Mery del Cerro y Meme: "Nunca sabés lo que te puede pasar en la vida"

Ella: bikini (Sweet Victorian By Mery Del Cerro, $990).Él: remera de algodón (Ay Not Dead, $745).
Ella: bikini (Sweet Victorian By Mery Del Cerro, $990).Él: remera de algodón (Ay Not Dead, $745). Crédito: Gisela Filc. Producción de Ferni Moreno.
Una charla de a dos para desentrañar la química del amor y compartir un año potente y luminoso
Agustina Vissani
(0)
20 de febrero de 2017  • 00:29

Nos encontramos a charlar bien tarde, a la noche, en un restaurante del Conrad. Pero no vinieron solos, obvio, su vida ya es de a tres y todo lo que pueden compartir lo comparten. La actriz Mery del Cerro, el DJ Meme Bouquet y Mila, su beba de 1 año y 4 meses, viajaron a Punta del Este a descansar, pero lo cierto es que, después de un 2016 en el que el tren de “Bailando por un sueño” atravesó sus vidas, no terminan de desconectarse. “Creíamos que veníamos a descansar, pero estamos con muchísimo trabajo y, obvio, siempre muy agradecidos. Eso sí, ya estamos pensando en tomarnos vacaciones de las vacaciones”, dice Mery, que aclara que no dudó un segundo en hacer esta tapa. “Soy suscriptora de OHLALÁ!, soy una ohlalera, ponelo en la nota, y cuando me ofrecieron participar con Meme en el número de San Valentín, ni lo pensé”. Es que, aunque dicen no festejar el 14 de febrero, aplauden todas las razones para sorprenderse y renovar el amor después de 7 años juntos.

¿Cómo se conocieron?

Mery: Ojo con la versión que contás. Siempre tirás más para tu lado.

Meme: Nos conocimos en una fiesta de disfraces en Asia de Cuba en 2009. Ella me vino a charlar y nos quedamos hablando. Buena onda.

Es más fuerte que vos, contás tu versión y decís: “Ella me vino a charlar”...

Mery: ¡Viste! Se hace el canchero y ¿sabés de qué estaba disfrazado? ¡De pitufo! Lo conocí disfrazado de pitufo, todo pintado de azul.

Meme: Es que es así, no me hago el canchero. Igual, no pasó nada. Yo venía de un noviazgo muy largo, ella también. Un año después, nos vimos en la misma fiesta de disfraces y sí, yo otra vez disfrazado de pitufo.

Crédito: Gisela Filc. Producción de Ferni Moreno.

Un año sin verse y se encuentran en la misma fiesta y vestidos igual...

Mery: Sí, fue muy loco. Creo que fue el destino.

Meme: Igual, de vuelta no pasó nada... Nos hacíamos los interesantes. A mí un poco me pasaba que tenía ese prejuicio de que por ahí era actriz o modelo y que no me podía enganchar porque dos minutos después me dejaba y me quedaba embobado. Entonces no le di mucha cabida, pero a los tres meses me la crucé en una fiesta, empezamos a charlar y...

Mery: Estuvimos como hasta las 7 de la mañana charlando en la barra, se prendió la luz y estábamos los dos solos. Me llevó a casa, un beso, otra vez nada... Pero ya quedamos en contacto y después salimos solos.

¿Cómo manejaron el tema de la exposición en ese momento?

Mery: Yo estaba en un pico de exposición con Casi ángeles y él, pobre, nada que ver. Era un pibe súper común, trabajaba de diseñador gráfico y, de repente..., adonde íbamos nos sacaban fotos. Tremendo.

¿Te costó, Meme?

Meme: Al principio sí. Por ahí veía que mi novia salía en la tele dándole un beso a un flaco o tenía campaña de ropa interior de Sweet Victorian. Y era: “Wow, si me voy a meter en este rollo, tengo que saber que no puedo ser celoso”. Salimos dos meses y me di cuenta de que era un minón, familiera, buena hermana, buena hija... Ya estaba recontra metido y me la jugué. Basta de vueltas, veníamos desde hacía un año y medio con esta historia.

