Uno de los acusados por el crimen de Candela Rodríguez pide juicio por jurados

Candela (11) fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, en Villa Tesei
Candela (11) fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, en Villa Tesei Fuente: Archivo
Uno de imputados por el crimen de la niña, ocurrido en 2011, realizó el pedido porque sostiene que no confía en los jueces, mañana habrá una audiencia para resolver
(0)
2 de febrero de 2017  • 20:53

Hugo Bermúdez, uno de los acusados del crimen de la niña Candela Sol Rodríguez, asesinada en 2011 en la localidad bonaerense de Villa Tesei, pidió ser sometido a un juicio por jurados porque sostiene que no confía en los jueces y quiere ser juzgado por ciudadanos comunes.

El abogado Juan Carlos Rey, defensor de Bermúdez (56), explicó hoy que a raíz de su pedido mañana a las 12 se realizará una audiencia en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Morón, ya que el comienzo del debate está previsto para el lunes próximo.

"Bermúdez es víctima de una persecución, de una confabulación, y no tiene nada que ver con el caso. No hay ningún elemento que lo incrimine en el hecho", afirmó Rey. El abogado aseguró que su cliente "no confía en los jueces, prefiere que lo juzgue gente común, del pueblo" y por eso efectuó el pedido al tribunal.

El conflicto que se presenta es que los otros dos imputados en la causa, Leonardo Jara (37) y Fabián Gómez (45), pidieron ser sometidos a un juicio común. "Van a tener que desdoblar el debate", opinó Rey, quien aseguró que a su cliente, que antes tenía otros abogados, no le hicieron renunciar en su momento al juicio por jurados, tal como lo prevé la ley.

Sobre el pedido, el abogado querellante Fabián Amendola, que representa a Carola Labrador, madre de la víctima, dijo que se opondrá al pedido "porque los tiempos no acompañan para nada y porque cuando mataron a Candela no estaba en vigencia esa modalidad de juicios". "Tampoco es viable porque no se puede tener a todas las personas que integrarí¬an el jurado popular más de seis meses rehenes de un juicio. Eso serí¬a una locura para ellos", sostuvo el letrado.

Al juicio por "privación ilegal de la libertad seguida de muerte" de la niña, Bermúdez y Jara llegarán detenidos, en tanto que Gómez lo hará en libertad. Se estima que el juicio se extenderá por alrededor de 6 meses, ya que está prevista la concurrencia de unos 300 testigos de alrededor de 3150 ofrecidos inicialmente por cada una de las partes.

El caso

Candela fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, en Villa Tesei -donde residía-, cuando esperaba a unas amigas para ir a la reunión del grupo de boy scouts al que pertenecí¬a. Se cree que estuvo secuestrada en dos lugares y 9 dí¬as después, apareció asfixiada dentro de una bolsa, a 30 cuadras de su casa, a pocos metros de la colectora del Acceso Oeste.

Como móvil del homicidio y cuando elevó la causa a juicio, el fiscal Mario Ferrario señaló una venganza contra Alfredo Rodrí¬¬guez, padre de Candela, por parte de una banda de piratas del asfalto, una hipótesis que se manejó desde el comienzo de la causa.

Durante la instrucción del expediente, el fiscal le atribuyó a Jara haber realizado una llamada intimidatoria que la tí¬a de la niña recibió el 28 de agosto, tres dí¬as antes del hallazgo del cadáver de Candela. "Ahora sí que no la vas a encontrar nunca a tu hija. ¡Jamás la van a encontrar! Te lo aseguro yo, hasta que esa conchuda no devuelva la guita, no la va a ver nunca más... Que le pregunten al marido dónde dejó la guita", decía el mensaje.

Respecto de Bermúdez, se considera que hay elementos para probar que facilitó el ingreso de Candela a la segunda casa donde estuvo cautiva antes de ser asesinada, ubicada en Cellini 4085, también en Villa Tesei. Durante la pesquisa, se estableció que la niña habí¬a estado previamente en otro domicilio, situado en la calle Kiernan 992 de la misma localidad, pero quienes estaban a cargo de esa casa (Gladys Cabrera y Néstor Altamirano) si bien estuvieron imputados en un principio, no fueron enviados a juicio por el juez Gustavo Robles.

En el caso de Gómez, se lo acusa de realizar tareas de "inteligencia" en la puerta de la casa de la calle Kiernan cuando Candela estuvo retenida allí contra su voluntad y alternar distintos roles con Jara y Bermúdez.

El caso, que en su momento generó conmoción en todo el paí¬s, derivó en el apartamiento de la causa del primer fiscal que intervino, Marcelo Tavolaro, y del juez de Garantí¬as Alfredo Meade, por presuntas irregularidades cometidas en la investigación, especialmente por parte de la Policí¬a bonaerense.

Agencia Télam

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.