Siete muertos en un incendio tras una pelea en la comisaría de Pergamino

Los reclusos prendieron fuego colchones y terminaron intoxicados; el desencadenante habría sido la presencia de un violador
(0)
3 de marzo de 2017  

La guardia de infantería tuvo que defender la seccional ante las protestas
La guardia de infantería tuvo que defender la seccional ante las protestas Crédito: El tiempo de Pergamino

El humo negro que salía del pulmón de la manzana donde está la comisaría cabecera de Pergamino, en el centro de esa ciudad, presagiaba lo peor. Y fue una tragedia. Siete detenidos de esa seccional murieron ayer al incendiarse el pabellón en el que estaban alojados. Otros 12 fueron rescatados del fuego, iniciado por la quema de colchones durante una pelea de presos.

La Justicia investiga las causas del siniestro que comenzó ayer a las 19. Una de las hipótesis es que la riña entre los reclusos habría derivado en un intento de motín y por eso se habrían prendido fuego los colchones. También se analiza la situación que provocó la reyerta. En ese sentido, la teoría que cobraba fuerza es la de una disputa por la presencia de un joven que la semana pasada había violado a una chica, un hecho delictivo que conmocionó a los pergaminenses.

Las víctimas fueron identificadas como Sergio Filiberto, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Franco Pizarro, John Mario Claros, Juan Carlos Cabrera y Fernando Emanuel Latorre. Claros, colombiano, iba a recibir hoy la prisión domiciliaria.

Otros tres detenidos habrían sido trasladados al hospital local por quemaduras e intoxicación con monóxido de carbono.

Tres dotaciones de bomberos controlaron las llamas, pero al apagarse el fuego la situación se volvió más compleja en la puerta de la comisaría, donde familiares de los presos esperaban noticias. Pasadas las 20.30, un oficial leyó la lista de fallecidos rodeado de gente. Comenzaron las escenas de dolor y, tras ellas, las reacciones, algunas muy violentas. Hubo agresiones a los uniformados y más incidentes; el grupo más exaltado fue dispersado con disparos de balas de goma.

La investigación quedó a cargo de Nelson Mastorchio. Una de las versiones sobre el origen de la pelea entre los reclusos apunta a la presencia en el pabellón de dos jóvenes detenidos por violación. La versión ampliaba que otros presos intentaron agredir a uno de esos detenidos, que había sido arrestado horas antes en la localidad de Arrecifes.

Ese joven, de 18 años, conocido como Pitufo, fue responsabilizado por la violación de una abogada de 26 años. La joven fue atacada en su departamento la semana pasada por dos delincuentes. Pero sólo uno de ellos habría participado del abuso sexual. El sábado se presentó uno de los ladrones, de 19 años, en la Departamental de Pergamino y confesó su participación en el asalto, pero negó haber sido autor de la violación. Trascendió que dio los detalles que permitieron capturar anteayer al otro sospechoso.

Ese detenido fue alojado en la comisaría 1» pocas horas antes del inicio de la revuelta con final trágico. Se esperaba trasladarlo en forma urgente a alguna unidad penitenciaria bonaerense para evitar incidentes, ya que el caso que había protagonizado causó una fuerte conmoción social en Pergamino.

Familiares de Fernando Latorre, desesperados al escuchar su nombre en la lista
Familiares de Fernando Latorre, desesperados al escuchar su nombre en la lista Crédito: Imagen de TV

El sospechoso de la violación estuvo en la zona incendiada de los calabozos en el momento de la pelea. Tanto él como su cómplice sobrevivieron al incendio.

Antecedentes

La tragedia en los calabozos de Pergamino tiene como antecedente inmediato las cuatro muertes ocurridas en una comisaría de Lomas del Mirador, el 14 de diciembre de 2009, cuando un grupo de detenidos inició un incendio para evitar que se descubriera un boquete que habían hecho para evadirse.

También se registró un mortal incendio el 21 de octubre de 2004 en la comisaría 1» de Quilmes. Allí fallecieron cuatro adolescentes que habían prendido fuego los colchones durante una protesta.

Otros tres presos fallecieron y 21 resultaron heridos en una seccional de Hudson, partido de Berazategui, el 3 de septiembre de 2001, cuando quisieron evitar, con la quema de colchones la llegada, de más reclusos a un pabellón que ya estaba desbordado.

En tanto que en La Plata, el 3 de enero de 2000, tres reclusos perdieron la vida y otros seis resultaron heridos en la comisaría 5», cuando los detenidos intentaron cubrir una fuga con un incendio en el sector de calabozos.

Más allá de los antecedentes de siniestros trágicos en las comisarías bonaerenses, otros dos incendios en penales argentinos conmocionaron por la magnitud de a tragedia. El 16 de octubre de 2005 murieron 33 detenidos en la cárcel bonaerense de Magdalena e igual cantidad de presos perecieron asfixiados dos años después en una prisión de Santiago del Estero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.