Y a vos, Mery, ¿qué fue lo que más te gustó de él?

Mery: Que sea súper amiguero y familiero. Algo que también fue clave es la relación que tuvo desde el primer momento con Agus, mi único hermano (que nació con una discapacidad), es alguien a quien yo incluyo mucho en mi vida diaria.

¿Cómo viviste el baile con tu hermano en ShowMatch?

Mery: Cuando entré al “Bailando”, era un tema si Agus me quería venir a ver, no sabíamos bien cómo manejar la exposición. Mágicamente nos propusieron un ritmo para bailar en familia y, bueno, ahí se dio la posibilidad de que entrara Agus a bailar merengue, algo que me costó mucho decidir.

Ella: blusa (Ay Not Dead, $700), shorts (Kosiuko, $710), bolso (Peter Kent, $3575), sandalias (Ricky Sarkany, $3500).
Ella: blusa (Ay Not Dead, $700), shorts (Kosiuko, $710), bolso (Peter Kent, $3575), sandalias (Ricky Sarkany, $3500). Crédito: Gisela Filc. Producción de Ferni Moreno.

A él le encanta, igual, ¿por qué te costaba a vos?

Mery: Porque siempre lo cuidé mucho y sabía lo que iba a ser, porque sé lo que es mi hermano, lo que genera en la gente, es una persona muy especial. Pero a su vez tenía miedos, inseguridades, un montón de cosas. Para mí fue algo muy transformador. Lo que se vio un poco en la pantalla, se abrieron las puertas y yo no paraba de llorar, fue muy fuerte.

Se juntaban dos cosas muy grosas de tu vida privada y de la pública.

Mery: Sí, y fue increíble la respuesta. Todo el mundo me felicita, me habla de Agus, me agradecen que seamos tan transparentes con un tema como la discapacidad que tantas veces es tabú. También me parece que en la tele se maneja tanta frivolidad que la gente idealiza a los actores, actrices, modelos. Compran que María del Cerro es la que sale producida en las revistas o con filtros en las redes, pero no soy solo eso. Tengo una vida común y eso es lo que se vio. “Esta es mi vida, tengo un hermano normal”.

Meme: Ves un minón y por ahí la ves rubia espectacular y te da fría, frívola. Y de repente, pum, se parte y te muestra todo el corazón y todo lo que tiene y decís: “Wow, es muy completa”. Terrenal, sensible, con valores increíbles. Los dos se mostraron transparentes, y cuando vos sos transparente, sos verdadero, triunfás en la vida. Creo que es un poco eso, en todo, si a vos te gusta hacer notas y las hacés de corazón, te va a ir bien. Así somos nosotros en todo, para mí, ser transparente es lo que garpa.

¿Se celan?

Meme: No, desde el primer momento en que cambié el chip, nunca más. Ella tampoco genera ninguna situación. Estoy súper tranquilo, confío.

Mery: Yo al principio sí. Que labure en la noche no es fácil, sobre todo cuando estaba embarazada, más insegura, más sensible.

Meme: Aparte, cuando nos conocimos yo era diseñador gráfico, laburaba en una agencia. De repente, empecé a laburar de DJ y cada vez más.

¿En algún momento pararon todo para charlar este cambio?

Mery: Sí, a mí me empezó a hacer ruido tanto cambio de vida.

Meme: Tuvimos una charla y yo le dije: “Bueno, gorda, como yo me adapté a tantas cosas del tuyo, te pido que entiendas que ahora este es mi laburo, voy, paso música y me voy a dormir”. Yo laburo de noche, no vivo de noche, que es muy diferente. No chupo, no me drogo, nada.

Él: gafas (Ray-Ban), camisa (Herencia Argentina, $1300), pantalón (Herencia Argentina, $1250).
Él: gafas (Ray-Ban), camisa (Herencia Argentina, $1300), pantalón (Herencia Argentina, $1250). Crédito: Gisela Filc. Producción de Ferni Moreno.

