Pergamino: los presos confirman una pelea interna

Los sobrevivientes dieron detalles de lo sucedido; familiares hablan de asesinatos

4 de marzo de 2017  
Varios comercios sufrieron la furia de amigos y familiares de los fallecidos Crédito: Ricardo Pristupluk

PERGAMINO.- Los doce presos alojados en la comisaría 1a. de esta ciudad que lograron sobrevivir al incendio que se cobró la vida de otros siete reclusos, y que son los testigos principales de la investigación, confirmaron que todo comenzó por una pelea entre compañeros de celda.

Así lo informó a LA NACION el fiscal general de Pergamino, Daniel Gómez. El representante del Ministerio Público adelantó que los 12 sobrevivientes, que fueron trasladados a la Alcaidía Penitenciaria Junín, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), podrían ser citados nuevamente a prestar declaración testimonial.

"Las versiones que dieron los sobrevivientes es que todo comenzó con una reyerta entre dos reclusos por motivos que aún desconocemos. Los detenidos iniciaron el fuego. Murieron por asfixia ", explicó el fiscal general Gómez, que también informó que separó de la investigación a la policía bonaerense.

Fuentes de la fuerza de seguridad ense pusieron nombre y apellido a las dos personas que habrían protagonizado la pelea: Juan José Cabrera, alias "Noni" y Alan Córdoba. Según los informantes ambos detenidos tenían problemas personales.

También fue difundido un audio de WhatsApp que un detenido le mandó a un familiar donde da a entender que Cabrera fue quien habría comenzado con el fuego.

"Haceme un favor que está del otro lado, no está acá con población. Ahí puso un par de colchones y quiere prender fuego los colchones. Nos va a hacer matar a todos este loquito", dice el detenido en el audio, para luego pedirle al destinatario que le consiga el teléfono de algún allegado de Cabrera para que lo vaya a calmar.

"¿No tenés algún número vos, de algún familiar o de la mamá de la nena de él? Fijate si me la podés rescatar así yo llamo", termina el audio al que tuvo acceso LA NACION.

Cabrera, de 24 años, según los informantes, "era uno de los reclusos con mayores antecedentes y sindicado como el adversario de Córdoba en la pelea". Estaba alojado en la comisaría 1a. de Pergamino desde el día anterior a la tragedia por un caso de lesiones culposas y encubrimiento.

Pero había estado detenido desde noviembre de 2009 hasta noviembre del año pasado. "Era un preso con graves, reiterados y numerosos problemas de conducta. Por ese motivo, estuvo a alojado en siete unidades penitenciarias distintas", sostuvo un informante.

La investigación está a cargo del fiscal de Pergamino Nelson Mastorchio, que ayer hizo una recorrida por la seccional de la tragedia y se reunió con familiares de las víctimas. El representante del Ministerio Público espera que hoy le sean remitidos desde el Instituto de InvestigaciónCriminal y Ciencias Forenses Norte, situado en Junín, los resultados de las autopsias.

Otra versión

El dolor de los familiares de Federico Perrotta, una de las víctimas Crédito: Ricardo Pristupluk

Los familiares de los fallecidos no creen en la versión oficial. Daiana, hermana de Federico Perrotta, una de las víctimas, denunció que los presos fueron asesinados y después quemados para borrar pruebas. También aseguraron que se tardó mucho en llamar a los bomberos para que rescataran a las víctimas. "Mi hermano estaba todo apuñalado. Ellos no merecían la muerte que tuvieron", dijo.

Para sostener la afirmación, los familiares de las víctimas difundieron en los medios de comunicación mensajes de textos enviados por las víctimas pocos minutos antes de que comenzara el fuego.

"Mamá vení rápido que nos matan la policía [sic]", fue uno de los mensajes que recibió Flavia Gradiche, madre de Alan Córdoba.

El abogado de Córdoba, Néstor Líber Álvarez, sostuvo que los presos fueron reprimidos por la policía antes del incendio que provocó siete muertos y no descartó un intento de desestabilización por parte de la fuerza.

"Lo que ocurrió no es una casualidad, es la consecuencia directa y totalmente previsible de una política criminal y de seguridad centrada en el encarcelamiento que presiona sobre un sistema penitenciario en crisis crónica por el hacinamiento y la violencia", sostuvo en un comunicado de prensa el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

La Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense desafectó de sus funciones al oficial de servicio, subayudante Alexis Eva, y al imaginaria a cargo de los calabozos, sargento César Carrizo, quienes estaban de guardia en el momento del incendio. También se investiga a la policía por permitir que los presos tengan teléfonos celulares.

TEMAS EN ESTA NOTA