Sampaoli, el DT que, para ir adelante, mira para atrás

El pensamiento del entrenador argentino que armó la revolución en Sevilla
Christian Leblebidjian
(0)
28 de enero de 2017  

El gran momento de Sampaoli desde el banco
El gran momento de Sampaoli desde el banco Fuente: EFE

La mayoría ya sabe que el salto de Jorge Sampaoli como DT arrancó allá por 1995 cuando, dirigiendo a Alumni, en la liga de su Casilda natal, se subió a un árbol para seguirle dando indicaciones a su equipo, luego de haber sido expulsado en una final con 9 de Julio de Arequito. Esa imagen publicada por el diario La Capital de Rosario llamó la atención de Eduardo López, por entonces presidente de Newell’s . Las inquietudes de Sampaoli nacieron muy temprano y una de sus obsesiones, en la búsqueda de conocimientos y aprendizaje, era poder charlar una hora con Jorge Valdano , a quien admiraba como hincha leproso ingresando en los entretiempos en el Parque Independencia. Luego de que el campeón del mundo recibiera la insistencia de su hermano, que hizo de nexo para la charla, Sampaoli estuvo cara a cara... cinco horas con Valdano. Las vueltas de la vida, más precisamente 25 años después, fueron las que hicieron que el interés haya cambiado de dirección y ahora sea el propio Valdano quien buscó entrevistar al hoy DT de Sevilla para su programa “Universo Valdano”, de la cadena beIN Sports.

Una de las cosas más interesantes, quizás paradójica, es que el tiempo fue y vino constantemente en la charla y para entender este fenómeno que está llevando a cabo Sampaoli en Sevilla haya que tomar esta frase del DT: “Yo, para ir para adelante, miro atrás”. ¿A qué se refería puntualmente? “Soy un admirador del fútbol argentino pero de antes, años 70, 73, 74, 80, viendo el talento sobre el campo de juego. Hoy se ve mucho menos. Ahora yo trato de repetir aquellas emociones que yo vivía para tratar de devolvérselo al fútbol. Hoy se habla mucho más de táctica, de preparación física, pero el arte de la gambeta, el arte de tirar una pared, es difícil de ver de manera sostenida. Entonces, yo quiero volver para atrás para ir hacia delante”. Y sobre su manera de ver y dirigir agrega: “Siempre que dirijo me pregunto: ¿cómo te sentís? ¿Estoy disfrutando? Sí. Y veo a los jugadores de Sevilla convencidos, pero hay que luchar para que ese convencimiento no se altere ante un resultado negativo”, explica quien incorporó a Juan Manuel Lillo a su cuerpo técnico para tomar cosas del juego de posesión que Pep Guardiola instaló en Barcelona .

Dijo que la tecnología atenta contra el talento: “Antes, con una pelota alcanzaba; hoy una preparación previa a un entrenamiento parece una pista de aterrizaje. Yo entreno, trabajo tácticamente, pero los que deciden son siempre los jugadores. Si el jugador no tiene libertad para pensar, no tiene capacidad para crear”. Agrega que los DT son gestores de emociones: “Yo les digo que hasta el minuto 94, 95, tenés que atacar; después nos fijamos cómo salimos. Y sentí una gratificación enorme cuando después del 1-1 a Real Madrid sobre el final, mis jugadores fueron a agarrar la pelota adentro del arco para sacar rápido y buscar ganar”, contó sobre el día que Sevilla le quitó a los dirigidos por Zidane el récord de los 40 partidos invictos.

Dice que lucha contra el jugador oficinista, contra el que termina de entrenarse y se quiere ir. Y no ahorra elogios hacia Messi . Cuando le preguntan por el capitán argentino lo define así: “Comparar a Messi con el resto es comparar a un gran policía con Batman”. Sampaoli recuerda cuando todos le decían que no deje el banco en Casilda, que era algo estable: “Yo no escuché y seguí, porque todo lo que está prohibido me hace vivir. Yo lo tenía prohibido al fútbol”.

La entrevista completa de Valdano a Sampaoli, en este link

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.