Igual, entre que dormís poco y las hormonas, te maquinás...

Meme: Obvio, pero la noche tiene mal marketing. Las tentaciones están en el día a día mucho más que en la noche. Yo estoy en las cabinas y toda la gente está abajo, no tenés acceso. Es más tranquilo de lo que se cree.

Además, pasa un poco que trabajar de noche, en la dinámica de pareja, cuenta como salida, en un punto.

Meme: Totalmente, diste en la tecla. Eso es lo que me pasa a mí. Es lo peor de mi laburo. La entendiste toda. No tengo balas para salir con mis amigos porque las pierdo todas ahí laburando, eso es lo que me pasa.

Imagino que otro gran cambio en la pareja se debe haber dado este año con la gran exposición del “Bailando”, ¿cómo lo vivieron?

Mery: Fue muy positivo, de una intensidad positiva. A mí me llegó en un momento de mi vida impensado, justo después de ser mamá.

Fue pasar de cero a cien.

Mery: Claro, estar en Showmatch, ensayar. Te demanda mucho y te tenés que organizar. Cuando me lo propusieron, dudé mucho, le dije a Meme y él lo primero que me dijo fue: “Hacelo, está buenísimo”, y yo fui para adelante. No lo pensé más. Al día siguiente, me dijeron: “Listo, empezás a ensayar pasado mañana”. Y ahí sí me dio vértigo, pero me arriesgué.

¿Tenían prejuicios antes de arrancar el “Bailando”?

Meme: Sí. Igual, es gracioso, y abro un poco un paréntesis, muchos se hacen los que son de otro palo y después lo ven. Es buenísimo, porque muchos amigos y conocidos nos dicen: “Yo no lo veo, pero justo lo vi”.

Traje de baño (Sweet Victorian By Mery Del Cerro, $1350)
Traje de baño (Sweet Victorian By Mery Del Cerro, $1350) Crédito: Gisela Filc. Producción de Ferni Moreno.

“Lo enganché en el zapping”.

Meme: Lo ven todos, es la realidad. Es el programa número uno de la televisión. Y hay que separar. Tiene una parte que es el show y las peleas que divierten, pero también hay una parte artística que es impresionante.

Mery: La verdad es que la producción del programa es increíble.

¿Y cómo te pego en el ego tanto apoyo y reconocimiento popular?

Mery: Es buenísimo, pero no al punto de inflarme el ego. Yo tengo algo muy claro, hay un montón de chicas lindas, muchas más lindas que yo y que son talentosísimas y que por ahí no tienen mi lugar. Entonces, soy una agradecida de poder trabajar de lo que me gusta. Además, nunca sabés lo que te puede pasar, así que creérmela no es una posibilidad. Tengo a mis amigas de toda la vida del colegio, tengo una familia que es súper normal, cero cholula, no tengo un entorno que me idolatre y a mí me encanta que sea así. Yo trabajo desde 2002, desde SuperM, nadie me regaló nada, todo fue a base de esfuerzo, soy feliz de que haya sido así. Esto del esfuerzo y del disfrute del paso a paso en lo laboral es algo que le quiero inculcar a Mila.

Tengo la data de que Meme musicalizó el parto de Mila, ¿puede ser?

Mery: Esa noche él había ido a pasar música a Pilar. Empecé a tener contracciones, ya estaba en la semana 41 y medio, lo llamé y vino rapidísimo.

Meme: Yo venía en la Panamericana a los pedos, le iba hablando a la partera en el camino y la mina me decía que aguantáramos lo máximo posible en casa. Pero llegué y ella era un león: “Nos vamos ya”. Le dije que tratáramos de esperar, llené la bañadera de agua, le puse música, un almohadón, me senté con ella, estuvimos como una hora y media...

¿Qué música?

Mery: Toda tranquila, reggae. Y en el parto, ya en la clínica, también pidió permiso y puso música. La canción que marcó ese momento es la del corto de Pixar de los volcanes que va antes de la película de dibujitos Intensamente, se llama “Lava”.

