Suscriptor digital

Esteban Andrada: "Me gusta jugar con los pies porque de chico era delantero"

Llegó la gran chance para el arquero de Lanús en la definición ante River; más allá de la lesión de Monetti, el guardavallas respondió en la reserva y en los últimos amistosos
Juan Manuel Raimundo
(0)
3 de febrero de 2017  

La gran chance para Esteban Andrada
La gran chance para Esteban Andrada Crédito: Prensa Lanús

La oportunidad soñada por Esteban Andrada , de defender el arco de Lanús en primera división, está por cumplirse enfrentando nada menos que a River por la final de la Supercopa Argentina, mañana, en La Plata.

Si bien alternó en unas pocas oportunidades en el primer equipo y fue titular en Arsenal, de Sarandí, cuando jugó a préstamo en la temporada 2014-2015, lo que anheló siempre era tener continuidad en la primera de Lanús: "Fue así, desde que llegué a las inferiores en 2007, con 16 años", le contó el 'Flaco' a LA NACION. Chance que se le da no solo por la lesión de Fernando Monetti -está en rehabilitación tras la operación de la rotura del ligamento cruzado interno de la rodilla derecha- si no porque respondió con muy buenos rendimientos en el torneo de reserva y en los recientes partidos amistosos que disputó el equipo granate.

-¿Lanús podía contratar otro arquero, pero Almirón confió en tus condiciones?

-Es cierto, le agradezco al técnico por esa confianza y ahora soy yo quien le debe responder con buenos desempeños, para lo que tengo fe.

-¿Supiste adaptarte a lo que pretende el entrenador, ser un arquero de área, de jugar mucho con los pies?

-No tuve problema. Me gusta jugar con los pies porque de chico era delantero, jugaba arriba. Mi padre -Mario Guillermo Andrada- me hizo arquero. Mi hermano mayor -Gabriel- jugaba al fútbol en las inferiores de San Martín, de Mendoza, donde yo también me inicié. Y durante los partidos, para entretenerme, mi papá me llevaba atrás de un arco y me pateaba unos tiros para que yo atajara y finalmente me quedé con esa función.

-¿Cómo llegaste a Lanús?

-Fue en 2007, el año en que falleció mi padre, a quien le agradezco todo lo que hizo por mí; como a mi madre que me alentó a que viniera a las inferiores de Lanús. Viví muchos años en la pensión y después de lucharla mucho y esforzarme tengo la posibilidad de quedarme con el arco.

-Integraste los planteles de Lanús que ganaron la Copa Sudamericana 2013 y el campeonato de 2016, pero ahora vas a jugar una final contra River siendo titular ¿Cuáles son tus expectativas?

-Sé que es una gran responsabilidad, pero con fe de que saldrá todo bien, que se puede ganar la sexta estrella para Lanús y por eso estoy observando videos, para conocer más las características de los jugadores de River y que no me sorprendan. Tanto los delanteros como los mediocampistas son peligrosos. Sabemos lo que ellos representan, el potencial que tienen, aunque nosotros podemos hacernos fuerte con la posesión de la pelota. Ya le ganamos una final a San Lorenzo y otra a Racing, así que no nos vamos a achicar frente a otro grande.

-¿Estás practicando penales por si deben definir el partido por esta vía?

-Por supuesto, hay que estar preparado para todo, incluso para patearlos por si me llega tocar; y la verdad que lo estoy haciendo bien.

En esto de contener penales, Andrada tiene su experiencia. En especial con su desempeño en el arco de la selección Argentina Sub 20, cuando fue elegido el mejor arquero del Sudamericano 2011, en Colombia, donde atajó dos penales en la serie para definir la clasificación a las semifinales ante Portugal, y en la que el conjunto albiceleste quedó eliminado porque falló más que su rival en las ejecuciones. En el mismo torneo, Andrada desvió otro penal: fue en los octavos de final cuando el ejecutor, Mohamed Salah, de Egipto, capturó la pelota tras ese rechazo y le convirtió el único tanto que recibió en cinco partidos de esa competencia.

Es más, en el primer certamen del año pasado, cuando en el partido de reserva Lanús perdía 2-0 frente a Banfield, le contuvo un penal a Miguel Escobar y a partir de allí reaccionó su equipo y logró la igualdad final 2-2. Alguna vez, cuando aún no había debutado en primera, lo pretendió Barcelona. Otro detalle. Condiciones tiene, ha sumado experiencia y no se achica frente a los penales. Con 1m93 de estatura y 26 años, no será un escollo fácil de superar por los riverplatenses.

El análisis de Almirón.

La final por la Supercopa Argentina entre River y Lanús "será de un desarrollo muy cerrado", estimó Jorge Almirón, el DT granate. Y agregó: "Pese a que somos dos equipos de juego ofensivo, ambos nos vamos a respetar y estaremos atentos a sacar provecho del mínimo error del adversario, por eso me imagino un juego nada abierto".

El DT confirmó la formación

Será con Andrada; José Luis Gómez, Marcelo Herrera, Diego Braghieri y Maximiliano Velázquez; Román Martínez, Iván Marcone y Nicolás Aguirre; Alejandro Silva, José Sand y Lautaro Acosta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?