WikiLeaks ofrece ayuda a las firmas tecnológicas bajo la lupa de la CIA

Assange prometió trabajar con las empresas para blindar sus teléfonos y computadoras contra las escuchas
(0)
10 de marzo de 2017  

WASHINGTON.- Después de haber crispado una vez más los nervios de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, el hacker australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks, declaró ayer que su compañía de filtraciones informáticas quiere ayudar a que las empresas de tecnología se blinden contra el espionaje al que han estado sometidas por la CIA.

El anuncio de Assange siguió a la publicación el día anterior de 9000 documentos de la CIA, que revelaban que la agencia norteamericana y el servicio de seguridad británico MI5 desarrollaron programas para infiltrar los televisores inteligentes de Samsung o los celulares iPhone, entre otros sistemas, para convertirlos en dispositivos de escucha que les permitan espiar a sus usuarios.

Esa revelación explosiva no reveló sin embargo los programas completos que serían necesarios para intervenir teléfonos, computadoras y televisores conectados a Internet, para lo cual Assange prometió trabajar codo a codo con las firmas privadas que lo necesiten.

"Teniendo en cuenta la que consideramos como mejor manera de proceder y tras escuchar las llamadas de algunos fabricantes, hemos decidido trabajar con ellos para darles acceso exclusivo a la suma de detalles técnicos que tenemos para que puedan desarrollarse y activarse arreglos para que la gente pueda estar segura", dijo Assange, que brindó una conferencia de prensa online desde la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra asilado. Por ahora, las empresas afectadas, como Google o Apple, no afirmaron si aceptarán el ofrecimiento.

El vocero de la CIA, Jonathan Liu, respondió que el hacker australiano "no es exactamente un bastión de la verdad y la integridad". "Pese a los esfuerzos de Assange y su gente", agregó Liu, "la CIA sigue recopilando de forma activa información de inteligencia en el exterior para proteger a Estados Unidos de los terroristas, países hostiles y otros adversarios".

La CIA también acusó a WikiLeaks de ayudar a los enemigos del país. En coincidencia con la polémica que se desató por los ciberdocumentos, uno de esos adversarios en temas de ciberespionaje, China, acusó ayer a Washington de "robar secretos" de sus compañías de tecnología. "Instamos a Estados Unidos a dejar de escuchar, monitorear, robar secretos y hackear Internet contra China y otros países", denunció el vocero de la cancillería del gigante asiático, Geng Shuang.

Al mismo tiempo, fiscales federales de Alemania iniciaron una investigación sobre las alegaciones derivadas de WikiLeaks acerca de que la CIA operaba un centro de hackers en el consulado de Estados Unidos en Fráncfort.

Durante la conferencia de prensa en Londres, Assange golpeó bajo la línea de flotación del orgullo de la CIA, al subrayar la "incompetencia devastadora" de la agencia de espionaje por el desmanejo de la seguridad de los documentos. Desmanejos que le permitieron a él, y le pueden permitir a cualquiera con la habilidad suficiente, acceder a sus archivos. "Es un acto de incompetencia devastadora haber creado tal arsenal (de material secreto) y haberlo almacenado todo en un solo sitio. La CIA ha perdido el control de su arsenal de armas cibernéticas, ahora pueden estar en manos de cualquiera", dijo el australiano.

Casi al mismo tiempo, el presidente norteamericano, Donald Trump, coincidía de alguna manera con el hacker australiano, al señalar que los sistemas de la CIA están fuera de forma.

"El presidente está muy preocupado por la publicación de informaciones confidenciales que debilitan nuestra seguridad nacional", declaró el vocero presidencial, Sean Spicer. "Él piensa que los sistemas de la CIA son obsoletos y deben ser modernizados", subrayó.

Trump tiene su propio historial controvertido sobre la piratería informática. Durante la parte más álgida de la campaña electoral, se vio beneficiado por una filtración de e-mails del Partido Demócrata en WikiLeaks que dejaban mal parada a su rival Hillary Clinton. Las autoridades sospechan que los responsables de esas revelaciones fueron hackers a las órdenes de los rusos, con quienes Trump y su entorno mantienen vínculos, como mínimo, poco claros.

Agencias DPA, AFP, ANSA y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.