'SEP7IMO DIA-no descansaré': el espectáculo de Cirque du Soleil desde adentro

El vestuario ochentoso se destaca en el grupo de los acróbatas
El vestuario ochentoso se destaca en el grupo de los acróbatas
Artistas de una destreza increíble, un vestuario de alto voltaje y la eterna voz de Gustavo Cerati te llevan a vivir desde el campo del Movistar Zoom Zone una “experiencia inmersiva”.
(0)
15 de marzo de 2017  • 00:01

El estreno del show más esperado del año, SEP7IMO DIA-no descansaré, el homenaje que Cirque du Soleil creó basado en la obra de Soda Stereo, convirtió al Luna Park en un espacio muy particular. Las principales figuras de la escena de la música, el periodismo y la moda estuvieron en el estreno mundial de esta tan prometedora fusión entre la banda nacional y el circo de la compañía canadiense.

Como era de esperarse, los más buscados de la noche fueron Zeta Bosio y Charly Alberti que esta vez, estuvieron entre el público. "Es la primera vez que vamos a poder disfrutar de nuestra música y de las imágenes de nuestro universo desde abajo del escenario. Es raro, sí, pero también es lindo", reflexionó Zeta desde el vip que se armó en la esquina de Lavalle y Bouchard, antes de ingresar. “De todas formas”, agregó, “yo personalmente siento que todo esto que se está viviendo será parte del legado de Soda, no es algo separado a la banda, es otro hito”.

A la hora de disfrutar del show, la mayoría de las personalidades invitadas, con enorme lista de recitales en su haber, como Lalo Mir, Bobby Flores, Dante Spinetta y Fernando Ruíz Díaz, coincidieron en que el Movistar Zoom Zone, un sector especial que remite al campo en los recitales y que por primera vez en la historia de Cirque du Soleil se incorpora en su espectáculo, es la mejor ubicación para ver y vivir todo el espectáculo. En la función previa al estreno, mil clientes de Movistar, pudieron disfrutar del "SEP7IMO DIA" antes que nadie.

El mágico momento de "Hombre al agua"
El mágico momento de "Hombre al agua"

El Movistar Zoom Zone resulta clave para apreciar, no solo los 35 artistas que hacen a la compañía, sino también el escenario itinerante, siempre cambiante, que se va planteando durante la hora y media que dura el espectáculo. Ruedas cubiertas de pantallas digitales, plataformas con leds y artefactos indefinibles sobre los cuales se desplegaron destrezas insólitas, fueron solo algunos de los elementos que emergieron entre quienes accedieron a ver el show desde ese lugar. El cúmulo de estímulos es lo que los directores del show, Michel Laprise, y Chantal Tremblay, definen como “una experiencia inmersiva”.

Entre los números más sorprendentes se encontraron el contorsionismo de una de las artistas más impresionantes del elenco dentro de una enorme flor de metal que evoca a la Floralis Genérica que está sobre la avenida Figueroa Alcorta para el tema “En remolinos” y el asombroso baile de una sirena dentro de una pecera para “Hombre al agua”. Por último. no fueron pocos los que se emocionaron con el surgimiento de “fogones” digitales en el medio del Movistar Zoom Zone, alrededor del cual el público se sentó en el suelo para cantar “Té para tres”.

SEP7IMO DIA se presentará en Buenos Aires hasta el 14 de mayo y es la primera vez que el Cirque du Soleil toma como modelo la colaboración creativa con una banda latinoaméricana. La compañía canadiense ya había aplicado este esquema con The Beatles y Michael Jackson, cuyos espectáculos se presentan actualmente en Las Vegas. SEP7IMO DIA vendió más de 300 mil entradas en Argentina y un total de 500 mil en Latinoamérica, antes de su debut. Luego de su paso en Buenos Aires, hasta el 14 de mayo, el espectáculo llegará a Córdoba y continuará su gira por América Latina, que incluye a las ciudades de Lima, en Perú, Santiago, en Chile, Bogotá, en Colombia, y D.F, Guadalajara y Monterrey, en México.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?