Jazmín Calcarami: "El maquillaje es arte, como la moda"

Jazmín Calcarami
Jazmín Calcarami Fuente: LA NACION - Crédito: Catalina Bartolomé
Una de las principales maquilladoras argentinas integra la troupe del Cirque du Soleil para el show Séptimo día. Qué aplicó de su experiencia y qué se lleva como aprendizaje
Carola Birgin
(0)
4 de marzo de 2017  

Jazmín Calcarami
Jazmín Calcarami Fuente: LA NACION - Crédito: Catalina Bartolomé

Jazmín Calcarami tiene los rulos escondidos bajo un turbante estampado y lleva sonrisa colorada, dos de sus señas personales. Está trabajando en una especie de búnker inventado, en la gran factoría internacional que se montó en el Estadio Luna Park y que, desde hace meses, bombea la gestación de un gran espectáculo: Séptimo día, del Cirque du Soleil. A los 35 años, es considerada una de las principales make-up artists del mundo de la moda, está al frente de su propia agencia y fundó una escuela. Hoy tiene a su cargo la creación e implementación del maquillaje del nuevo show de la compañía canadiense que, en coproducción con Argentina, estrena el próximo jueves 9 en Buenos Aires y desde mayo sale de gira por el mundo. Desde este camarín-laboratorio donde nos recibe, Jazmín hace pie en una escala altísima -e inesperada- de su desarrollo profesional.

-¿Cómo llegaste hasta acá?

-Cuando estaban armando el equipo para este espectáculo, Chantal (Tremblay), la directora creativa del Cirque du Soleil, me encontró por Internet y en mayo último recibí un mail de la productora local, Pop Art, convocándome. Fue una gran emoción. Siempre flashée con el circo pero jamás había imaginado esto.

-¿Cómo fue el trabajo que llevaste adelante hasta hoy, a pocos días del estreno?

-Impresionante. Se dio en etapas. Tuvimos varias conversaciones, conocí a Dominique (Lemieux), que es la encargada del vestuario, y a Michel (Laprise), el director. La parte creativa en sí empezó cuando me enviaron los bocetos de vestuario que hizo Dominique para que yo hiciera mi propuesta de maquillaje en base a eso.

-¿Fue similar al trabajo que solés hacer para una campaña de moda o un desfile, en el que creás un maquillaje para determinada vestimenta?

-No, este es un proceso muy diferente. En la primera etapa ya era muy fuerte el hecho de estar trabajando a distancia, con una foto y en base a una explicación de la naturaleza del show y su inspiración. Pero fue decir "ok, ¿de dónde me agarro?, estoy sola en este lado". Contraté modelos acá y fui haciendo ensayos. Fue un acercamiento teniendo en cuenta lo que sentía y veía en cada personaje. Y ahí hay una gran diferencia, este punto de partida no tiene nada que ver con la moda. Porque si bien el boceto de vestuario es el disparador visual, el concepto es hacer un make-up para roles como: "Él es la primavera", por ejemplo, o "la alegría". Entonces es un diseño que sale desde la emoción, que es muy distinto a cuando arrancás por una tendencia, una textura, un color. Por otra parte, los tiempos claramente son otros. Nosotros estamos haciendo este proceso desde hace casi un año, en moda todo es para mañana, para "ya". En una campaña o un desfile no hay tanto tiempo de profundizar en lo creativo ni de laburar realmente en equipo.

Jazmín Calcarami para el Cirque du Soleil
Jazmín Calcarami para el Cirque du Soleil Fuente: LA NACION - Crédito: Catalina Bartolomé

-Una vez creado y consensuado el maquillaje, ¿qué sigue?

-Bueno, ahí empieza otra etapa que es supernueva para mí. Hasta fin de año me dediqué al diseño y después llegó el momento de generar un paso a paso muy pero muy preciso para lograr ese make-up exacto, y luego dar clases a cada uno de los artistas para que aprenda a hacerlo. Porque para los shows cada artista se maquilla a sí mismo.

-¿Te resulta sencillo dejar tus diseños en manos no expertas en maquillaje?

-Bueno, esta es la parte de soltar. Si bien en general los artistas vienen de otros shows en los que ya se maquillaban y tienen noción, es cierto que a veces uno se queda con cierta incertidumbre de "a ver cómo lo hace.". Pero es lo interesante también. Mi trabajo tal como yo lo diseñe irá fluctuando naturalmente durante las funciones y adaptándose al uso. Yo iré siguiendo el movimiento y rechequeando. Lo bueno es que los acróbatas, son exigentes y perfeccionistas en todo lo que hacen; con el maquillaje son iguales.

