Suscriptor digital

Así empezó Big Little Lies, la nueva miniserie de Nicole Kidman y Reese Witherspoon

El nuevo drama de HBO tuvo un gran primer episodio (no hay spoilers)
Martín Fernández Cruz
(0)
24 de febrero de 2017  • 03:18

La nueva miniserie de HBO, Big Little Lies, es uno de los platos fuertes del canal premium para este 2017. Protagonizada por dos pesos pesados como Nicole Kidman y Reese Witherspoon , y adaptando la exitosa novela homónima escrita por Liane Moriarty, el canal pretende iniciar así una seguidilla de ficciones prestigiosas que estrenará a lo largo de 2017 ( y que continuará con otros títulos como The Deuce).

El infierno está encantador

La historia comienza con un evento escolar benéfico que dejó un inesperado saldo: un asesinato. A partir de allí, los interrogatorios policiales permiten descubrir todo lo que se escondía detrás de unas familias que se pretendían perfectas, pero que escondían variados conflictos: desde dramas típicamente familiares, hasta graves episodios de violencia doméstica. La historia comienza con Madeline (Reese Witherspoon), madre de dos hijas de distintas edades, una adolescente y otra de seis años. Para celos de ella, la mayor tiene una relación muy cercana con Bonnie (Zoe Kravitz), la segunda mujer de su ex esposo. Por otra parte se encuentra Celeste (Nicole Kidman), integrante de un matrimonio perfecto con un hombre de negocios, y mamá de dos niños mellizos. Entre ellas hay un vínculo muy cercano resultado de realidades similares: ninguna de las dos logró una carrera profesional propia, debiendo concentrarse en la educación de sus hijos y la rutina escolar. Celeste parece sentirse relativamente a gusto con esa vida, aunque los maltratos físicos de su marido alteran una cotidianeidad que, de momento, ella pareciera obsesionada en sostener. Madeline, por su lado, siente una frustración que la desborda, y a pesar de estar casada con un hombre que la acompaña, no puede evitar sentirse sola ni pensar que su ex marido lleva una mejor vida. A las mujeres las une no solo el que sus hijos pequeños compartan aula, sino también el buscar esconder distintas angustias que inevitablemente las frustran.

El trío protagónico lo completa la recién llegada Jane (Shailene Woodley), una madre muy joven, soltera, y cuyo hijo es acusado el primer día de bullying. Al parecer, el niño se metió con la hija de Renata (Laura Dern), una empresaria exitosa que siente el desprecio de Celeste y Madeline, supuestamente a causa de haber logrado ser algo más que “la mamá de”. A partir de allí, la vida de las tres mujeres protagonistas comenzará a ser más cercana, a medida que crecerán las fricciones con Renata.

Tres madres, tres formas de drama

Big Little Lies será una de las grandes miniseries del 2017. La decisión de HBO por producir una adaptación de esta novela puede devolverle al canal algo del prestigio perdido luego de fracasos como Vinyl, y la pulseada que debió entablar con Netflix por los derechos de esta obra, seguramente no tarde en dar frutos. Reestructurando el melodrama clásico, y alejándose notablemente de oxidados estereotipos en la línea de Sex and the City, Big Little Lies presenta un universo femenino con más matices y mucho más rico en su entramado. El primer acierto es construir a Madeline y Celeste como personajes dueños de varios niveles, deteniéndose y explorando cada uno de los aspectos que las frustran. De esa forma, la serie trabaja el drama desde tres lugares: por un lado, mostrando la intimidad de ambas; por el otro, analizando cómo las perciben los vecinos y vecinas de esa comunidad, y cuáles son los rencores que albergan hacia ellas; y por último, preguntándose qué significa la maternidad y cuáles son las frustraciones y alegrías inherentes a ese rol. Pero esas tres capas de drama, las mujeres las mantienen bajo control y jamás permiten que la mugre salga por debajo de la alfombra. Y así es como la vida de Celeste y Madeline son construidas a partir de piezas sueltas que solamente el espectador puede ensamblar, descubriendo el peso que soporta cada una de ellas.

Como es de esperar, esa dinámica entre Celeste y Madeline se modificará con la llegada de Jane y su no tan perfecta vida, cuya presencia también detonará la tensa relación que mantienen con Renata. Quizá lo que desentona de Jane pero que, irónicamente, es lo que la convierte en una persona atractiva a ojos de Celeste y Madeline, es que ella no maquilla sus imperfecciones, y que las miserias de Jane parecen salir a la luz casi de inmediato. Su rol como madre de un niño acusado de maltrato, sus problemas íntimos y su errática carrera profesional están a la vista de todos, y la falta de máscaras es lo que desata el caos y deja en evidencia la obsesión por las apariencias que hay en ese lugar. Todavía resta descubrir no sólo la identidad de la víctima que murió en ese evento escolar, sino también quién fue responsable del homicidio y cómo podría afectar la vida de estas mujeres.

Pueden ver Big Little Lies todos los domingos a las 23.00 por HBO

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?