Una casa decorada en sintonía con su entorno

Con actualísima simpleza en el interior y un atento paisajismo de colores cambiantes, esta reforma proyectada por el estudio Ábaton suavizó el límite entre la construcción y su entorno hasta hacerlo casi imperceptible
Bárbara Orlando
Belén Imaz (Estudio Ábaton)
(0)
21 de febrero de 2017  • 09:58

El punto de partida de esta notable transformación arquitectónica fue una casa construida en los años 80 en el barrio residencial La Moraleja, al norte de Madrid. Sus dueños, una pareja con dos hijos de 11 y 14 años, delegaron en el Estudio Ábaton la reforma integral para darle a la vivienda un enfoque más contemporáneo y adaptarla a su estilo de vida.

El interior, demasiado compartimentado, se replanteó con una distribución más abierta, en todos los sentidos: los ambientes integraron para conformar espacios diáfanos y funcionales, y se abrieron de cara al inmenso jardín, renovado con un paisajismo a puro color. Floraciones casi permanentes (gracias a una cuidada selección de plantas anuales) y zonas de descanso y lectura trazadas a la sombra de inmensos robles marcan en el exterior un ritmo de calma y relajación para disfrutar de las cuatro estaciones.

Paisajismo seco y responsable

  • Para minimizar el consumo de agua, se incorporó un sistema de riego por goteo en todo el terreno; riego por aspersión, sólo en las acotadas áreas de césped.
  • Las canaletas de la casa se cambiaron por una versión que deja caer el agua de lluvia al terreno, aprovechándola.
  • La mayor parte del jardín tiene especies que necesitan poca agua como las salvias y ciertas gramíneas.
  • La tierra está cubierta por un geotextil (una tela permeable y flexible de fibras sintéticas) que impide el crecimiento de malas hierbas, y un “colchón” de 7cm de corteza de pino para evitar la evaporación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?