Destinarán unos 4700 contenedores no reclamados a Desarrollo Social

El Gobierno establecerá un mecanismo extraordinario para agilizar la entrega de mercadería abandonada en los depósitos aduaneros a ONG, cooperativas y municipios
Marcelo Veneranda
(0)
22 de enero de 2017  

Puestas una al lado de otra, la fila de "latas" cubriría 55 kilómetros. Casi la distancia de Buenos Aires a La Plata. Se trata de los contenedores abandonados en puertos y depósitos fiscales de todo el país o que, luego de ser inmovilizados por la Aduana o la Justicia, nunca fueron reclamados por sus supuestos dueños. Los más conservadores hablan de 4000 contenedores, pero la estimación asciende a 4700. Montañas de ropa, alimentos, electrodomésticos, vehículos o del más absoluto misterio. Que se siguen acumulando.

El presidente Mauricio Macri dictará un decreto de necesidad y urgencia (DNU) esta semana para crear un mecanismo excepcional que agilice la entrega de esos contenedores al Ministerio de Desarrollo Social, para que la cartera que conduce Carolina Stanley derive esa mercadería a quienes la necesiten, a través organizaciones sociales, cooperativas y ONG, además de otras reparticiones nacionales, provinciales y municipales.

En la operatoria participará también el servicio aduanero a cargo de Juan José Gómez Centurión , que junto a funcionarios de Desarrollo Social se encargarán de abrir las "latas" para clasificar su contenido y, en el caso de que no coincida con las cartas de porte de la Aduana, inventariar lo que se descubra, determinar si aún es apto para el uso o consumo, o decidir su destrucción.

El Ministerio de Defensa de Julio Martínez será la tercera pata del mecanismo, que se encargará de la logística para el traslado de la mercadería y su resguardo. La Casa Rosada prevé destinar tres depósitos del Ejército para ese fin.

En el centro de la operatoria quedará la Secretaría General de la Presidencia. Desde los tiempos de Eduardo Duhalde, la dependencia que hoy conduce Fernando de Andreis se encarga de recibir los bienes que la Aduana informa que están disponibles y distribuirlos en base a los pedidos que realizan los gobernadores e intendentes pero también otros ministerios nacionales, que deben hacerse cargo de retirarlos de los puertos o depósitos.

"El sistema no funciona mal, pero tiene demoras burocráticas y se está modificando la normativa para agilizarlo. Son muchos los pedidos de provincias y municipios que se resuelven, pero lo que se pretende con el decreto es crear un mecanismo excepcional y extraordinario para que, en paralelo y probablemente a lo largo de todo este año, se agilice la disposición de estos miles de contenedores que se acumularon", explicaron desde el Gobierno a LA NACION.

Señalaron que el objetivo es doble: por un lado, agilizar la entrega de alimentos, ropa y otras mercaderías a quienes más lo necesiten, evitando, además, que se echen a perder dentro en los contenedores, y, por el otro, reducir los costos que debe asumir hoy el Estado por ocupar espacios en los puertos y depósitos.

La acumulación de los más de 4000 contenedores no es casual. Fuentes que conocen el circuito aduanero señalaron a este diario que las "latas" inmovilizadas por la Justicia o la propia Aduana y nunca reclamadas por sus supuestos importadores existieron siempre, pero se multiplicaron desde el cambio de gobierno y las denuncias que motorizó Goméz Centurión.

El número de contenedores huérfanos creció a medida que la nueva administración encargó auditorías que se enfocaron, en un primer paso, en todos los contenedores que declaraban menos de un 40% de su capacidad. Descubrieron que ninguno era reclamado.

Luego hicieron pasar al canal rojo (controles más exhaustivos) a contenedores que declaraban mercaderías de rubros específicos. Flores de plástico (un producto que tributa poco), por citar un ejemplo. Y la pila de "latas" abandonadas siguió creciendo.

En paralelo, se le removió la licencia a media docena de los 198 depósitos fiscales habilitados en todo el país, que conviven con 42 aduanas.

La intención del Gobierno es que la Secretaría General se siga ocupándo de la operatoria, pero que Desarrollo Social se quede con los 4700 contenedores acumulados hasta ahora. La cartera de Stanley ya dispuso que un centenar de sus empleados integren la cuadrilla que acompañará a los funcionarios de la Aduana a abrir los contenedores.

Cotejar e inventariar

Las cuadrillas se encargarán de cotejar la mercadería con lo que está declarado en las cartas de porte, inventariar las "sorpresas", embalar los bienes útiles y enviarlos a los depósitos del Ejército (porque los contenedores se deben devolver). El proceso, estiman, podría durar entre seis y siete meses.

Mientras tanto, la mercadería inventariada empezará a ser distribuida según las necesidades. Las telas, por ejemplo, a las cooperativas que hacen guardapolvos o uniformes. La ropa y alimentos, a las organizaciones sociales y ONG. O para atender emergencias, como el reciente alud en Jujuy o las inundaciones en Santa Fe y Buenos Aires.

Una vez que se elija una ONG o cooperativa como destinataria, otro equipo de Desarrollo Social se encargará de constatar en el terreno que los bienes no sean derivados a otros usos o comercializados.

"Vamos a poder agilizar los trámites por 500", se esperanzó un funcionario de Desarrollo Social, sin sacar los pies de la tierra: advirtió que probablemente gran parte de la mercadería que se rescate de los contenedores esté vencida, arruinada o sea clasificada como tóxica y se ordene su destrucción.

Mientras, las sorpresas animarán la tarea: como la Ferrari roja de los 80 que los funcionarios de Desarrollo Social se encontraron en su última visita al puerto de Rosario. Iban a buscar un contenedor con pelotas de tenis para un club barrial.

Las tres piezas del sistema que creará Macri

Carolina Stanley

Min. de Desarrollo Social

Fuente: Archivo

Recibirá la mercadería que se rescate de los contenedores abandonados para distribuirla entre ONG y cooperativas

Fernando De Andreis

Secretario de la presidencia

Fuente: Archivo

Seguirá disponiendo de los bienes que la Aduana declare disponibles de ahora en más

Juan José Gómez Centurión

Director de la Aduana

Fuente: Archivo

Se encargará de inventariar el contenido de los más de los 4000 contenedores abandonados

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?