La renovada Fórmula 1 obliga a los pilotos a entrenarse más que nunca

Ahora más veloces, los autos exigirán mayor esfuerzo físico; esperanza de mejor espectáculo
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
11 de febrero de 2017  

La preparación física de Carlos Sainz
La preparación física de Carlos Sainz

“El éxito y la actitud de Verstappen son sorpresas muy bienvenidas. Fuera de eso, la de 2016 no fue una temporada muy interesante. Están faltándole incidentes, fallas y accidentes. No me malentiendan; nadie quiere ver a un piloto chocar. Pero uno quiere emociones. En mí época era así, aunque desafortunadamente muchos de mis rivales pagaron el precio más alto por eso”.

Jackie Stewart , una gloria de la Fórmula 1 , está aburrido de la categoría. Pero otros tienen expectativas en la temporada que empezará dentro de mes y medio en Australia: los coches más rápidos deberían ofrecer un espectáculo superior al de los últimos tiempos. “Volverán los tiempos por vuelta de hace 10 años. Visualmente será genial”, auguró Mark Webber, retirado en 2013.

Con el australiano coinciden muchos observadores, alentados por los cálculos de entre 3 y 5 segundos menos por vuelta. Al ser más anchos y tener mayores neumáticos y más carga aerodinámica, poseerán más agarre y resultarán más veloces en las curvas y en general. Eso implicará dos exigencias. Una será la de motores más potentes, para esos coches más patones que presentarán mayor resistencia al aire. Y ello demandará más combustible, algo paradójico en una categoría que intenta reducir costos y muestra tímidos avances ecológicos. La otra demanda será la física: los pilotos se cansarán más manejando.

Ellos ya lo saben. Y vienen preparándose. Por caso, Carlos Sainz (h.) lleva tres meses tratando de aumentar cuatro kilos su masa muscular para poder afrontar el desafío energético. Se entrena con boxeo, natación, karting y... cross fit. “Lo he descubierto este año. Hago algo que dura lo mismo que una carrera, a 180, 190 pulsaciones por minuto”, contó el español de Toro Rosso , que procura fortalecer el cuello. “Estoy usando un casco al que he añadido peso para simular las fuerzas G que afrontaremos este año”, detalló.

Aquella imagen tan recordada de Nigel Mansell exhausto en la premiación de Mónaco 1992 es motivo de nostalgia para algunos. Webber se entusiasma con algo que en su época (2002-2013) no pasó: “Los pilotos se ganarán el sueldo de verdad otra vez, volverán a sudar en el podio, lo cual será genial de ver”, opinó. En tanto, Toni Cuquerella, ex ingeniero de Ferrari , anticipó: “Vamos a volver a ver errores por físico. Los pilotos deben estar físicamente bien para tener fría la cabeza, porque ciertos esfuerzos físicos les quitan mucha capacidad de pensar, y así cometen errores”.

Justo lo que pide Stewart. Y así, entre la velocidad y las fallas humanas, se abre la expectativa de que haya carreras más entretenidas.

Cuando los autos de F. 1 eran más rápidos

Hace algo más de una década, la Fórmula 1 tenía los coches más veloces de su historia. Marcaban tiempos que, por cambios reglamentarios posteriores, nunca fueron igualados. Eran épocas de Fernando Alonso en Renault y Michael Schumacher en Ferrari.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?