Cinco desafíos que va a tener que enfrentar Donald Trump para levantar el muro en la frontera con México

Cinco desafíos que va a tener que enfrentar Donald Trump al levantar el muro Crédito: DPA

De terrenos indomables a propiedades privadas, el nuevo presidente de EE.UU. deberá enfrentar obstáculos geográficos además de diplomáticos

26 de enero de 2017  • 08:43

WASHINGTON.- La confirmación de la promesa llegó ayer, cuando el actual presidente de Estados Unidos , Donald Trump , arrancó el día con un tuit en que aseguraba que iba a construir el muro y luego firmó un decreto de refuerzo fronterizo que incluye fondos para la creación de espacio de detención en la frontera.

El compromiso lo asumió ni bien confirmó que iba a competir para convertirse en el candidato republicano a la presidencia del país, cuando calificó a los mexicanos de criminales, narcotraficantes, violadores, indeseables.

Y las especulaciones están y existen desde hace mucho tiempo. Hoy, tras el anuncio, el diario The Washington Post publicó una nota en la que hace un recuento de las trabas geográficas con las que el magnate devenido en presidente se topará cuando quiera levantar la construcción.

En varias zonas, el terreno es demasiado difícil para construir

En los más de tres mil kilómetros que tiene la línea divisoria entre ambos países, se viven todos los climas y todos los climas generan todos los suelos. En la actualidad, la valla que está instalada se levante en la zona oeste a El Paso. De ahí en más, se pierde el terreno recto y comienza el camino sinuoso de Rio Grande.

"En su camino hacia el Golfo de México , el río atraviesa las montañas del Parque Nacional Big Bend y se apoya en los embalses, incluso cerca de la Presa Amistad. Estos espacios representan un claro desafío a la pared", según explica la nota.

Cinco desafíos que va a tener que enfrentar Donald Trump al levantar el muro Fuente: Reuters

En el estado de Texas, la mayoría del terreno es propiedad privada

El gobierno federal es dueño de gran parte del espacio fronterizo en los estados de Arizona y Nuevo México. Sin embargo, la mayor parte del terreno en Texas es privado, debido a un acuerdo de hace 200 años.

Los problemas que podría afrontar Trump en esta zona ya están cantados, dado que años atrás, cuando se levantó la valla que existe hoy durante el gobierno del demócrata Bill Clinton , los cuestionamientos y las demandas fueron moneda corriente.

La frontera es natural pero el muro no lo sería

El límite al sur de Texas está técnicamente en un espacio justo en medio del río. En el pasado, por esta característica, hubo varios reclamos entre ambos gobiernos. Pero para poder limitar físicamente la frontera, la valla que está ahora fue corrida una cierta distancia. De hecho, esto logró que algunos estadounidenses vivan en verdad en territorio mexicano.

Es que se priorizó la naturaleza para marcar hasta dónde llega cada nación. ¿Qué ocurrirá si se construye el muro? De acuerdo a la regulación estadounidense, dividiría varias propiedades de residentes de la zona.

"¿Cuál es el plan del gobierno. Van a venir y comprar las casas de 200 personas? Construir un muro es mucho más que decir 'Ok, hagámoslo'", aseguró al diario uno de los habitantes.

Cinco desafíos que va a tener que enfrentar Donald Trump al levantar el muro Fuente: Reuters

La efectividad viene de la mano de la vigilancia

Según entiendes los expertos, la mejor forma para controlar una frontera no es con una construcción sino con personas que estén ahí controlando todo. Un muro sería puramente un obstáculo físico, pero no por ello imposible.

"Si me muestras un muro de 50 pies, yo te mostraré una escalera de 51", ilustró uno de los especialistas consultados.

Es que en los últimos años la vigilancia en la zona de la frontera debió aumentarse y en aquellos sitios en los que no hay personas ni valla, hay cámaras y sensores. El muro no basta.

Trump firmó el decreto para construir el muro

3:38

La determinación de los inmigrantes

Son muchos los países de América que viven crisis y violencias que expulsan a una gran cantidades de ciudadanos afuera. En los últimos años, la cantidad de gente que llegó a Estados Unidos desde El Salvador, Guatemala y Honduras se multiplicó considerablemente.

Ramon Reyes es uno de ellos. Nació en Guatemala y tras vivir el desastre de la violencia, la corrupción y la muerte, decidió emigrar porque tampoco encontraba trabajo.

"Mi opinión sobre las cercas, sobre aquellos obstáculos que están colocando, es no. No importan, no nos van a parar", aseguró.

Cinco desafíos que va a tener que enfrentar Donald Trump al levantar el muro Fuente: Reuters