Vidrieras rotas en una noche de furia

Fueron atacados los comercios más cercanos a la comisaría
(0)
4 de marzo de 2017  

PERGAMINO (De un enviado especial).- Bernardo Cuesta estaba en su casa después de un día intenso de trabajo cuando alguien lo llamó para avisarle que la vidriera de su negocio de venta de ropa había sido atacada a pedradas por manifestantes que protestaban por el incendio en la comisaría 1° de esta ciudad, que provocó la muerte de siete presos. Incluso hubo saqueos en algunos de esos locales afectados.

"Apenas me avisaron, salí corriendo para el negocio. Llegué antes de que se robaran la mayoría de la ropa", sostuvo a LA NACION Cuesta, que tiene su local comercial a tan sólo 20 metros de la comisaría 1°. El costo para reparar la vidriera es superior a los 20.000 pesos. El comerciante tuvo que pasar anteanoche varias horas en su negocio para cuidar su mercadería.

Otros locales atacados fueron el bar Wallace y los de venta de ropa Mujeres y Modas Charles.

"Es la primera vez que pasa algo así en Pergamino. Por suerte se largó a llover y la situación se calmó", sostuvo Silvina Capomaggi, del local Mujeres.

Capomaggi había cerrado su negocio apenas se conoció la noticia del trágico incendio. Pero tuvo que volver cuando le avisaron de los desmanes y de los cascotes que destrozaron parte de su vidriera. "Cuando llegué ya se habían robado la ropa de la vidriera que rompieron", dijo la mujer.

A pocos metros de esa damnificada, Vanesa -del local Modas Charles- contó que si bien el local fue atacado a pedradas no llegaron a robar. "El negocio estaba cerrado, pero cuando comenzaron a romper la vidriera todavía estaba mi familia que alcanzó a impedir que se llevaran las cosas", relató la comerciante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.