Suscriptor digital

Leonardo Saggese: apasionado por el escenario, interesado en la incomunicación

comparte su trabajo de actor con el de director en la obra Intrusión, con su grupo Catárticos
Carlos Pacheco
(0)
23 de marzo de 2017  

Leonardo Saggese
Leonardo Saggese

Una obra, Salsipuedes, lo dio a conocer en Buenos Aires a mediados de la década del 90. La experiencia se llevó a cabo en un pequeño ámbito de la Escuela Municipal de Arte Dramático. Allí compartió el escenario con José María Muscari. La dirección estuvo a cargo de Ciro Zorzoli. Desde entonces el actor, docente y director Leonardo Saggese ha desarrollado una carrera muy destacada tanto en salas oficiales como alternativas. En 2013 creó una compañía, Catárticos, y con ella desarrolla proyectos muy personales que le permiten poner en juego un rol que adoptó casi por necesidad, el de director.

"Eso llega un poco de la mano de la docencia -explica-. A partir de conducir unos talleres de interpretación se fue afianzando la tarea con mi grupo. Estoy tan atravesado por la actuación que a veces me cuesta abrirme hacia otros campos. En esta ciudad hay tantas cosas y tan buenas que me cuesta encontrar qué quiero decir, explicar por qué lo hago de determinada manera. A la dirección la ejerzo como un ejercicio. Intento generar un puente entre lo pedagógico y lo profesional desde la experiencia que adquirí como actor."

Saggese es uno de los intérpretes más calificados de su generación. Además de Zorzoli lo dirigieron creadores muy reconocidos como Laura Yusem ( La malasangre), Daniel Veronese ( Teatro para pájaros), Villanueva Cosse ( Luces de Bohemia), Javier Daulte ( Macbeth). Y nunca dejó de lado compartir la tarea con creadores de su generación como Muscari ( Grasa), Joaquín Bonet ( Esa no fue la intención, Buena química) o Silvio Lang ( Querido Ibsen, soy Nora).

"Siempre tuve la suerte de cruzarme con gente que me dejó una enseñanza, me marcó", comenta con mucha sencillez el actor a quien también en los últimos años se lo pudo ver en la serie La casa del mar (OnDirecTV) o en el film Testigo íntimo, dirección de Santiago Fernández Calvete.

Su interés por el teatro comenzó en la niñez. A un tío suyo le interesaba mucho la radio, el cine y también el teatro. Saggese cree que a él le hubiera gustado ser actor, pero no lo dejaron. En los años 70 lo llevó al San Martín a ver El estrafalario mundo de Mario, de Mario Camarano, y hasta hoy recuerda con mucha felicidad aquella experiencia que se representaba en la Sala Casacuberta. Fue tan determinante que recuerda que la única vez que se hizo la rabona en la escuela secundaria fue cuando decidió ser actor y se escapó de clase para averiguar cuáles eran los requisitos que debía cumplir para ingresar al Conservatorio Nacional o a la Escuela Municipal de Arte Dramático. En esta última su desempeño fue tan bueno que obtuvo la beca Familia Podestá, destinada a los mejores promedios.

En el último año un proyecto de dirección ocupó parte del tiempo de este creador. La puesta en escena de Intrusión, del dramaturgo francés Frédéric Sonntag, que el próximo jueves dará a conocer en el Teatro del Abasto. Es un material que conoció en 2010 cuando se realizó en Buenos Aires un ciclo de teatro semimontado denominado Dramaturgias cruzadas. La pieza fue entonces dirigida por Joaquín Bonet y él fue uno de sus intérpretes. "Recuerdo que en aquel momento trabajamos mucho -cuenta-. Llegamos a un muy buen puerto, pero sólo hicimos dos funciones en el Callejón de los Deseos. Con mi grupo Catárticos quería trabajar algo coral y recordé esta pieza. Lo interesante es que me olvidé casi completamente lo que hice en su momento. Ahora abordé la obra desde otro lugar y la redescubrí. Es un texto para actores. Son cinco personajes que deben estar en carne viva, de lo contrario la historia no sucede." Intrusión está interpretada por Johann Aravena, Leandro Lombardi, Clara Pino, Matías Rossomando y Grabriela Seminara.

La trama muestra a dos matrimonios amigos que salen de vacaciones. Comparten una casa en la que inesperadamente aparece una niña que no habla, nadie entiende porque está allí. Sin embargo, ella logra modificar la conducta de los cuatro protagonistas. "Me interesa trabajar el tema de la incomunicación -comenta Leonardo Saggese-. Qué sucede con una persona cuando no está de acuerdo con otra. Cuando se empiezan a generar distintas reacciones y comienza a verse un costado diferente de cada individuo. Ahí aparece otro yo impensado. Es un tema muy atractivo para este momento en el que cuesta mucho, a veces, comprender la mirada del otro, aceptarla. Tan sólo porque es diferente a la de uno. Tratar de imponer la verdad absoluta sobre algo resulta un ejercicio diario y hasta en cuestiones pequeñas. Esta obra pone eso en juego todo el tiempo."

Dos proyectos le permitirán a Saggese dar continuidad a su trabajo actoral. La confesión, una pieza del autor y director Mariano Moro, donde comparte el escenario con Emiliano Dionisi y que aún no tiene fecha de estreno, y seguir con Buena química, la obra de Joaquín Bonet que entraría en su tercera temporada.

Intrusión

Dirigida por Leonardo Saggese

Teatro del Abasto, Humahuaca 3549

Jueves, a las 21.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?