Suscriptor digital

Los hechos detrás de la recuperación de Music Hall

Mauro Apicella
(0)
25 de febrero de 2017  

Al cumplirse un año de la recuperación del catálogo del sello discográfico Music Hall el Instituto Nacional de la Música (Inamu) hizo una puesta al día de las consecuencias generadas por la liberación comercial de ese repertorio de discos y músicas que, en su mayoría, fueron a manos de los que los grabaron, o de sus herederos. Porque Music Hall funcionó entre 1950 y 1990 y acumuló más de 1500 álbumes.

A principios del último año el Inamu hizo una restitución de esos derechos discográficos a los músicos acompañada de una campaña de difusión. Luego puso en marcha los mecanismos por los cuales se otorgaron unas 200 licencias para que los artistas pudieran hacer uso de esas grabaciones. Se encontraron no menos de veinte discos de Aníbal Troilo y otros tantos de Eduardo Falú y del chamamecero Roberto Galarza. Diez álbumes de León Gieco y otros diez de Billy Bond. Siete de Miguel Mateos, Raul Porchetto y Serú Girán. Cuatro de Arco Iris.

Se sabe que del material encontrado mucho está en mal estado, por los 23 años que pasaron desde el comienzo del proceso judicial que se inició en 1993, debido a la quiebra del sello, y por las malas condiciones de resguardo. Hay otro que pudo ser rescatado y digitalizado. Parte de éste ya ha sido reeditado. Además, hay obras inéditas.

El Inamu aclaró que si bien no percibe dinero por la comercialización de los materiales tiene el derecho de percibir ingreso por "Comunicación Pública en sociedades de gestión colectiva que representa a los productores fonográficos". Ese dinero será destinado al fomento económico de un programa que se denomina "Mi primer disco", destinados a artistas emergentes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?