Claudio Santa María: "Nada de remedios caseros; hay que buscar atención urgente"

El rector del Instituto Superior de Ciencias de la Salud advierte sobre la necesidad de no perder tiempo ante la posible picadura del arácnido
Andrés Krom
(0)
17 de enero de 2017  

El caso del niño de cinco años de Palermo que sufrió cuatro paros cardíacos por la picadura de un alacrán despertó temor y una ola de avistamientos de esos artrópodos arácnidos en la ciudad. El doctor Claudio Santa María, rector de la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud y profesor de la Universidad de Buenos Aires, conversó con LA NACION sobre cómo hacer frente a esta problemática sanitaria.

Crédito: Marcos Huisman

-¿Por qué se propagaron los alacranes por Buenos Aires?

-Hay varios problemas. Uno es el transporte, vienen con la madera y con la fruta. Antes venían con los trenes. Se desparramaron desde las estaciones hasta los lugares de acopio. Otra causa es el cambio climático: comenzaron a entrar más en contacto con el hombre al verse reducidas las zonas de bosques.

-¿Son variedades argentinas o extranjeras?

-Hay muchos autóctonos, pero me preocupa que, de forma ilegal, están entrando alacranes para cría que luego se escapan.

-¿Qué debe hacerse si se encuentra un alacrán?

-La prevención es muy importante. El alacrán necesita para vivir cucarachas y arañas. Son su comida, y si no hay basura, no hay cucarachas. Es necesario poner mosquiteros en puertas, ventanas, ventilaciones y rejillas del baño, ya que se manejan en cloacas y cañerías. Además, no hay que acumular leña cerca de la casa si se hace un asado o se tiene una estufa, porque viven debajo de la corteza.

-¿Cómo debe actuarse ante una picadura?

-Nada de remedios caseros. Se aplica hielo, que frena la distribución del veneno en el cuerpo, y se busca urgente atención médica. Los hospitales Fernández y Posadas tienen toxicólogos las 24 horas. Y en cada provincia hay una clínica que tiene el suero que fabrica el Malbrán [la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud] y distribuye en todo el país. Es importante, siempre que no se corra riesgo de picadura, llevar el alacrán al médico porque sirve para identificar su variedad y qué suero usar.

-¿Es peor la picadura en niños que en adultos?

-La mortalidad es más grande para chicos porque tienen menos masa corporal. Por eso es recomendable revisar las cunas y ponerles tul, que también sirve para evitar las enfermedades de los mosquitos. Si hay casos en el barrio, evitar que anden descalzos y revisar su calzado.

-¿Qué secuelas quedan luego de una picadura?

-Depende de la cantidad de neurotoxina que te inocule el alacrán, el tiempo que transcurrió desde la picadura y la zona en la que te picó. La idea es iniciar el tratamiento antes de transcurridas las seis horas para evitar lesiones. El veneno puede ser mortal en chicos y provocar daño neurológico en adultos.

-¿Hay provincias adonde el alacrán todavía no ha llegado?

-Donde hace más frío. En la Patagonia hay menos alacranes.

-¿Tiene sentido fumigar por el alacrán?

-Sólo para acabar con su fuente de sustento. También hay desinfectantes específicos para el alacrán. El instituto Pasteur informa exactamente cuáles son y qué controles hacer.

-¿Los contenedores de basura pueden ser un espacio para la cría de alacranes?

-En realidad, es un arácnido más domiciliario. Vive más en casas viejas, húmedas, con techos altos, en los pisos de madera y en las alcantarillas.

-¿Está preparado el sistema de salud para enfrentar más casos?

-No. Faltan más recursos para la divulgación y la prevención y mejorar el presupuesto de Salud. Es un problema grave.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.