Por qué ir a Meliquina

El río Meliquina modela el paisaje de la región neuquina
El río Meliquina modela el paisaje de la región neuquina Fuente: Lugares - Crédito: Xavier Martin
En Neuquén, a pocos kilómetros de la Ruta de los 7 Lagos, frente a un hermoso espejo lacustre y rodeado de bosques de coihues y lengas, un pueblo en crecimiento ideal para quienes buscan aislarse por unos días en medio de la naturaleza.
Carolina Reymúndez
Xavier Martin
(0)
3 de marzo de 2017  • 13:46

Villa Meliquina es un pueblo en la desembocadura del lago homónimo, a 15 kilómetros de la Ruta de los 7 Lagos y a 40 de San Martín de Los Andes. Está más precisamente sobre la ruta provincial 63 que, luego de 48 kilómetros, llega a Confluencia por el Paso Córdoba.

En el pueblo hay alrededor de 450 casas. Fuera de temporada viven unas cien personas y durante el verano llegan los dueños de las cabañas que permanecen vacías el resto del año. El pueblo crece con gente venida de otras partes, en general de grandes ciudades. Algunos huyeron de la inseguridad y el caos urbano, otros llegaron con ánimo de pensar y desarrollar un modelo de pueblo sustentable.

Meliquina es cada vez más elegida por su lago con siete kilómetros de costa, un bosque andino patagónico de coihues, radales y lengas, y varias miles de hectáreas de pinos plantados hace 40 años. Y por el río Meliquina y el lago vecino, Filo Hua Hum. Y por su aire puro y su poca gente. Todos los accesos son de ripio, eso la resguarda. La aleja a pesar de no estar lejos.

SERVICIOS

A su imponente atractivo natural, se suma que Meliquina no tiene gas natural, luz eléctrica, agua potable, recolección de residuos, cloacas, policía. Tampoco tiene: supermercado -si cuenta con un pequeño almacén-, estación de servicio, tiendas ni señal de celular.

Cada habitante lleva su bolsita de basura (muchos vecinos separan los restos orgánicos para hacer compost) a San Martín de los Andes, la ciudad más cercana; de ella dependen para todos los servicios y gestiones: hacer las compras, cargar nafta, pagar impuestos, etcétera.

El almacén de Meliquina.
El almacén de Meliquina. Fuente: Lugares - Crédito: Xavier Martin

EL LOTEO

La zona era parte de una gran estancia que pertenecía a un alemán de apellido Vogel. En 1972, la familia Steverlynck le compró 20 mil hectáreas. Pocos años después vendió parte de esas tierras a otros alemanes y además destinó dos mil hectáreas a un loteo en dos etapas. El resultado fue Meliquina I, que ya está prácticamente todo vendido, y Meliquina II, donde todavía quedan terrenos. Así nació el pueblo.

La particularidad de los terrenos es que si están de un lado del río Meliquina pertenecen a Parques Nacionales, por lo tanto son aptos únicamente como residencia. En cambio los que se abren del otro lado del río se pueden explotar con fines comerciales.

Siesta a orillas del lago Meliquina.
Siesta a orillas del lago Meliquina. Fuente: Lugares - Crédito: Xavier Martin

INFRAESTRUCTURA Y TERRENOS

El verano es la temporada alta para los meliquinenses. En noviembre se acomoda lo que rompió el invierno y desde diciembre comienzan a llegar visitantes.

La infraestructura turística del pueblo aumenta de a poco. Hace algunas temporadas se inauguró frente al lago el Hotel Amancio, el único del pueblo, de capitales salteños. Por lo demás, hay un puñado de cabañas para turistas, un hostel administrado por una pareja de uruguayos, cuatro campings agrestes, dos almacenes. Están don Muñoz, que alquila caballos, y Penélope, que vende tejidos durante el verano. Y desde 2015, en enero, se celebra en el lago el festival Mucho Gustoken el que "se cruzan sonidos más ancestrales con los nuevos ritmos digitales urbanos como folclore y hip hop, cumbia y electrónica, performance y ritual", según definen sun organizadores.

Las calles no tienen nombre y hay señalética de madera que permite ubicarse. A todos lados se llega por referencia.

Caballos sueltos en el campo en la madrugada de Meliquina.
Caballos sueltos en el campo en la madrugada de Meliquina. Fuente: Lugares - Crédito: Xavier Martin

Si pensás viajar…

DÓNDE DORMIR

Amancio Hotel de Montaña T: +54 2972 41-2825. www.amanciohotel.com.ar.Con 11 habitaciones y 4 cabañas con capacidad para 5 personas, éste es el más nuevo y único hotel de Meliquina.

Río Hermoso. RP 63 Km 67. Paraje Río Hermoso. T: +54 2972 41-0485. www.riohermoso.com. Un refugio secreto a orillas del río Hermoso. Está cerca pero lejos de San Martín, y lo mismo de Meliquina.

Mel Lodge. T: +2972 41-3282/ 42-7199. En San Martín de los Andes, Roca 877. Info.riomellodge@gmail.com. riomellodge.com. FB: RioMelHosteria. El propietario es Jorge Echavarría, pescador fanático como su hijo, que es guía de pesca.

Cabañas Noscohué. T: +54 2972 41-3281. www.noscohue.com. FB: Noscohue.A orillas del arroyo, cuenta con cuatro cabañas amplias con vista al bosque.

Casa en el Lago. C: +54 294 15 462-5699. info@casalagomeliquina.com.ar. www.casalagomeliquina.com.ar. Es una casa de alquiler a 6 km de la Ruta de los Siete Lagos, hecha con maderas de la zona (capacidad para 6/8 personas).

DÓNDE COMER

Avataras. T: +54 2972 41-3280. avatarasmeliquina@gmail.com. www.avatarasmeliquina.com. Almuerzos y cenas de estirpe, para un mínimo de 4 personas, sólo con reserva. El menú se combina de antemano, según las opciones que pasa el cuarteto de amigas y cocineras: Mele, Ana, Susana y Valeria. También organizan talleres de huerta orgánica dictados por el experto Fernando Pía, que llega cada dos o tres meses desde El Bolsón.

Todo cambia. T: + 54 2972 41-1448. www.todocambiameliquina.com. Picada regional (para 2): además de los típicos ahumados incluye paté con hongos de pino y quesos frescos con dulces caseros. En el verano cocinan afuera, a la plancha. Tienen menú vegetariano para niños y jugos naturales. En el segundo piso hay muestras, y suelen hacer meditaciones guiadas.

El Corralón. T: +54 2972 42-4823. Atendido por Jorge Berasategui “El Pampeano”, bombero y quien lleva adelante FM Meliquina, y su mujer María. Comedor interior y también al sol, con sombrillas. Muy buena carne de La Pampa.

Refugio Lago Meliquina. Ruta 63, a 100 metros del puente. T: +54 2972 42-2997. El restaurante más viejo del pueblo.

Nota publicada en marzo de 2017.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?