a juicio, junto a la llamada "Pibes Villeros", que cobró notoriedad por los bolsos de dinero que tres personas de íntima confianza de Sala sacaban del Banco Nación.

La detención de la dirigente social no sólo llamó la atención de la sociedad jujeña, que en parte presumía que la Justicia no se animaría a detener a la piquetera, sino también al Servicio Penitenciario de la provincia, ya que debía albergar y custodiar a quien había tenido prácticamente la suma de un poder paralelo, también de policía, en la provincia.

Sala fue alojada junto a tres internas más. Miércoles, sábados y domingos recibe visitas numerosas durante las cuatro horas que permite la normativa. Algunos días la visitaron entre 18 y 23 personas, la mayoría de ellos de su círculo íntimo y dirigentes kirchneristas. Se le otorgó un permiso para que la visitara periódicamente su médico de cabecera y tuvo asistencia psicológica desde su detención.

Pero los días de Sala en el penal fueron variando como su estado de ánimo. En junio denunció que vivía en malas condiciones, lo que produjo una serie de denuncias que llevaron a la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia observar la situación. Posteriormente, Sala pasó por un período de "rebeldía" y también amenazó con quitarse la vida. A lo largo de su estadía en el Penal, Sala recibió la visita de varios kirchneristas.

En tanto, la dirigente sumó una denuncia más a las ocho causas por las que ya se la investiga. Esta vez, la AFIP la investigará por presunta evasión de $ 177 millones.

Aunque no está prevista una movilización grande, la Tupac convocó para hoy a una conferencia en el centro porteño con la presencia de figuras como el ex juez Eugenio Zaffaroni.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?