Miss Bolivia - ‘Pantera’

Miss Bolivia
Miss Bolivia
Sony - Dos estrellas y media
Lucas Garófalo
(0)
21 de marzo de 2017  • 11:18

Así como Leo García puede editar –con días de diferencia– un tema junto al youtuber Marito Baracus y un disco en colaboración con el prócer del rock nacional Litto Nebbia, Paz Ferreyra intenta conjugar entretenimiento liviano y contenido de autor. Lo más sofisticado de Pantera está en el comienzo. “Soy” es una balada de guitarras españolas virada al son cubano, con vientos de Hugo Lobo, percusión de Andrea Alvarez y la voz de Liliana Herrero; y “En el mar” modifica un poco la fórmula con programaciones, el piano de Lito Vitale y la voz de Ale Sergi. En el otro extremo, “Haciendo Lío” acumula lugares comunes para referirse a Messi y parece diseñado exclusivamente para musicalizar clips de goles de “La Pulga” en programas deportivos. “Wachas” es casi un calco de “Bailan rochas y chetas”, el tema de Nene Malo, con un pequeño twist en el latiguillo (“Para las caretas/Para las borrachas”); y “Cagón”... parece un tema de Los Sultanes. Casi todas las canciones bajan línea feminista (el disco incluye un monólogo de la periodista Marta Dillon y otro de la artista trans Susy Shock), pero ninguno ejemplifica mejor esa búsqueda de bajar el contenido social al terreno popular como el cover de “Gente que no”, el himno combativo de Todos Tus Muertos, que acá queda reducido a una versión MIDI para karaoke. Cuando Ferreyra no pierde el equilibrio, el disco crece, como en “El paso”, un tema con cadencia de cancha que remite tanto a “Manuel Santillán, el león” de LFC como a las producciones de cumbia electrónica de El Chávez, con una letra que hace explícito el deseo de Miss Bolivia: “Lo bailan los obreros/Lo bailan los gerentes/Lo baila el ingeniero/Lo baila el indigente”.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.