Cronología de la odisea de Atlético Tucumán: el motivo por el que se demoró el vuelo, el viaje a 130 km/h por la ruta y el colectivo como vestuario

El festejo de Atlético Tucumán tras la victoria
El festejo de Atlético Tucumán tras la victoria Fuente: Reuters
Cómo fue la odisea del equipo de Pablo Lavallén, que se terminó llevando el triunfo
(0)
8 de febrero de 2017  • 08:03

A las 21.15 era la hora estipulada para que comenzara el partido entre El Nacional de Quito y Atlético Tucumán, por la la vuelta del repechaje de la Copa Libertadores tras empatar 2-2 en la Argentina. 13 minutos antes, a las 21.02, el equipo tucumano estaba por aterrizar en Quito, luego de las demoras innecesarias en la salida del vuelo desde Guayaquil, donde estaban alojados para evitar los efectos de la altura.

Tres horas antes del partido. Es cierto que Atlético Tucumán decidió llegar sobre la hora al partido, para que los 2.600 metros sobre el nivel del mar no los afectaran tanto. Pero su vuelo llegaba a Guayaquil, y de allí, un chárter los llevaba a Quito. Con el plantel subido al avión y cuando aguardaban que despegara, el comandante les anunció que no recibía la autorización para viajar. El plantel estuvo sentado esperando una solución en la misma aeronave que los trasladó de Tucumán a Guayaquil, el domingo por la noche.

Los responsables del vuelo chárter le explicaron a los dirigentes del club tucumano que la prohibición de despegue se debió a un conflicto con las autoridades aeronáuticas del aeropuerto "José Joaquín de Olmedo" por no tener, presuntamente, la documentación en regla. "Nos pararon el avión para que no podamos jugar", dijo después del encuentro el entrenador, Pablo Lavallén.

El plantel en el vestuario, luego de la victoria
El plantel en el vestuario, luego de la victoria Fuente: Archivo - Crédito: Twitter

Entonces, el presidente de Atlético Mario Leito gestionó de urgencia un vuelo privado con capacidad para 25 personas para trasladar a los 19 jugadores, el cuerpo técnico y unos pocos dirigentes, mientras notificaba a las autoridades de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) de lo sucedido. Ese vuelo pudo despegar cerca de las 20 de Argentina y su aterrizaje estaba previsto para las 21.15, horario en que el partido debía comenzar.

21.15, la hora del partido. Mientras en el estadio Atahualpa los jugadores de El Nacional esperaban alguna noticia, el plantel del Decano había aterrizado a las 21.02 en el aeropuerto de Quito. El reglamento de la Conmebol señala que son 45 los minutos de espera por un retraso. Era imposible que el conjunto argentino llegase a tiempo, ya que, dicen, desde el aeropuerto al estadio hay 50 minutos de viaje.

El veedor de la Conmebol, Javier Quintana, fue el encargado de decidir qué sucedería con el partido. En el vestuario local, el General Tito Manjarrez, máxima autoridad de El Nacional, y el director técnico Eduardo Favaro señalaron que el conjunto ecuatoriano no se alejaría de lo que indica el reglamento. "La decisión viene desde Paraguay", dijo el veedor de la Conmebol, es decir, que se esperaría al equipo tucumano, que una vez aterrizado el avión, ensayaba un rally por la capital ecuatoriana.

22.09, Atlético Tucumán llega al estadio. "Estamos viajando a 130 km/h por la ruta. El partido se juega. No es un problema de Atlético Tucumán si la aerolínea chilena no tiene los papeles en regla para volvar", decía Luis Juez. El cordobés, ex senador, es Embajador en Ecuador desde enero del año pasado. Decidió subirse al colectivo con el equipo de Lavallén para llegar al estadio.

El desahogo del Decano tras el triunfo en Quito
El desahogo del Decano tras el triunfo en Quito Fuente: Archivo - Crédito: Twitter

El segundo problema, más allá de llegar casi una hora después de la hora estipulada para el inicio del partido, es que en Guayaquil habían quedado los bolsos de utilería. Como el Sub 20 está jugando en Quito el Sudamericano, les facilitaron la ropa. Excepto el arquero Lucchetti, el resto del equipo vistió la celeste y blanca. Hasta con los nombres de los jugadores del equipo de Claudio Ubeda, que esta noche disputarán un encuentro clave ante Brasil en busca del Mundial.

22.09 y Atlético Tucumán llegaba al estadio. Algunos de sus jugadores se fueron cambiando en el mismo colectivo, para no perder más tiempo y poder empezar el partido cuanto antes.

A las 22.17 los jugadores de Atlético Tucumán salían al campo de juego para la entrada en calor. Cerca de 3000 hinchas estaban en el estadio, otros tantos se habían quedado varados en Guayaquil, como casi le sucede al equipo. Fueron 7 minutos de movimientos en la cancha, la siempre complicada altura. 22.24 el equipo volvió al vestuario y después salió al campo de juego. A las 22.43, el árbitro uruguayo Andrés Cunnha dio inicio a lo que terminó con el triunfo del Decano, con un gol a los 15 minutos del segundo tiempo de Zampedri.

Ahora le tocará jugar ante Junior de Barranquilla. Después de los problemas que sufrió en Ecuador, buscarán un viaje distinto a Colombia. Lo cierto es que el sueño de Atlético Tucumán de llegar a la zona de grupos de la Copa Libertadores está intacto. A sólo dos partidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.