En Feud: Bette y Joan son enemigas íntimas

Natalia Trzenko
(0)
24 de marzo de 2017  

Feud: Bette y Joan / Creada por: Ryan Murphy, Jafee Cohen, Michael Zam / Con: Susan Sarandon, Jessica Lange, Alfred Molina y Stanley Tucci / Emite: Fox Premium Series, los viernes, a las 22 / Nuestra opinión: muy buena

Susan Sarandon y Jessica Lange, magníficas
Susan Sarandon y Jessica Lange, magníficas Crédito: Fox Premium

Todo comienza de la mejor manera. Con una secuencia de títulos prodigiosa que homenajea al diseñador gráfico Saul Bass, creador de algunos de los pósteres y secuencias de créditos más memorables del cine de Hollywood, como El resplandor, de Stanley Kubrick, o rtigo, de Alfred Hitchcock.

Se trata en este caso de una elección estética y una declaración de intenciones: Feud será, nos dicen sus primeros minutos, una serie sobre Hollywood desde Hollywood con un cuidado trabajo de diseño actoral y una especial inclinación por los costados más melodramáticos de la vida. Es decir: una maravilla camp que no siempre acierta con sus guiones, pero que da en el blanco con las prodigiosas actuaciones de sus protagonistas. Ellas son Susan Sarandon , como Bette Davis, y Jessica Lange , en el papel de Joan Crawford, dos de las más grandes estrellas del cine de los años 30, 40 y 50. Dos divas con todas las de la ley que cuando comienza el relato, producido por Ryan Murphy , están en un momento complicado de sus carreras y sus vidas. Que, en el caso de Davis y Crawford, eran una y la misma cosa.

"Ya no hacen películas de mujeres, no de las que nosotras solíamos filmar", coinciden las dos, que, como muestran los primeros episodios, no solían coincidir en nada. Condenadas al ostracismo por haber cometido el pecado de envejecer, las actrices -que, según cuenta la leyenda, se detestaban por razones tan diversas como haber tenido los mismos amantes, haberse robado papeles y una tremenda inseguridad de parte de ambas fustigada por los dueños de los estudios- Davis y Crawford se unen para filmar la película que, imaginan, podría salvarlas.

Ése es el fondo sobre el que se despliegan las interpretaciones de Sarandon y Lange -también brilla Judy Davis como la columnista de chismes Hedda Hopper-, que más que actuar parecen estar haciendo una especie de exorcismo de su propia realidad en la industria del cine. Y aunque el guión tiende a cargar demasiado las tintas sobre los abusos y absurdos cometidos contra las actrices maduras en Hollywood, el programa es, sobre todo, un relato muy entretenido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?