Elevan a $ 500.000 anuales el piso salarial para declarar bienes

A partir de ese ingreso será obligatoria una presentación de Bienes Personales y Ganancias
Silvia Stang
(0)
4 de febrero de 2017  

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) incrementará de 200.000 a 500.000 pesos el ingreso bruto anual a partir del cual los asalariados y jubilados deben cumplir con la presentación de una declaración jurada patrimonial, aun cuando no están alcanzados por el impuesto a los bienes personales. En el organismo dijeron a LA NACION que la resolución que dispondrá esa actualización del monto (y que implicará que menos personas queden alcanzadas por la obligación) se aprobará en los próximos días. El plazo para presentar las declaraciones vencerá el 30 de junio.

Quienes tengan bienes gravados que al 31 de diciembre sumen un valor de por lo menos 800.000 pesos, quedan alcanzados por el tributo. Estas personas, claro está, deben hacer su presentación (y concretar el pago correspondiente) más allá de cuál haya sido su ingreso durante el año pasado.

Además, la AFIP incrementará de 300.000 a 500.000 pesos el salario bruto anual a partir del cual el contribuyente está obligado a presentar la declaración informativa anual correspondiente al impuesto a las ganancias (también, por sus ingresos de 2016).

Para las dos obligaciones, entonces, regirá ahora una única cifra, que es equivalente a haber tenido el año pasado un salario bruto mensual promedio de $ 38.460 (incluyendo el proporcional del aguinaldo). En el caso de la presentación de Bienes Personales, el aumento del ingreso a partir del cual rige la exigencia es del 150%, por lo que se entiende que muchas personas quedarán al margen de una obligación con el fisco que sí debieron cumplir el año pasado. Según datos del Ministerio de Trabajo, el salario formal promedio del sector privado se incrementó nominalmente alrededor de un 35% en 2016.

Por una medida excepcional que la AFIP justificó en la vigencia del plazo para blanquear bienes (que es hasta el 31 de marzo), este año se había dispuesto ya postergar el vencimiento de Bienes Personales. Mientras que habitualmente el impuesto se paga en abril, por esta vez la fecha se trasladó a junio. De todas formas, quienes deben presentar la declaración sin necesidad de pagar impuesto (dado el valor de sus activos), ya podían cumplir con esa obligación hasta el sexto mes, también en los años anteriores.

En cuanto a quiénes deben tributar, con las presentaciones por el patrimonio de 2016 entra en vigor el nuevo esquema, que fue aprobado por la ley 27.260.

Esa normativa estableció que la base imponible por el año pasado es de $ 800.000. Y será de $ 950.000 y $ 1.050.000 para los ejercicios fiscales 2017 y 2018, respectivamente (con pagos en 2018 y 2019).

La reforma legal incluyó un cambio muy significativo en la forma en que se calcula cuánto se le debe pagar al fisco. Hasta el ejercicio fiscal 2015 -cuando la base imponible era de $ 305.000-, la alícuota se aplicaba sobre el total del patrimonio gravado y, según el monto, era de 0,50 a 1,25 por ciento.

Una carga más liviana

A partir de ahora, el porcentaje de la alícuota se calculará sobre el monto que exceda la base imponible. En el caso de este año, sobre el excedente de $ 800.000. Y la alícuota única será del 0,75% (se reducirá al 0,50 y al 0,25% para los dos años siguientes, según lo previsto en la ley). En rigor, la intención del Gobierno fue eliminar directamente el impuesto para 2019, pero eso fue rechazado por la oposición en el Congreso. El futuro del impuesto al patrimonio personal será, en todo caso, materia de análisis en la reforma tributaria que se debatirá este año.

Tanto para el impuesto correspondiente al año 2016 como al actual y a 2018, es posible para algunos contribuyentes pedir un beneficio de exención. Esto es porque el tributo fue incluido en un esquema de "premios" establecido por la ley del blanqueo fiscal, para las personas que no necesiten hacer uso de ese plan, justamente por haber cumplido en los últimos años con sus declaraciones impositivas.

Quienes cumplan con las condiciones previstas por la normativa, tienen tiempo para pedir la exención hasta el 31 de marzo próximo. El beneficio es excluyente y, por tanto, no compatible con otro que también fue previsto: obtener la devolución de lo descontado por el impuesto a las ganancias correspondiente al medio aguinaldo de 2016, cobrado a mitad de año. Para pedir una u otra exención debe hacerse un trámite en la web del organismo recaudador de impuesto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.