Power walking: la alternativa al running

Crédito: fashionclick.cienradios.com
Si sos de los que no se anima al running o no podés correr y buscás nuevas alternativas, caminar puede ser la solución. Conocé otra nueva técnica para mantenerte activo y en forma
(0)
3 de febrero de 2017  • 11:00

Se trata de una actividad que hacemos diariamente. Porque mucho o poco siempre para desplazarnos de un lugar a otro, caminamos. Entonces ¿Cuál es la diferencia? Fundamentalmente radica en prestar atención a un conjunto de factores como el ritmo de caminata, la respiración y postura, los cambios de ritmo e intervalos de trabajo, entre otros.

Lo mejor es que si controlamos estas variables, con una sesión de entre 45 y 60 minutos se pueden quemar aproximadamente 400 calorías. Se puede realizar al aire libre o sobre una cinta, en forma grupal o individual, y también se pueden diseñar distintos tipos de sesiones con velocidad progresiva y cambios de ritmo.

La distancia que suele recorrerse es de unos 5 kilómetros y medio. Muy importante es mantener el ritmo medio en 9:15 min/Km, mantener las pulsasiones, y estar siempre pendiente de los intervalos de trabajo en zona anaeróbica.

Fijate en la postura corporal

Es tan importante como en el running. La clave es: hombros atrás y abajo, cabeza arriba y pecho arriba. También se debe tratar de mantener el abdomen apretado para proteger la zona lumbar. Primero cuesta un poco pero después, con la practica ya son hábitos que se incorporan.

Además, se requiere del balanceo de los brazos por los lados del cuerpo, con los codos flexionados a 90 grados, enérgicamente para alcanzar el ritmo adecuado de la caminata y al mismo tiempo, mejorar el desempeño.

Crédito: Latinstock

Beneficios del Power Walking

Es prácticamente una actividad que cualquier persona puede realizar, independientemente de su condición física y deportiva o edad.

Puede personalizarce. Esto quiere decir que podemos trabajar a frecuencias cardíacas máximas para trabajar la zona aeróbica y quemar grasa, pero también podemos incluir cambios de ritmo que nos reportará beneficios para nuestro sistema respiratorio y cardiovascular.

Tonifica la musculatura del tren inferior y nuestro core o zona central. Gemelos, glúteos y abdomen llevan la mayor parte del trabajo en este entrenamiento.

También tiene beneficios psicológicos, como la liberación de endorfinas para combatir el estrés y la ansiedad.

Latinstock
Latinstock

¿En qué se diferencia del running?

Lo principal es que tiene un menor impacto articular porque siempre se mantiene un pie en el suelo. Por ello, las personas con lesiones crónicas o, sencillamente, runners en días de descanso lo pueden practicar.

¿Te animás a esta alternativa? Tené presente que si vas acompañado es entretenido pero no converses demasiado porque te cansarás antes, sobre todo si no estás acostumbrado a la actividad física.

También podés leer: Retrorunning: qué beneficios tiene correr para atrás y Quiero empezar a correr, ¿cómo hago?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.