Marta Minujín presenta "El Partenón de libros", una obra que construirá con 100 mil libros prohibidos

Marta Minují¬n presenta "El Partenón de libros"
Marta Minují¬n presenta "El Partenón de libros" Crédito: Martín Lucesole
Será en Documenta, la muestra de arte contemporáneo más importante del mundo, que se desarrollará durante septiembre en Alemania
(0)
7 de febrero de 2017  • 00:50

"Va a ser un escándalo, una obra monumental de colaboración masiva que plantea aprender de Atenas, del hombre superándose a sí mismo, y de vivir en el arte", anticipa Marta Minujín sobre "El Partenón de libros", que construirá con 100 mil volúmenes prohibidos en Documenta, la feria de arte contemporáneo más importante del mundo, que se desarrollará desde el 10 de junio al 17 de septiembre en Kassel, Alemania.

"Aprender de Atenas" es el tema del encuentro que dentro de cuatro meses tomará la ciudad alemana de Kassel y que este año tendrá su antesala en la capital griega, sede del templo que replicó Minujín hace ya 34 años en el cruce de las porteñas avenidas 9 de Julio y Santa Fe, con libros prohibidos durante la dictadura militar.

La génesis de esa obra fue "celebrar la recuperación de la democracia". Corría el año 1983 en la Argentina y Minujín montó una réplica del Partenón, más humilde, en una de las arterias más emblemáticas de la ciudad de Buenos Aires. Este año la instalación busca "movilizar a la gente con su participación" y "valorar la libertad". "En Europa, mi Partenón de libros es una de las obras más esperadas del año", dijo Marta Minujín.

"Cien mil libros, cien días, cien artistas, un Partenón que replique al original (70 metros por 30 de superficie y 19 de alto), esta obra se termina cuando se leen los libros", dice Minujín dentro de su habitual mameluco blanco y fluorescente que la pierde entre las obras del gigantesco taller que ocupa en el barrio de San Cristóbal.

"La obra costará 700 mil euros. Documenta otorgó 400 mil, el Ministerio de Cultura Nacional 90 mil y el resto, los 210 mil restantes, corren por nuestra cuenta. Para la construcción del Partenón ya se recolectaron en Atenas y Kassel 35 mil libros que en algún momento de la historia fueron prohibidos por la censura, y que la gente deposita en containers luego de llenar una ficha detallando, entre otros puntos, por qué y cuándo fueron vedados.

"No se aceptan libros pornográficos ni religiosos", señala quien por estos días está convocando a sellos de Latinoamérica a participar de esta acción, para que donen títulos alguna vez prohibidos. La recolección de ejemplares comenzó en octubre de 2016, durante la Feria del Libro de Frankfurt, Alemania. El 1° de marzo comenzará la construcción de la estructura de hierro y el 3 de abril se la empezará a forrar con libros cerrados al vacío para que no se arruinen si llueve.

El 5 de junio será la presentación de prensa, el 10 de junio comenzará Documenta y por 10 días nadie podrá sacar libros para leerlos. A partir del 20 de junio se comenzarán a habilitar sectores, una columna por día por ejemplo, para que los visitantes elijan los libros que quieran llevarse.

"Walsh, Rodolfo y María Elena, ambos prohibidos por la dictadura argentina. Balzac, prohibido por la Iglesia. Kafka por el marxismo. Nietzche por el nazismo. Lorca por el franquismo", repasa Minujín, hojeando un listado pensado para ayudar a las editoriales y a quienes quieran sumarse a la donación colectiva.

En este marco, la artista espera poder "distribuir en las próximas semanas containers en puntos estratégicos de la ciudad para que la gente aporte más libros y, con ayuda de la Ley de Mecenazgo, trasladarlos a Documenta".

La vida de Minujín, "Yo quería obras más grandes que el cerro Lanín, me gusta el arte colosal"

Minují¬n vivió parte de su infancia en Neuquén, paisaje que marcó su obra, monumental
Minují¬n vivió parte de su infancia en Neuquén, paisaje que marcó su obra, monumental Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Nacida en 1941 en la casa de sus abuelos, donde hoy funciona el taller que está remodelando y donde su abuelo Salvador hacía los mamelucos que más tarde ella adoptó volviéndolos icónicos, Minujín vivió parte de su infancia en Neuquén, paisaje que marcó su obra, monumental como las montañas.

Cerca del lago Villarino su padre, León Minujín, médico rural ateo, construyó junto a su madre, una española creyente y religiosa, la hostería que ella aún visita tres veces al año y donde recibió la invitación postal para participar de Documenta.

En 1963 Minujín realizó en París su primer happening, "La destrucción", en el que quemó todas sus obras; al año ganó el premio nacional del Instituto Torcuato Di Tella con las obras "Eróticos en technicolor" y "Revuélquese y viva". Ahí exhibió, en 1965, las icónicas obras "La Menesunda" y "El batacazo". Esta última llegaría a Nueva York acompañada por un escándalo de la Sociedad Protectora de Animales (lo clausuró por usar conejos y moscas encerados en cajas de vidrio), pero ya había llamado la atención de Andy Warhol, con quien mucho después, en 1985, haría otra acción emblemática: en su Factoría neoyorquina "pagarían" con choclos la deuda externa.

Por estos días, Minujín está trabajando "sobre la cartas que enviaba cuando vivía en París, donde lo único que extrañaba era el cerro Peñascoso, el lago Villarino. Estuve sola tres años, sin teléfono, sin nada. Tenía 16 años y mi marido era un estudiante de economía de 21 que me visitaba cada tanto, cada vez que podía escaparse del buque que capitaneaba su padre".

"En esas cartas contaba lo que añoraba en el Sur, yo vivía como una salvaje con la gente del campo arriando los animales, subiendo las montañas y haciendo excursiones dificilísimas. Eso me ayudó mucho con el gigantismo de mi obra. Yo quería obras más grandes que el cerro Lanín. Me gusta el arte colosal".

¿Qué significa el reconocimiento de Documenta? "Lo mejor de lo mejor. Esta es la mejor muestra de arte contemporáneo del mundo y todo es experimental. No hay nada comercial, no hay nadie que venda, nadie que compre. Mirá si alguien me va a comprar 'El Partenón de libros'. Es volver a eso de 'arte, arte, arte'", concluye Minujín.

Agencia Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.