Un policía retirado asesinó a su esposa y a sus cuatro hijos

El agresor había sido denunciado dos veces por violencia de género, acuchilló a toda su familia y prendió fuego la vivienda
Leonel Alberto Rodríguez
(0)
22 de febrero de 2017  

El fiscal Gómez, en la escena del múltiple crimen
El fiscal Gómez, en la escena del múltiple crimen Fuente: Télam

SANTIAGO DEL ESTERO.- Un policía retirado, identificado como Rodolfo Ferreyra, asesinó a puñaladas a su esposa y a sus cuatro hijos -todos menores de 12 años- y luego prendió fuego la casa familiar en el complejo de viviendas del B° Villa Carmen, al oeste de la capital santiagueña. Fue inmediatamente después de que la mujer lo denunciara por violencia de género. Por otra denuncia, la Justicia había determinado en diciembre pasado una restricción perimetral sobre el agresor. El hombre quedó internado en grave estado por quemaduras.

El hecho se produjo anteanoche pasadas las 21. Según los primeros testimonios recogidos por la policía, la pareja discutió sobre la tenencia de los chicos. La discusión incluyó gritos y rotura de elementos del hogar. La mujer fue a denunciar al padre de los niños por violencia de género en la comisaría del barrio y, al regresar, Ferreyra los encerró y mató a todos.

Las primeras informaciones daban cuenta de que las muertes habían sido por asfixia tras una explosión y fuego, pero LA NACION pudo saber de altas fuentes de la investigación que todos los cuerpos presentaban heridas mortales de arma blanca, más de diez puñaladas en el caso de la esposa.

La mujer fue identificada como Nancy Elizabeth Lastra. Los pequeños eran dos niñas y dos niños: Marcos, de 12, Luciana, de 11; Verónica, de nueve, quien tenía una discapacitada motriz, y Santiago, de tres años.

Un vecino contó a LA NACION: "Él les prendió fuego, todo explotó y no nos dejaba pasar, habían peleado muy feo en la vereda primero por la tenencia de los chicos".

Según consignó Diario Panorama, otro vecino relató: "Estábamos tomando mates y escuchamos una explosión muy fuerte, salimos y había una casa prendiéndose fuego". Y agregó: "Saltamos la tapia con mi cuñado y vimos una habitación en llamas y escuchamos ruidos en la otra; cuando entramos vimos un montón de criaturas y un tipo parado en la puerta, quisimos sacarlos y no pudimos".

Otros vecinos del complejo de viviendas del B° Villa Carmen, al oeste de la capital santiagueña, indicaron que era una familia muy humilde y que "en el barrio se sabía que estaban separándose".

Los investigadores creen que tras la pelea de la pareja y la denuncia policial, Ferreyra cerró todas las salidas de la casa, abrió la garrafa, provocó una explosión y la casa se prendió fuego.

Ferreyra fue trasladado al Hospital Regional Ramón Carrillo, donde quedó internado en grave estado. "Es muy difícil la recuperación del paciente, tiene quemaduras en el noventa por ciento de su cuerpo y afectadas las vías respiratorias. Su estado de salud es muy delicado, con poco pulso y prácticamente sin presión", dijo Rodolfo Gavícola, jefe de la guardia de urgencias de ese hospital, en declaraciones consignadas por la agencia DyN.

Por su parte, el fiscal Mariano Gómez explicó que Ferreyra tenía una orden judicial de restricción perimetral para acercarse a su mujer, que lo había denunciado por violencia de genero el 6 de diciembre pasado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios