Córdoba: es musulmana y denuncia que la echaron de dos bancos por usar el hijab

Mariana Robiglio nació en Villa María y fue discriminada por su religión; la acusaron de ser integrante de Estado Islámico
(0)
23 de enero de 2017  • 11:14

En tiempos en que varios países de Europa prohíben el uso del burka a las mujeres que profesan la religión islámica y ante la seguidilla de ataques del grupo terrorista Estado Islámico , Mariana Robiglio, una mujer cordobesa y musulmana, sufrió discriminación en dos entidades bancarias por usar el hijab, el típico velo de la religión que profesa.

En diálogo con Radio Nacional, Mariana contó que el primer incidente lo vivió hace ya años, en una sucursal del Banco Nación, cuando estaba esperando para ir a las cajas y se acercó un hombre de seguridad para pedirle que se retirara porque estaba incomodando a otros clientes con su vestimenta.

El segundo episodio lo vivió días atrás y fue una experiencia muy similar en el Banco de Córdoba . " Me pidieron que me retire directamente porque así no podía estar. Pregunté por qué, porque para mí es tan normal usar hijab que no me percaté. Me dijeron que eran políticas de seguridad", contó la cordobesa.

"El hijab es un atuendo, no tiene nada que ver con el terrorismo. Luego de esta situación, en las redes sociales hasta me trataron de integrante de Estado Islámico. La falta de información y de sentido común da pie para los malos entendidos", aseguró Mariana, quien además contó que por usar el hijab no incumple ninguna normativa porque su rostro puede verse.

"Yo soy musulmana. Yo soy argentina, nací en Córdoba. Mi cultura es la cordobesa, pero mi religión es la musulmana", explicó.

"Nosotras usamos el velo por decisión propia, queremos vestir con modestia, cuidar nuestro cuerpo y poner un límite para evitar malos entendidos. Tenemos presente que el acoso a las mujeres está en boga. Pero con esto no estoy justificando el acoso a la mujer que se muestra", contó en la charla.

Mariana también habló de los insultos que recibió en las redes sociales por el episodio: "Muchos de los que me conocen se pusieron de mi lado, me defendieron, pero en las redes sociales me dijeron de todo, me mandaron de vuelta a mi país y yo nací en Villa María . Después de 1700 mensajes dije basta y cerré la cuenta. Le faltaban el respeto a mi familia, a mi marido y a mis hijos".

La mujer, que durante muchos años fue taxista y conoce bien su pueblo, aseguró que la mayoría de los vecinos sabe que ella usa hijab. "En el banco no me dieron opción de quedarme, no sé si es discriminación religiosa o falta de sentido común. Pero me dio bronca igual", finalizó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?