Indagan hoy al acusado de la masacre de Florencio Varela

Acosaba desde hacía meses a una de las dos víctimas mortales, según su familia; otras dos chicas, internadas
(0)
13 de febrero de 2017  

Sabrina Barrientos y, detrás suyo, Denise Juárez
Sabrina Barrientos y, detrás suyo, Denise Juárez Crédito: Facebook

Luis Esteban Weiman, el vigilador privado de 36 años acusado de vaciar el cargador de su 9 milímetros contra un grupo de chicas sólo para vengarse, aparentemente por despecho, de Denise Juárez, una chica de sólo 17 años, será indagado hoy por el fiscal Hernán Bustos Rivas. Lo acusará no sólo del femicidio de Denise sino del de su amiga Sabrina Barrientos, de 16, y de las heridas de bala de Magalí y a Némesis -de 16 y 15 años, respectivamente-, que están internadas desde que ocurrió el criminal ataque, a las 6.10 del sábado, en Florencio Varela.

Los restos de Denise y de Sabrina fueron inhumados ayer, bajo una fina capa de lluvia, en el cementerio municipal de Varela. La familia de Juárez negó ayer que la chica hubiese mantenido una relación sentimental con el custodio. Afirmaron que, en cambio, él la acosaba desde hacía meses.

Nancy, madre de Némesis, contó que su hija pasó la noche "estable" y que, incluso, se había podido mover. Dijo que la chica, que recibió un tiro en el cuello, otro en una pierna y un tercero en un hombro, "todavía no sabe" lo que les pasó a sus amigas y recordó que fue un primo de ella quien, segundos después del ataque demencial, pasó en un colectivo por la escena del crimen, "la vio tirada" en la calle y la reconoció por su peinado.

"Él le hablaba, le decía que no se desmayara y lo único que ella le dijo fue «mi celular»", relató Nancy en la puerta del hospital Mi Pueblo, de Florencio Varela.

Sobre Magalí, se informó que continuaba internada en el hospital El Cruce, estable, con una leve mejoría. Fue herida de bala en una pierna y en la cabeza.

Adrián Sabaris, abogado de la familia de Denise, informó que Weiman será indagado hoy en la fiscalía N° 3 de Florencio Varela.

El letrado explicó que la detención del sospechoso se logró gracias a la denuncia de los familiares de la víctima, que lo acusaron de "acosarla desde hace tiempo".

El hecho ocurrió con las primeras luces del sábado en la esquina de la avenida Senzabello y Los Andes, de Florencio Varela, cuando la cuatro amigas regresaban a pie de bailar y se encontraban en una parada de colectivos. Los testigos precisaron que el tirador fue un solo hombre que se les acercó en la parada. Según los investigadores, vació contra ellas el cargador de una pistola calibre 9 mm que todavía no fue encontrada.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?