-En esta instancia de capacitación de los artistas habrá aportado la experiencia en tu escuela.

-Sí, me sirvió mucho haber enseñado y también el entrenamiento que traigo de armar paso a paso de un look. Es un ida y vuelta, porque así como traigo a esta experiencia lo que fui desarrollando en moda y en educación, también me llevo a esas áreas lo que aprendo acá. Esta modalidad tan diferente a las que conocía de sistematizar un proceso puntual para que alguien que no es maquillador lo aprenda, lo estoy pensando en términos de un desfile, por ejemplo, si yo genero un paso a paso y lo enseño, se puede sistematizar algo creativo. Esto me inspira muchísimo para la escuela, me abre variantes en la metodología. Me llevo y traigo.

-¿Qué es lo fundamental que aportás vos a esta experiencia?

-Mi estilo. Como yo no vengo del circo, aporto algo de una visión distinta. Siempre el Cirque trabaja con un equipo más o menos estable de cuatro o cinco maquilladores, y ellos también se encontraron con una mirada diferente. Hay algunos conceptos invariables que son propios del género y que fui incorporando. Yo ya había hecho maquillaje en teatro y en música, pero hay algo específico del circo que se repite y tiene que ver con la lectura a la distancia, la intensidad, el color y con la necesidad de durabilidad que obliga a trabajar puntualmente para que los maquillajes resistan el sudor y las condiciones de la escena.

-¿Elegiste vos los productos que se van a usar?

No, me manejé con la línea de productos que usa siempre el Cirque du Soleil, que no la conocía y es muy buena.

-Cuando trabajás en moda, ¿cómo incorporás las tendencias a tus creaciones?

-Bueno, yo no me inspiro en las tendencias, a mí las tendencias me llegan de un modo más de inconsciente colectivo. Soy muy visual, sigo marcas, revistas, diseñadores en Instagram y estoy todo el tiempo nutriéndome de información en imágenes. Pero no examino. Yo me copo con una textura, un gloss lo uso y después veo que era tendencia. Cuando estás en sintonía, te llega.

-¿Qué cuentas seguís en Instagram?

-Revistas de moda de afuera, fotógrafos, diseñadores. Y últimamente me puse a seguir a unas drags que se maquillan de una manera increíble y es "lo" moderno.

Jazmín Calcarami para el Cirque du Soleil
Jazmín Calcarami para el Cirque du Soleil Fuente: LA NACION - Crédito: Catalina Bartolomé

-¿Cuál fue el cambio evolutivo más rotundo en maquillaje?

-La tecnología de los productos. Evolucionó hacia la naturalidad, cada vez se pueden lograr mejores resultados en la preparación de la piel sin que se note.

-¿Qué te inspira?

-Para el Cirque en particular, me inspiré muchísimo en la estética de los años 80, que es pura moda. De esa década tomé Londres, la visual de los posters, The Cure, los colores, Boy George, esos trazos de ángulos marcados tan ochentosos. Y, en general, la inspiración para todo lo que hago está en la naturaleza, en las etnias, la música. En maquillaje, además de lo que me inspira desde afuera, laburo desde el color y la textura. Hago mis mezclas para dar el color exacto que quiero, en función de la ropa y del contexto. Lo mismo para la textura. Como se trabaja sobre un cuadro.

-Sos una artista.

-Sin duda, es que el make-up es arte, como la moda. Maquillar es un recurso expresivo, tanto en una pasarela como cuando hacés un social y, bueno, mucho más en casos como éste, en un espectáculo. Hay que poder ver más allá de una cara, no trabajar de manera abstracta.

-La herencia artística familiar y la impronta musical seguramente te habrán servido mucho para este espectáculo inspirado en Soda Stereo.

-Sí, mamá era estilista y mi papá estuvo muy vinculado a este mundo, tuvo una discoteca under muy conocida en los 80 y yo crecí rodeada de un espíritu que me es familiar. Por otra parte, a Gustavo (Cerati) lo conocí, me ha tocado maquillarlo alguna vez y además una amiga mía fue su novia, así que tuve alguna relación con él. Eso es algo que hace aún más emocionante el trabajo.

-Después de esto, ¿qué?

-Todo. El año último New York Fashion Week y ahora el Cirque. Son experiencias que me dieron una proyección de trabajo afuera. Yo siempre trabaje acá con gente de afuera pero este movimiento es diferente, se trata de salir a un mundo, ver que es inmenso y sentirte afín.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.