Toto Castiñeiras, de gira mágica por su propia ciudad

Luego de su experiencia en Quidam, el director, clown y actor es el protagonista de un logrado cuadro de Séptimo día, del Cirque du Soleil
Alejandro Cruz
(0)
17 de marzo de 2017  

Cualquiera de las miles de personas que ya vieron Séptimo día / No descansaré, el espectáculo del Cirque du Soleil + Soda Stereo, seguramente habrá reparado en el cuadro "Sobredosis de TV" en el que su protagonista, Toto Castiñeiras, se mueve en un espacio cambiante que se expande y transforma todo el tiempo. En esos minutos se conjuga con suma habilidad la actuación, un complejo dispositivo tecnológico, el video, la música y las referencias históricas a los inicios de la banda liderada por Gustavo Cerati.

Junto al acróbata Nico Busso y la malabarista Florencia Aracama, Toto es la pata argentina de esta troup internacional. Toto es un viejo conocido del Cirque: durante años fue el clown de Quidam. Pero su mundo creativo no termina en una carpa: hasta diciembre, por ejemplo, fue parte del elenco de Otelo, la puesta de Martín Flores Cárdenas sobre el clásico de Shakespeare. Como director y autor, los viernes, a las 23, presenta Gurisa, en El Portón de Sánchez, y el mes próximo repone como director Las de Barranco, en Querida Elena. ¿La máquina Toto en plan no descansaré? Puede ser.

Toto por Toto, en un camarín del Luna Park
Toto por Toto, en un camarín del Luna Park Crédito: Toto Castiñeiras

Horas antes de una de las funciones en el Luna Park repasa sus idas y venidas del Cirque: "Fueron once años viajando con Quidam. Me fui de la compañía y volví. Me gusta pensar que me llaman, que vuelvo, pero que no termino de ser parte de la compañía. Me bajé con la idea de trabajar acá, en Buenos Aires, que es lo que hice. Quería quedarme en la ciudad, instalarme".

Pero no (o sí). Hace cosa de un año, Michel Laprise, el director de Séptimo día, lo llamó para que se sumara al elenco. Entonces volvió el Cirque. "Acepté porque ya me había llamado para dos de sus espectáculos anteriores y yo no había podido. Michel es una persona muy especial por la forma en que plantea el trabajo. Por otro lado, claro, era Soda Stereo que, aunque no sea una de mis bandas favoritas, forma parte de mi vida. Era una conjunción especial que se trate de un montaje de Michel, Soda y mi propia historia."

Para su número en Séptimo día le dieron una canción, una temática y un dispositivo técnico desconocido, nuevo para lo que venía haciendo. "Fue un proceso intenso -reconoce-. Hasta un mes antes de estrenar realmente no tenía la rutina. Con la ayuda de Michel, y cambiando el concepto de la rutina, pude darle forma a algo realmente novedoso y cercano a mi realidad de cuerpo de hoy."

-Y ahora, ¿cómo es esto de estar de gira en tu propia ciudad?

-Es tener todo el soporte Cirque, pero terminado los ensayos o las funciones, todas las noches me tomo un vino en mi casa y no en un hotel. Es ideal, aunque un tanto raro porque es como ser un extranjero en Buenos Aires. A partir del estreno viajaremos con este espectáculo hasta que me aburra, como me pasó con Quidam.

-Siendo uno de los tres argentos de Séptimo día, ¿te tomaron como referente en el proceso de ensayo?

-Totalmente. Igual era imposible no hacer una devolución de lo que estaban interpretando sobre una canción y lo que uno sabía sobre esa canción. Hubo varios ensayos en los que les daban cierto sentido a alguna letra que nosotros no coincidíamos. En el espectáculo hay muchos rusos, el coreógrafo lo es, y ellos pretendían arengar al público apelando a un tipo de movimiento un tanto raro para nosotros. Lo bueno es que aceptaron toda sugerencia. Hubo una buena escucha.

Durante la semana, Toto Castiñeiras actúa para los 9 mil espectadores que llenan el Luna Park. Pero su otro ojo está pendiente de lo que sucede con Gurisa, su elogiado espectáculo, en una sala que no supera las 200 localidades.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.