La imaginación en otoño: original y atemporal

Javier Arroyuelo
Javier Arroyuelo LA NACION
(0)
19 de marzo de 2017  

Sin distinción de género, este otoño queremos, y veremos, prendas generosamente amplias y placenteras, ponchos y capas en particular, en conjunción con formatos básicos clásicos, como las calzas y T-shirts que funcionan como segunda piel. Es la fórmula, un mix de lirismo y de funcionalidad, elegida hoy para franquear la aventura urbana, escabullirse en el verde, y soñarse en el día a día. Mucho de ese vestuario poético y actual tendrá la impronta inconfundible de Quier.

Quier es un emprendimiento de moda proyectado y conducido con gran brío creativo por Silvia Querede y Noelí Gómez. Constituiría, en cualquier país del mundo, una experiencia decididamente singular. Pero es una genuina rareza en la Argentina de hoy, donde a los escasos incentivos que, en general, reciben las iniciativas inusuales, se suma ahora la gran incertidumbre económica que afecta de lleno a la industria de la moda a todos sus niveles.

Sin embargo, desde hace siete años esta dupla de autoras de moda rosarinas ha sabido armar un modelo propio de diseño y producción múltiple, desarrollado según el compromiso ético y las cadencias a medida humana en las que ellas creen. Expresión de un nuevo humanismo, estos factores, en conjunción con el proyecto estético moderno de la marca, atraen, dentro y fuera de la Argentina, un público en busca de originalidad duradera.

“Aunque la tarea cotidiana y la coyuntura nos mantengan sobresaltadas –dicen por mail–, la decisión es desacelerar, reducir el apremio del calendario impuestos por el sistema de la moda.” Lo cual, felizmente, no impide que el otoño 2017 de Quier aparezca muy poblado de proposiciones.

Está ante todo la colección de piezas únicas, llamada Otro, que Quier presenta como un proyecto conceptual. Aparece como definitoria, en cuanto expresa una constante estética de la marca, y también como definitiva, porque aborda un tema potente en términos de moda: nada menos que esa verdadera declaración de principios que es el total black, el negro propagado de la cabeza a los pies. Aquí, son sacos, vestidos, chalecos, pantalones, ponchos, capas, en materias francas, netas, como el terciopelo, el neoprene, la lana, el cuero; un conjunto fuerte y a la vez fluido, que pide ser portado con temperamento, con el empujón de una personalidad propia.

Dos nuevas líneas, más accesibles, acercarán este otoño la nitidez gráfica y el savoir-faire de Quier a un público más extendido. Asumiendo como punto de referencia técnicas de la tradición textil japonesa, la colección Roll juega con la idea de ductilidad: la panoplia unisex y talle único de prendas reversibles que la componen –poncho, túnica, capa, chaleco, saco– se transforman en objetos utilitarios, como un tatami para yoga –o mi sugerencia, una manta de amparo, una burbuja de siesta o de viaje toda tuya.

Por otro lado, en abril, Quier propondrá, en cocreación con una fotógrafa y una diseñadora, una colección concisa de básicos –vestidos, remeras y pantalones en jersey de algodón orgánico con estampas. Los materiales entendidos como vehículo de expresión y los emprendimientos en colaboración son puntos fijos de la identidad de la marca.

La sustentabilidad es otro de sus preceptos. Ejemplar de la manera en la que Querede y Gómez la ejercen es el Qosturero Quier, un servicio ofrecido durante dos meses al año a sus clientes y a quienes buscan prolongar la vida útil de toda prenda. Es una postura radical en nuestra edad del frenesí consumista, que da una idea clara de la distancia que mantiene Quier con respecto a los modos de funcionamiento establecidos. Lejos de la barahúnda de las tendencias y de la moda en red, sus creaciones, que son pensamientos, están hechas para perdurar, para acompañar y vestir vidas, en armonía con el paso sosegado de las estaciones.

El autor ha colaborado en Vogue Paris, Vogue Italia, L'Uomo Vogue, Vanity Fair y Andy Warhol's Interview Magazine, entre otras revistas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?