Bones y las mejores series policiales con alma de comedias románticas

Bruce Willis y Cybill Sheperd en Luz de luna

La fórmula funciona y se repite en muchas ficciones que combinan el misterio con el romance

29 de marzo de 2017  • 08:42
Los protagonistas de la serie que empieza a despedirse

Esta noche, a las 22, por FoxLife comienza la última temporada de Bones, una serie que durante doce años logró lo que parecía imposible: combinar la investigación de los más escabrosos asesinatos con el tierno aunque complicado romance de sus protagonistas. La historia de amor entre el agente del FBI Seeley Booth ( David Boreanaz ) y la antropóloga forense Temperance Brennan ( Emily Deschanel ) nació y se desarrolló entre imágenes propias del cine de terror gore y las traumáticas historias personales de cada uno de los integrantes del elenco. La fórmula de policial y romance funcionó a las mil maravillas en esta ficción creada por Hart Hanson que encontró las maneras más originales y, hay que decirlo, usualmente asquerosas de presentar el crimen de la semana. Claro que por todos los misterios y asesinos seriales y brillantes que desfilaron en las doce temporadas de la serie, muchos de sus fanáticos la siguieron más a pesar que gracias a ellos. Para una parte de los espectadores el atractivo siempre fue y será hasta el final la historia de amor.

Claro que Bones no es el primer programa policial que combina la relación profesional de los protagonistas con su vínculo personal. La fórmula funciona hace tiempo y a veces llega incluír algo de humor, elementos de ciencia ficción y un poco de drama.

Moonlighting. Antes de que existiera una película llamada localmente Luz de luna hubo una serie maravillosa, de a ratos perfecta y de a ratos caótica que llevaba ese mismo título en castellano que protagonizaban Bruce Willis y Cybill Shepherd. Entre 1985 y 1989 él fue David Addison, un detective privado más simpático que responsable mientras que ella era Maddie Hayes, una modelo retirada con un grave problema financiero que la obligaba a ponerse al frente de la única inversión que le quedaba en pie: la agencia Blue Moon en la que David hacía que trabajaba. Polos opuestos que en principio se desprecian y con el correr de los casos y el tiempo empiezan a respetarse y luego quererse, la relación del dúo fue evolucionando a medida que lo hacía la serie que se volvió cada vez más ingeniosa, atrevida y rupturista. Un modelo a seguir para muchos y también una advertencia a tener en cuenta. Según la leyenda una vez que los guiones del programa avanzaron sobre la concreción de la atracción entre David y Maddie, el ciclo empezó el declive que lo llevó hasta la cancelación.

David Duchovny y Gillian Anderson

The X-Files.Rara como encendida la relación entre los agentes Fox Mulder (David Duchovny) y Dana Scully (Gillian Anderson) en la serie creada por Chris Carter nunca fue sencilla. La desconfianza y el escepticismo de Scully y el fanatismo de Mulder en busca de la verdad que él creía lo esperaba ahí afuera los alejaba más que acercarlos. Sin embargo, a medida que pasaban las temporadas y se profundizaba la mitología alrededor de todo el relato también lo hacía la química entre el dúo. Un enamoramiento tan peculiar como ellos sobre el que, como se vio en el regreso del año pasado, todavía queda mucho por contar.

Idris Elba y Ruth Wilson

Luther. Los une más el espanto que el amor, pero aun así la compleja relación del policía John Luther (Idris Elba) y la sociópata Alicia Morgan (Ruth Wilson) fue uno de los mayores atractivos de la fascinante serie británica. En las tres primeras temporadas del programa el vínculo entre el investigador y la brillante y letal astrofísica fue de la sospecha y la desconfianza a la obsesión para ¿terminar? en la cuarta con el corazón del detective roto en pedazos cuando cree que su acosadora y a veces cómplice fue asesinada. Aunque Elba aseguró estar interesado en hacer una quinta temporada y no creer en la muerte de Alice lo cierto es que habrá que esperar a los nuevos episodios para saber qué pasará con el romance más patológico de todos.

Nathan Fillion y Stana Katic en el final de Castle

Castle. Ahora toca despedirse de Bones cuando hace poco que se terminó el duelo por Castle que terminó el año pasado. Después de ocho temporadas el equipo formado por el novelista Richard Castle (Nathan Fillion) y la detective de la policía de Nueva York Kate Beckett (Stana Katic), se despidió con un capítulo que no le hizo justicia al desarrollo de su historia de amor. Un paso en falso provocado por la abrupta cancelación del programa y por la decisión de Katic de no seguir en la serie en el caso de que continuara. Así, el entretenido romance entre el fantasioso escritor y la realista policía que con sus habilidades combinadas resolvieron todos los misterios que les pasaron por delante, se resolvió con un pedestre "fueron felices y comieron perdices". Claro que los fanáticos igual quedaron contentos aunque más por haberlos conocido y haber sido testigos de su enamoramiento que por su final.