Suscriptor digital

La reforma tributaria y las cuentas provinciales, un desafío para 2017

Algunas de las grandes jurisdicciones mejoraron sus resultados fiscales en el último año; en tiempos preelectorales, planificar cambios impositivos promete despertar un intenso debate
Gabriela Origlia
(0)
22 de enero de 2017  

Se prevé para este año más gastos para obras
Se prevé para este año más gastos para obras Fuente: Archivo

CÓRDOBA.- El presidente Mauricio Macri prometió que este año se avanzará en la reforma impositiva, por lo que el diálogo entre la Nación y las provincias se focalizará en lo fiscal. Es que cualquier cambio tributario impactará en las cuentas de las diferentes jurisdicciones.

De acuerdo con un trabajo de los economistas Marcelo Capello y Vanessa Toselli del Ieral de la Fundación Mediterránea, las jurisdicciones grandes del país, con excepción de Buenos Aires, mejoraron sus resultados fiscales en 2016. Por ejemplo, Córdoba y la ciudad de Buenos Aires pasaron de un resultado primario prácticamente equilibrado en 2015 a un superávit importante el año pasado (y de un rojo financiero a un superávit).

Mendoza y Santa Fe saltaron de un rojo primario importante en 2015 a cerrar con un leve superávit en 2016. En el primer caso, la clave fue una política de gasto muy austera (el gobernador Alfredo Cornejo recibió una provincia quebrada) mientras que en Santa Fe fue crucial el recupero del 15% de la coparticipación que en los últimos años se había dirigido a la Anses.

En diálogo con LA NACION, Capello indicó que, en el caso bonaerense, el incremento del déficit respecto de 2015 se explica por una caída en términos reales de sus recursos totales y por una "suba importante del gasto, en especial el de capital".

Las conversaciones sobre una reforma tributaria "integral" llevan varios meses con los gobernadores pero los avances son escasos. Osvaldo Giordano, ministro de Finanzas de Córdoba, dijo a LA NACION que en las últimas reuniones quedó claro que, antes de debatir cambios en el sistema de coparticipación, hay que definir la masa de recursos a repartir.

Entre otros puntos, desde la administración nacional se apunta a modificar Ingresos Brutos. El tema no es fácil de abordar y no sólo por lo metodológico, sino también por lo que implica desde lo político y lo económico: en promedio, esa carga fiscal representa entre 75 y 85% de los recursos propios provinciales.

Un informe del Iaraf destaca que en el año 2000 esa carga equivalía al 56,2% de la recaudación provincial, seguido por el impuesto inmobiliario (16,6%), el automotor (7,7%) y Sellos (7,4%). En 2015, la composición fue de 75,7%, 6,9%, 5,4% y 8,6% respectivamente. Desde el centro de estudios apuntaron que esa tendencia se profundizó a partir de 2008 por los generalizados incrementos de alícuotas del impuesto. Los casos de mayor avance entre 2003 y 2015 se registran en distritos como Mendoza, Jujuy, Misiones, Córdoba y Buenos Aires. La mayor participación de Ingresos Brutos en la recaudación se da en Santa Cruz, Misiones, Chubut y Salta, con un nivel de concentración mayor al 85%; la contracara es Entre Ríos, con 58 por ciento.

Entre enero y octubre de 2016 (últimos datos disponibles) hubo un comportamiento heterogéneo en la recaudación propia de las provincias. Santiago del Estero quedó al fondo de la lista con una variación nominal interanual de sólo 16,6%, mientras que Santa Fe logró una mejora de 42,8%. Le siguieron Neuquén, Río Negro y Salta, con alzas de 41,1%, 40% y 39% respectivamente.

Pese a que todos los distritos presentaron incrementos nominales, en la mayoría la recaudación propia no logró superar la inflación. En ese marco, es alta la dependencia de los giros nacionales (por coparticipación y por leyes especiales).

Según el Iaraf, los ingresos de origen nacional llegan en Santiago del Estero al 83% del total. Le siguen La Rioja (80%), Catamarca (79%), San Luis (76%) y Formosa 75%. En la otra punta aparecen la ciudad de Buenos Aires (10%), Neuquén (25%), Buenos Aires (29%) y Chubut (32%).

Del análisis del Ieral se desprende que el gasto corriente de las provincias en términos nominales creció un 48% interanual en los primeros nueve meses de 2016 en la ciudad de Buenos Aires (la jurisdicción asumió las funciones de la Policía Federal pero recibiendo recursos desde la Nación), y 36% en Córdoba y Santa Fe.

La dinámica del gasto de capital (principalmente dirigido a obra pública) muestra un panorama más heterogéneo: subió casi 40% interanual en Buenos Aires y cayó 8% en Córdoba, en valores nominales. En Mendoza, el incremento fue de 8% y en la ciudad de Buenos Aires y Santa Fe, de alrededor del 31%.

Recursos que se coparticipan

Algunos aspectos que entrarán en el debate

56,7%

A las provincias

De la porción coparticipable de cada impuesto, es el porcentaje que va a las provincias

64%

Ganancias

Es el porcentaje de recaudación de este tributo que se reparte entre la Nación y las provincias

Debate acelerado

Antes de finalizar 2016 se aprobó la reforma legal del impuesto y el tema de las provincias no estuvo ausente: cuanto más se resigna la recaudación, más se afectan sus cuentas

Devolución del 15%

Desde 2016, las provincias comenzaron a percibir la restitución de una porción de la coparticipación que se les recortó desde los 90

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?