Se complican las chances del delfín de Correa: habrá ballottage en Ecuador

Tras dos días de tensión, confirman que el oficialista Lenín Moreno competirá con Lasso, que busca unir a la oposición
(0)
22 de febrero de 2017  

El conteo de votos continuaba ayer en el Consejo Nacional Electoral
El conteo de votos continuaba ayer en el Consejo Nacional Electoral Fuente: AFP - Crédito: Rodrigo Buendía

QUITO.- Dos largos días después de los comicios, y con la tensión en aumento entre los seguidores de los principales candidatos, quedó confirmado ayer que habrá segunda vuelta en Ecuador, donde el oficialista Lenín Moreno definirá la presidencia con el opositor de centroderecha Guillermo Lasso.

"Tenemos una tendencia marcada", declaró el titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, tras escrutarse el 96% de los votos. Y agregó que, si bien falta un puñado de urnas, "ya no es posible" otro desenlace.

Moreno, el hombre designado por el oficialismo para suceder a Rafael Correa, arañó los votos que necesitaba para imponerse en primera vuelta. Para resultar ganador precisaba, según la ley electoral, el 40% de los votos y un 10% de diferencia con el segundo. Pero ayer sumaba el 39,26% de los votos contra el 28,3% de Lasso, y ahora enfrentará un escenario muy distinto, posiblemente adverso, en el ballottage del próximo 2 de abril.

Los seguidores de los dos candidatos hicieron una larga vigilia desde el domingo, frente a las sedes del CNE en la capital y otras ciudades del país, para manifestar su disconformidad por la demora del conteo que nadie supo explicar con solvencia. Incluso los grupos se lanzaron reclamos mutuos, pero no se llegó a la violencia.

Donde sí se libró una batalla más virulenta fue en las redes sociales, donde hubo insólitas versiones como el rumor que daba cuenta de una presunta sublevación de oficiales en las fuerzas armadas.

Los rumores sumaron tensión a un clima de incierta expectativa por la insólita lentitud del escrutinio del domingo, en un país que no olvida la inestabilidad política e institucional en la que vivió hasta la llegada de Correa al poder, en 2006, quien logró consolidarse con una amplia base social al precio de tendencias autoritarias.

"El Ministerio de Defensa Nacional y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas recomiendan a los medios y a los ciudadanos remitirse únicamente a las fuentes oficiales de información para no afectar el proceso democrático", señalaron las fuerzas armadas en un comunicado donde desmintieron las versiones de una insurrección.

"Llamamos a los organismos competentes del Estado a velar por el respeto estricto a la voluntad de nuestros mandantes expresada en las urnas", agregó el texto, donde se pidió "un ágil y transparente escrutinio electoral por el bien de la convivencia pacífica de la patria".

Dirigentes del partido de Lasso y de otras agrupaciones opositoras siguieron de cerca el tortuoso conteo tras el voto del domingo, que funcionó como una suerte de plebiscito, donde 9,8 millones de personas decidieron entre la continuidad del modelo socialista de Correa o un cambio de timón hacia una economía de libre mercado.

Moreno, que durante la campaña buscó desmarcarse del estilo confrontativo de Correa y de las acusaciones de corrupción de su gobierno, se resignó a la segunda vuelta, donde sus chances son más reducidas debido a la polarización que generó Correa.

"Estamos preparados" para el ballottage, dijo Moreno. "Me fascina la idea" de volver al contacto con la gente en la campaña, agregó.

Lasso, por su parte, pidió a sus seguidores mantenerse "en vigilia, pero en paz" hasta el final del conteo y camino a la segunda vuelta. Decidido a capitalizar el desencanto de buena parte de la población con el oficialismo, le pidió al resto de los seis candidatos opositores unirse para asegurar el triunfo. Ya tiene el respaldo Cynthia Valeri, que terminó tercera, con el 16,3% de los votos. Entre los dos sumaron más del 44% de las preferencias.

Sin embargo el empresario financiero, accionista del Banco Guayaquil, aún despierta recelo en parte de la población ecuatoriana, que lo asocia con la crisis financiera de 1999, la cual obligó a miles de ecuatorianos a emigrar dejando atrás un país sumido en el desempleo y la inflación.

En los comicios del domingo también se votó por renovar los 137 miembros del Congreso, y los resultados preliminares mostraban a la oficialista Alianza País a la cabeza con el 39% de los escaños, seguida de la alianza de partidos de centroderecha CREO-SUMA, que apoyó la candidatura de Lasso, con el 21% de los escaños.

Los dos que van por el triunfo

Lenín Moreno

Candidato de Alianza País

39,2%

Total de votos

Arañó el 40% que precisaba para ganar en primera vuelta

Guillermo Lasso

Candidato de Creo

28,3%

Total de votos

Podría sumar los sufragios de casi todo el arco opositor

Agencias AP, DPA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.