Hablemos de la llegada de Mila a sus vidas. ¿Cambió el vínculo?

Meme: Sí, pero para bien. A mí me pegó mucho, nos terminó de formar como familia. La verdad es que hacemos buen equipo.

Mery: Claramente la maternidad te cambia la vida 100%, a mí me lo decían y yo pensaba: “Sí, bueno, pero tanto...”, y ahora digo: “Sí , te recontra cambia”. Ya no tenés la misma independencia, las prioridades son otras. Empezás a elegir más lo qué haces, no se puede hacer todo lo que uno quiere. Y creo que eso es lo que nos pasa con Meme.

Vestido (Kostüme, $2310), ruana (Justa Petra, $6850)
Vestido (Kostüme, $2310), ruana (Justa Petra, $6850) Crédito: Gisela Filc. Producción de Ferni Moreno.

¿Antes eran súper salidores?

Mery: Yo no tanto, pero él tiene muchos amigos, es muy sociable y es obvio que se extraña un poco esa vida, pero creo que les pasa a todos; lo extrañás, pero a la vez no me imagino la vida sin Mila.

Meme: Todo lo demás pasa a un segundo plano. Ya está, salimos un montón antes de Mila. La tuvimos de grandes, los dos tenemos 32.

Y ustedes como pareja, ¿encuentran momentos de conexión?

Mery: Este año, entre el laburo y Mila pasándose a la cama, fue medio difícil. Pero siempre tratamos de armar algún programa los dos solos.

Meme: La dejamos con mi vieja y le buscamos la vuelta... Tenemos momentos para estar los dos solos, la verdad es que nos manejamos bien.

¿El casamiento es un pendiente o no lo necesitan?

Meme: Antes de Mila, teníamos una relación de 6 años y había que dar un paso más para fortalecernos. Vino Mila, que es lo más lindo que tenemos juntos, y siento que no necesito nada más. Yo la elijo a María todos los días, soy feliz con eso. Por ahí en un tiempo me cambia la perspectiva.

¿Y vos qué pensás Mery?

Mery: Opino un poco lo mismo, no es que lo necesite. Es verdad que no hay acto de amor más lindo e importante que un hijo, que es la demostración de amor más fuerte. Pero si me preguntás: “¿Te gustaría casarte?”, sí, la verdad es que sí. No por la fiesta ni el vestido, tampoco por el papel. Vengo de una familia más tradicional y siento que las ganas vienen como para darle un marco, por mis hijos, me gustaría celebrar este amor con la gente que quiero. Pero, bueno, tampoco es que estoy apurada por hacerlo.

Me parece que estás un poco jugado, Meme...

Meme: Me tiene apretado, qué difícil que está...

Mery: Mentira, le importa tres pepinos lo que le digan.

Meme: Es cierto. Obvio que me importa lo que quiera María y por eso estoy seguro de que en algún momento, no muy lejano, llegará el casamiento, pero si es por lo que opinan los de afuera, me importa nada.

Mery: Igual, sabés que se hace el malo pero es el más cursi de la pareja.

Meme: Me gusta sorprenderla. Cuando cumplimos tres años, la busqué en un mateo. Lo alquilé en Palermo y me fui en el carro hasta la casa.

Mery: Y apareció de esmoquin con un ramo de rosas, me acuerdo de que íbamos por la avenida Las Heras y yo no lo podía creer. Estaba entre contenta y muerta de vergüenza. Tiene ideas muy locas, divertidas.

Ahora está planeando una buena para la propuesta, me parece...

Meme: La idea ya la tengo, y está muy buena.

Mery: Él me dijo que soñó cómo me pedía matrimonio.

Meme: Un ideón.

Agradecemos a Enjoy Punta Del Este, Hotel Conrad, por su colaboración en esta nota.

¿Qué es lo que más te gustó de esta entrevista? ¿Te inspira la relación de amor entre ellos? También: Ohlaleando: mirá lo que se pusieron Marcela Kloosterboer y Lucía Celasco y ¡Acá hay amor!: cuáles son los romances que pisan fuerte este año

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.