Los calabozos de las comisarías quedaron desbordados con 185% más de detenidos

El gobierno bonaerense estudia alternativas frente a los más de 3000 sospechosos que están alojados en dependencias policiales
Rosario Marina
(0)
29 de marzo de 2017  

El hacinamiento de presos en comisarías quedó en evidencia este mes con la muerte de siete personas arrestadas en Pergamino
El hacinamiento de presos en comisarías quedó en evidencia este mes con la muerte de siete personas arrestadas en Pergamino Fuente: Archivo

LA PLATA.- Humedad, letrinas donde las personas se bañan y hacen sus necesidades, falta de colchones, ausencia de actividades de recreación, falta de acceso a la salud, nulas condiciones de seguridad ante siniestros, poca ventilación, celdas muy chicas y con superpoblación del 185 por ciento. Ésa es la situación de las celdas en las comisarías de la provincia de Buenos Aires. En los dos últimos años la situación se agravó: hubo un crecimiento del 168 por ciento de la población alojada en comisarías.

En los calabozos de todas las seccionales bonaerenses puede custodiarse a 1105 personas. Pero hoy hay 3100. Los datos parten de un relevamiento que hizo el propio Ministerio de Seguridad provincial, a cargo de Cristian Ritondo. "En las cárceles no hay lugar, entonces se te acumulan en las comisarías. Hay una cadena de crisis en esto. Son muchos eslabones", afirmaron fuentes de la cartera a LA NACION.

"La situación carcelaria es igual o peor en las cárceles, lo cual no permite descomprimir en las comisarías. Esto en tres años no se va a poder solucionar", aseguró el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, a LA NACION. "La última cárcel grande fue hecha en 2001, de 1500 internos, la de General Alvear. Hace 15 años que no se construye una cárcel grande en la provincia", indicó el funcionario. Y agregó: "No es solución detener menos. Otra cosa es que tratemos de reincorporarlos a la sociedad. Pero no es opción la liberación para nosotros".

Desde 2015 la población de detenidos o aprehendidos en las comisarías subió de manera sostenida. Ese año, según datos del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), se registraron 1836 sospechosos albergados en dependencias policiales. En 2016 se notificaron 2960 casos. Y este año, 3100.

"Las 3100 personas detenidas se encuentran en una situación de riesgo similar al que padecieron los chicos que murieron en la comisaría de Pergamino", aseguró Paula Litvachky, directora del área de Justicia y Seguridad del CELS, y consideró que el aumento de la cantidad de detenidos en comisarías es un síntoma del grave hacinamiento y de la sobrepoblación en cárceles.

Rodrigo Pomares, director de Seguridad Democrática de la Comisión Provincial por la Memoria, coincidió con el CELS: "La mayoría de las comisarías que tienen calabozos habilitados están en la misma situación que Pergamino". Su opinión se apoyó en las inspecciones periódicas que realiza el organismo a las comisarías bonaerenses desde sus inicios. Por eso especifica que se trata de "un problema de antigua data, que siempre estuvo vinculado a las decisiones de las distintas gestiones estatales con relación a los diseños de las políticas de seguridad".

Según la Comisión Provincial por la Memoria, los calabozos de las comisarías de La Plata están inhabilitados para alojar presos. Desde el Ministerio de Seguridad admitieron que es así. "Están clausurados judicialmente. En la práctica ingresan presos igual y se trata de que se pida cupo para que pase al Servicio Penitenciario lo más rápido posible", explicaron las fuentes de la cartera.

Muchos años de abandono

Luego del incendio ocurrido en Pergamino, donde murieron siete detenidos, la Red de Jueces Penales de la provincia de Buenos Aires publicó un comunicado firmado por decenas de magistrados: "Bajo las actuales circunstancias, la permanencia de miles de detenidos en dependencias policiales genera el caldo de cultivo para tragedias que, cuando menos, pudieron ser evitadas".

De acuerdo con un fallo de la Corte Suprema de Justicia del año 2005, momento en que había más de 7000 presos en las comisarías de la provincia, no existen las condiciones para que haya detenidos en estos sitios durante períodos prolongados. En esa resolución, le exigió a la provincia de Buenos Aires que revirtieran las condiciones "inhumanas" de confinamiento.

A partir de lo ocurrido en Pergamino, el ministro Cristian Ritondo mantiene reuniones con Ferrari para encontrar una solución al problema. "Se está trabajando con Justicia porque hubo muchos años de abandono. Hoy estamos refaccionando comisarías y equipándolas", indicó Ritondo a LA NACION.

A mediados de febrero, la cartera de seguridad bonaerense había anunciado una refacción de 30 comisarías. Por su parte, el ministro de Justicia explicó que analizan la construcción de alcaidías con capacidad para cien detenidos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios