Un tema generacional

Sabrina Cuculiansky
(0)
5 de febrero de 2017  

Disfrutar de un cafecito en casa antes de salir es un hábito cultural que aún seduce a algunas generaciones como los del baby boom y los de la generación X. Sin embargo, quienes eligen consumirlo en la calle serían los que en definitiva lograrán aumentar el consumo del café de calidad. Ellos son los millennials, que hacen cola, lo pagan con tarjeta y luego lo disfrutan mientras suben la foto a las redes sociales de su latte art. Según la Asociación Internacional del Café, quienes tienen entre 20 y 35 son la mayor fuerza en el consumo de café gourmet, una tendencia que parece repetirse en el rubro de la cerveza artesanal. Hace ocho años, el interés por el buen café representaba sólo el 13% de los consumidores de entre 18 y 24 años; y hoy esa misma gente representa el 36%. De igual manera, el consumo por el café de especialidad creció entre los consumidores de 25 a 40 años, ya que en los mismos tiempos llegó al 41%, duplicando su anterior medición.

Según datos de los Estados Unidos, esta generación consume el 44% del café que se vende, y otra de las conclusiones del estudio es que comienzan a beberlo antes. Es decir, que eligen cada vez más un latte por sobre una gaseosa o un agua saborizada. El café está más aceptado socialmente que una bebida industrial.

Los millennials que nacieron en 1982, los más grandes del grupo, comenzaron a disfrutar de la bebida a los 17 años. Sin embargo, el segmento más joven, los que nacieron en 1995, lo elige a partir de los 14.7 años. Pero no es sólo el café lo que está detrás de esta tendencia sino que el marketing ayuda: es trendy caminar con un vaso que me identifique con la marca que consumo, que el espacio del café lo pueda customizar para trabajar o relacionarme, y hasta pueda personalizar la bebida de la manera en que se me ocurra. Según los especialistas, la apuesta de los cafeteros para mantener y aumentar el consumo se dividirá en dos ejes: las cadenas masivas, como McDonalds, presentarán propuestas más sofisticadas como, por ejemplo, con granos de café de cultivos sustentables. Las cafeterías que ya están posicionadas, como Blue Bottle o Starbucks, apuntarán a que el cliente pague más por la taza de café al ofrecer granos selectos y exóticos. ¿Estarán de acuerdo con eso los millennials?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.