Cuarenta velitas y un deseo de US$ 100 millones

Osvaldo Príncipi
(0)
24 de febrero de 2017  

Floyd Mayweather
Floyd Mayweather Fuente: AFP

Los diversos festejos del cuadragésimo cumpleaños del ex quíntuple campeón mundial estadounidense Floyd Mayweather alcanzarán mañana sábado, en su tercera jornada consecutiva de celebración, su máximo estallido cuando arriben sus amigos "ricos y famosos", a una de sus mansiones, en las afueras de Los Ángeles.

Tal "acontecimiento" constituye la noticia más importante de la semana pugilística, con un agregado que debe tomarse tan en serio como en broma y con un tono que intercala el asombro y el absurdo: el avance de las gestiones para combatir con el atleta irlandés Conor McGregror, estrella principal de las competencias de UFC (disciplinas marciales combinadas).

El contenido periodístico de tal anuncio quedó relegado ante el rimbombante listado de invitados que respaldarán el soplido de velitas de un "Mayweather cuarentón". Mariah Carey, Justin Bieber, el rapero Fat Joe, la modelo Nicole Murphy y el basquetbolista Allen Iverson, entre tantos, asistirán a una fiesta inolvidable.

Mayweather sigue negando su regreso al cuadrilátero. Sin embargo, cada vez que puede, irrita a Mc Gregor, invitándolo a romper su contrato con UFC -entidad para la que combate con exclusividad- para luego sí, fundamentar un posible choque entre ambos, si es que alguien dispone de 100 millones de dólares para contratarlo.

McGregor peraró los detalles finales para la obtención de su licencia de boxeador profesional y acompañará a su compatriota Michael Conlan, ex representante olímpico, en su próximo match en Nueva York.

Floyd Sr., de 63 años, padre y entrenador del extravagante campeón, señaló: "Si este McGregor piensa pelear en serio, pierde el tiempo. Ni a mi, viejo y dolorido, me pegaría con su mano derecha. No sabe nada".

Este tipo de bombas de humo se transforman en versiones que cuestan entender, explicar o comentar. Desde México, los boxeadores aztecas Saúl Álvarez y Julio César Chávez Jr., no dudaron en calificar estos rumores como un punto negro para éste deporte.

El disloque del boxeo actual, sin reglas válidas ni dirigentes creíbles, carece de sentido común. Y esto lo corrobora. No será la primera vez que, una curiosidad altamente rentable, tenga lugar en la gran escena.

El 26 de enero de 1924, el japonés Luis Taki, maestro de jiu-jitsu, desafió al boxeador argentino Francisco Guipponi a una pelea de reglas mixtas que se llevó a cabo en el club Jorge Newbery, de Gualeguaychú. Guiponi noqueó al nipón, quien otorgó 13 kilos de ventaja y murió en el cuadrilátero minutos después.

En 1972, en la carpa del Circo Húngaro, en la ciudad de Freyre (Córdoba), un juvenil Juan Domingo "Martillo" Roldan, con 15 años y una decena de cotejos amateurs, desafió a un oso, de estimados 270 kilos, a una lucha de 2 rounds de 2 minutos. Quedar parado en el forcejeo era la misión y el hombre derrotó al animal.

El 25 de junio de 1976, en Tokio, en el máximo reto de artes combinadas, empataron en 15 asaltos, Muhammad Alí y el karateca brasileño Antonio Inoki, quién lesionó considerablemente las piernas del ex Cassius Clay.

Hay que activar la memoria y desempolvar los libros si queremos anticiparnos a los "dimes y diretes" que acompañarán el brindis que conmemorará el natalicio de Mayweather. El mismo que empezó hace dos días y nadie sabe cuando terminará.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.