Entre la necesidad de reinventarse todo el tiempo y el desafío de retener el talento

La empresa que redefinió su negocio a través de la fusión de arte y entretenimiento hoy enfrenta nuevos retos
Andrés Hatum
(0)
29 de marzo de 2017  

El foco de la reunión se estaba desviando y la vicepresidenta de recursos humanos del Cirque du Soleil intervino para encauzarlo: "Antes de correr hay que aprender a caminar", terció. Guy Laliberté, fundador del Cirque, respondió: "¡No! Antes de volar, hay que aprender a correr".

Esta anécdota simplifica las ideas que el fundador del Cirque tuvo para la compañía: anticiparse al mercado. El Cirque ha sido un ejemplo para muchas empresas en sectores tradicionales de cómo lograr correr la frontera de la industria creando un "océano azul". La teoría del océano azul del libro homónimo de Kim considera que hay empresas que naciendo en una industria o un sector terminan generando un nuevo espacio de competencia. Y eso es lo que hizo el Cirque du Soleil. ¿Qué es el Cirque? ¿Teatro? ¿Ópera? ¿Circo? Es todo eso junto. Cirque ha redefinido su mercado a través de la fusión del arte y el entretenimiento, en vez de ser considerado un circo más en una industria en decadencia.

El Cirque también ha demostrado la importancia de tener un foco estratégico. Para el Cirque, ese core business es el proceso creativo. Como comenta Lyn Heward, ex presidente y COO de la división de contenido creativo: "Antes que nada, queremos ser proveedores de contenido creativo. No queremos ser constructores. No queremos operar teatros. Trabajar en Las Vegas nos permitió una sociedad con los dueños de los casinos donde ellos hacen lo mejor que saben hacer, que es construir edificios fantásticos y operarlos". El Cirque ha sabido transformar la palabra creatividad en hecho: "Trabajamos con ideas simples. La gente piensa que somos genios, pero nuestra idea de creatividad es muy terrenal, es poder generar un proceso claro con ideas claras", asegura Guy Caron, que fue director creativo del Cirque durante 20 años.

Finalmente, otra de las enseñanzas del Cirque que las organizaciones pueden tomar es la gestión del talento. "La búsqueda de talento para nosotros significa dos cosas: encontrar nuevas ideas e inspiración -comenta Lyn Heward-. Podemos encontrar talento en todo el mundo, pero no es el talento del individuo solamente, es lo que él o ella pueden aportar creativamente a la producción". Lyn Heward llama al proceso de casting y training "la búsqueda del tesoro y la transformación creativa".

¿Qué desafíos tiene el Cirque en adelante? En abril 2015 el Cirque se vendió a inversores de Estados Unidos, China y Canadá. En esas circunstancias, las preguntas abundan. ¿Podrá el Cirque reinventarse produciendo creatividad extrema todo el tiempo? Ya a fines de 2011, Bain & Co., contratada por el Cirque, concluyó que el mercado podría haber llegado a su techo de saturación y que la compañía debería ser cuidadosa con la cantidad de shows que agregaba. Entre las sugerencias que realizaba Bain, nuevos productos y películas eran un área de posible crecimiento: "Guy Laliberté siempre dijo que éramos una rareza -comenta Marc Gagnon, ex ejecutivo del Cirque-, pero la rareza ya no existe". Así es como el Cirque está segmentando el mercado con nuevos productos, como Séptimo día, el show con foco en la música y la vida del grupo Soda Stereo, probablemente algo impensado años atrás.

El Cirque du Soleil también se replantea si no se está convirtiendo en una organización muy corporativa. Si bien es cierto su compromiso con la creatividad, se ha transformado en un conglomerado donde el beneficio es también importante. En el ámbito del mercado de entretenimiento actual, ¿puede la estructura del Cirque continuar con el crecimiento que ha tenido? A medida que un grupo creciente de ejecutivos se inserta en la estructura, ¿los managers terminarán ocupando el lugar de los creativos?

Finalmente, la atracción, el desarrollo y la retención de los artistas siempre están en proceso de evaluación dentro del Cirque. Los artistas son muy apasionados e intensos respecto de su trabajo, por lo que las prácticas de recursos humanos tienen que adecuarse a esas particularidades. ¿Cómo seguir atrayendo talento en un mercado más competitivo? Al evitar el protagonismo de los artistas, muchos deciden encarar otros proyectos para lograr desarrollar su propia marca personal. ¿Cómo retener a los artistas, intentar que sigan dando todo por el Cirque y lograr reconocimiento al mismo tiempo? ¿Y qué hacer con los artistas que ya tienen que dejar el escenario?

Cirque du Soleil, un lugar único en creatividad y entretenimiento con singulares desafíos por delante para poder seguir deslumbrando a la audiencia y a sus empleados como lo hizo hasta el momento.

El autor es Phd y profesor de la Escuela de Negocios de la UTDT

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.