El orgullo cubano, bajo la "Ley de la Misericordia": el golpe de nocaut tras la derrota más humillante en el béisbol

El equipo cubano sufrió un nocaut
El equipo cubano sufrió un nocaut Fuente: AP
En el IV Clásico Mundial, un equipo amateur de la isla quedó eliminado ante Holanda tras caer por 14-1; el partido se terminó antes de tiempo y sufrió lo que se conoce dentro de la disciplina un nocaut
(0)
16 de marzo de 2017  • 07:49

TOKIO.- Fue un golpe para el orgullo de Cuba. El estandarte deportivo de un país, el béisbol, quedó nocaut. El prestigio de sus "peloteros" siempre fue algo que se tomó muy seriamente en la isla. Y la categoría de sus jugadores más allá de la distancia que históricamente tomaron del profesionalismo, nunca estuvo en duda. Porque es así, Cuba sigue siendo el único país en el World Baseball Classic (el Mundial del béisbol), que es completamente amateur. Se resiste a utilizar a sus grandes estrellas, que juegan en las grandes Ligas, en la MLB de los Estados Unidos.

Pero esta vez la distancia fue enorme. Los fanáticos cubanos están desacostumbrados a resultados así: perdieron 14-1 con Holanda. El peor resultado de la historia de la competencia. Y esa diferencia en el béisbol es considerada humillante. Tanto que al tener más de 10 carreras de diferencia al llegar al séptimo inning, el partido se suspende. Cuando eso pasa se lo denomina nocaut. En la séptima entrada del IV Clásico Mundial, los jugadores cubanos debieron abandonar la cancha tras padecer el resultado más abultado de la historia de la competencia.

Este es el segundo nocaut que recibe Cuba en un Clásico, luego del que sufrió ante Puerto Rico (12-2 en 2006).

Fue, además, la sexta derrota de Cuba ante Holanda desde 2000 en ocho partidos en duelos oficiales. Holanda no tiene un gran desarrollo en este deporte. De hecho, su equipo está conformado por jugadores nacidos en las Antillas, Curazao y Aruba. Hasta nacionalizó a algún jugador dominicano. Ese grupo de jugadores estuvo incluso a punto de sacar a Cuba en el quinto inning, en lo que se considera un súper nocaut (15 o más carreras en cinco entradas), ya que al finalizar la cuarta entrada estaban arriba por 12-0.

¿Podría Cuba tener un equipo más sólido? Por supuesto. Eso ocurriría si utilizara a astros como José Dariel Abreu (Chicago White Sox), Yasiel Puig (Los Angeles Dodgers), Adeiny Hechavarría (Miami Marlins), Alexei Ramírez (Tampa Bay Rays), Odrisamer Despaigne (Miami Marlins) o Yoenis Céspedes (New York Mets). Pero por cuestiones ideológicas, prefiere seguir negando el ingreso de profesionales en sus seleccionados.

Para comprender mejor de qué se trata este golpe para el orgullo de Cuba, sólo hace falta leer la conclusión del periodista, Jorge Ebro, en el Nuevo Herald, que asegura que no se merece el equipo de su país quedar bajo lo que se conoce en el softbol, la Ley de la Misericordia (se termina un juego antes de su tiempo regular cuando hay una diferencia de 20 carreras). Dentro de esa idea, Ebro, escribió: "No queda más, entonces, que a esperar dentro de cuatro años a ver si finalmente se logra el equipo de los mejores con los mejores y sin los mediocres, sin geografía ni política, sin libertades falsas ni pronunciamientos palaciegos. Porque este Clásico del 2017 debe servir de recuerdo de algo que jamás debiera ocurrir en el futuro. Ley de la Misericordia, ¿no? Tremendo nocaut y terrible humillación".

El resumen de la terrible caída de Cuba

Fuente: AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.