Ben Affleck y las dificultades de vivir frente al ojo del público

El actor y director se trató por sus problemas con el alcohol
El actor y director se trató por sus problemas con el alcohol
El actor y director acaba de anunciar que hizo un tratamiento por su adicción al alcohol, un problema que ya otras veces perjudicó su exitosa carrera artística
Natalia Trzenko
(0)
16 de marzo de 2017  • 14:00

"Siempre tuve ideas muy arraigadas sobre mis valores y la dirección en la que quería llevar mi vida pero luego me topé con esto de ser famoso y eso me sacó totalmente de mi eje y estuve girando en falso por unos años. Cuando sos un hombre joven de veintipico parte de tu vida es cometer errores y aprender de ellos. En mi caso, los cometí en frente de todos en vez de en privado". Así recordaba Ben Affleck sus primeros años como uno de los objetivos favoritos de los paparazzi de Hollywood. La frase, incluida en un reportaje del diario británico The Guardian con el director y actor realizada a principios de año, ahora que Affleck reveló haberse sometido a un nuevo tratamiento de rehabilitación por su adicción al alcohol, explica mucho sobre el pasado y el presente de una de las estrellas más solicitadas del mundo del cine.

Affleck en una escena de En busca del destino
Affleck en una escena de En busca del destino

Aunque ahora cueste imaginarlo antes de ganar el Oscar como guionista de En busca del destino, a los 25 años –la persona más joven en conseguir la estatuilla en esa categoría–, Affleck era un actor desocupado que solía conseguir pequeños papeles de villanos y bravucones que en nada reflejaban su inteligencia e intereses intelectuales. Esa etapa se terminó en el momento en que se transformó en un ganador del Oscar y también la posibilidad de lidiar con su vida privada fuera del ojo del público. Jóvenes, exitosos y solteros, Affleck y su amigo y socio Matt Damon eran los muchachos maravilla de Hollywood, sus apariciones causaban conmoción en Los Ángeles y sus fotos se vendían como pan caliente. Claro que si Damon siempre mantuvo una estricta separación entre sus asuntos personales y su carrera profesional, Affleck nunca logró mantener esa división.

Lopez y Affleck cuando eran la pareja más fotografiada de Hollywood
Lopez y Affleck cuando eran la pareja más fotografiada de Hollywood

Sus romances con Gwyneth Paltrow y Jennifer Lopez fascinaban al público y a las publicaciones chismosas que querían conocer cada detalle de su ruptura con la princesa rubia de Hollywood y que desesperaban por obtener hasta la mínima información de compromiso con J.Lo. En aquellos tiempos, hacia 2002, cuando se hablaba de ese romance y el anillo de tres millones de dólares que Affleck había puesto en el dedo de Lopez, él parecía ya acostumbrado a la atención que recibía cada cosa que hacía.

Affleck y Lopez en la fallida Gigli
Affleck y Lopez en la fallida Gigli

De hecho, el año anterior, en 2001 se había internado voluntariamente en un clínica de rehabilitación en Malibú para tratar sus problemas con el alcohol, una decisión que nunca ocultó y que, por el contrario, discutió cada vez que pudo incluso relatando las dificultades de crecer con un padre alcohólico. Y, en realidad, su carrera parecía no sufrir demasiado los embates de su movida vida personal. Si sus películas no eran éxitos de taquilla tampoco eran fracasos estrepitosos. Hasta que llegó Gigli, el film que protagonizó con su entonces prometida que resultó un desastre en la taquilla y de crítica y anticipó el final de la pareja. En ese momento, además de sus problemas con la bebida se hablaba de una adicción al juego que el actor nunca reconoció.

Affleck y ]ennifer Garner
Affleck y ]ennifer Garner

Con el tiempo y su matrimonio con Jennifer Garner parecía que la vida privada de Affleck empezaba a ordenarse aunque los paparazzi insistieran con seguirlo –y a su familia– a sol y sombra. Sin embargo, él pudo finalmente empezar a canalizar su inteligencia y años de aprendizaje en la industria del cine con su primer película como director, Desapareció una noche, notable debut que protagonizó su hermano Casey . El reconocimiento como realizador y su carisma como entrevistado consiguieron que después de años de turbulencia, la mayoría se concentrara en su futuro como talento detrás de las cámaras. Algo que confirmó con Argo, su tercer film –el segundo fue el logrado Atracción peligrosa– que quince años después le reportó su segundo Oscar, aunque esta vez fue en el rubro de mejor película.

El actor en una escena de Batman vs Superman
El actor en una escena de Batman vs Superman

Todo indicaba entonces que Affleck, gracias a todos los laureles logrados por su profesión y una vida familiar feliz que incluía sus tres hijos con Garner, estaba cada vez más lejos de su conflictivo pasado. Sin embargo, las luces volvieron a enfocarlo cuando aceptó interpretar a Batman en Batman v Superman: El origen de la justicia, una decisión a la que inicialmente se opusieron los fanáticos del personaje. Shockeado primero por la virulencia de la respuesta de los fans y tranquilo luego cuando comenzó a filmar la película que dirigió Zack Snyder, la paz de Affleck no duró mucho. Las críticas al film y a su interpretación fueron bastante negativas y llegaron pocos meses después de que anunciara su separación de Garner en medio de rumores de infidelidades y una recaída en el alcoholismo.

Affleck en una escena de Vivir de noche
Affleck en una escena de Vivir de noche

Con inédita discreción para él, Affleck logró mantener su separación en privado y siguió trabajando tanto en su cuarto film como director, Vivir de noche, como en la preproducción de The Batman, la película dedicada al caballero oscuro que protagonizaría y dirigiría. Sin embargo, a comienzos de este año, cuando Vivir de noche decepcionó a los críticos y tuvo escasa repercusión de público llegó el anuncio de que finalmente no se haría cargo de la realización de la película del hombre murciélago. “Hay personajes que tienen un lugar especial en el corazón de millones de personas. Interpretar este papel demanda concentración, pasión y la mejor actuación que pueda dar. Se hizo evidente que no puedo ocuparme de los dos roles en el nivel que ambos requieren. Junto al estudio decidimos encontrar un director que pueda colaborar conmigo en este emprendimiento gigantesco. Sigo extremadamente comprometido con este proyecto y estoy ansioso por llevarlo a cabo para los fanáticos alrededor del mundo”, anunció Affleck a finales de enero. Y si en ese momento la decisión de dar un paso al costado como director se atribuía a ciertos desacuerdos con el estudio por el guión de la película, ahora la industria y los fans no pueden separar aquel anuncio que realizó esta semana. Una vez más, las vida íntima y profesional de Affleck parecen estar inevitablemente fusionadas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?