Los Fabulosos Cadillacs tomaron la playa marplatense

Los Fabulosos Cadillacs tocaron en Mar del Plata, gratis para 50 mil personas. Foto: gentileza Agustín Dusserre

A dos meses de su show en el Madison Square Garden, la banda liderada por Vicentico se presentó en el marco del Personal Fest Verano ante 50 mil personas

29 de enero de 2017  • 10:51

Fue un paisaje distinto, descomunal. En una tarde estival perfecta y con el infinito mar decorando la escena, Los Fabulosos Cadillacs se presentaron en la playa de Mar del Plata ante una multitud creciente: quizás el paisaje menos pensado para enmarcar una presentación de la banda. Pero lo inusual de la imagen representó el mayor atractivo de este show gratuito, en la apertura del Personal Fest Verano, que llevó a la agrupación liderada por Vicentico a repasar los máximos hits de sus 30 años de carrera, entre temas nuevos y alguna versión.

El año pasado sirvió para que la nueva formación, con los hijos de los líderes incorporados (Florián Fernández Capello en la guitarra y Astor Cianciarulo, hijo de Flavio, en la segunda batería y también en el bajo), se ajustara en su versión en vivo; los shows en el Luna Park y su gira latinoamericana prepararon a los Cadillacs para el gran evento que los espera a fines de marzo: su debut en el Madison Square Garden de Nueva York. Y este show en la playa Mar del Plata fue la antesala, acaso la última oportunidad de testear sus temas ante público compatriota, antes de alcanzar ese hito.

Apenas pasadas las 18, el repertorio abrió con los clásicos “Manuel Santillán, El león” y “Mi novia se cayó en un pozo ciego”. A la química –por momentos, histriónica, siempre dinámica- entre el cantante y Flavio (poseído por la digitación veloz de su bajo y sus slaps arremolinados), se le sumó en esta nueva etapa el vínculo paternal con Florián al frente y Ástor al fondo en segunda batería, sincronizado y complementado con el histórico Fernando Ricciardi. Después de rapear “El genio del dub” como si no hubieran pasado tres décadas desde su edición, Vicentico dio lugar a su primogénito para lucirse en un solo.

Walas de Massacre, invitado de LFC. Foto: gentileza Agustín Dusserre

Los hits se sucedieron en una lista partida por un bloque con temas nuevos, pertenecientes al disco que marcó su último regreso, la ópera rock llamada La Salvación de Solo y Juan con la que ganaron el Grammy Latino en la categoría mejor álbum de rock. “Averno, el fantasma”, “La tormenta” y “No era para vos”, con Walas de Massacre (que había tocado antes, sobre el mismo escenario) como invitado. “Los Cadillacs, antídoto contra el lado oscuro”, sentenció el cantante, que interpretó el drama psicológico de la canción como si fuera propio.

El juego digitado por Vicentico en “Calaveras y diablitos” demostró la predisposición total del público (que se sumó al coro, mitad calavera, mitad diablito) y lo coronó como un líder de audiencias de pocas palabras pero mucho carisma. Pero fue inevitable el descontrol (controlado) final de la playa repleta ante “Mal bicho” y “Matador”, dos inmortales. Los bises, con una versión de “Mañana en el Abasto” de Sumo y más clásicos como “Vasos vacíos” dieron lugar a la pieza de cierre, cuando el sol comenzaba a caer: el Himno Nacional interpretado solo en bajo por Flavio, tal vez una forma metafórica de decir que se van pero gracias a que siempre, como ahora, los Cadillacs tocaron para vos, Argentina.

El Personal Fest Verano sigue el próximo sábado 4 de febrero en el Parque de las Naciones de Córdoba con Illya Kuryaki and The Valderramas, Turf y más.

TEMAS EN ESTA NOTA