The Strokes muestra su lado amable

Julián Casablancas volvió a Lolla Argentina y cumplió
Julián Casablancas volvió a Lolla Argentina y cumplió Fuente: RollingStone - Crédito: Rodrigo Alonso
Cumbia, Messi y un golpe maestro de clásicos: el regreso de los héroes del indie-rock en el cierre del Lolla 2017
Lucas Garófalo
(0)
2 de abril de 2017  • 00:34

Contradiciendo las versiones que llegaron del Lollapalooza en Brasil, que hablaban de un show frío de los Strokes, la banda neoyorkina cerró el Main Stage del #LollapaloozaArgentina con un show de hits -de “Soma” a “Reptilia”, de “Last Nite” a “Hard to Explain”- y un mood super relajado y especial. Fueron casi todos clásicos y los tocaron prácticamente sin baches, apenas deteniéndose unos segundos para que Julian Casablancas hiciera chistes al pasar. “Perdón por tocar tan temprano”, dijo después de desatar el pogo más grande de la noche con “Someday”. “Yo sé que acá les gusta salir más tarde.”

La primera muestra del buen humor de los Strokes llegó segundos antes de que salieran al escenario, cuando por los parlantes sonó una versión cumbiera de “Reptilia”, que el público coreó como si fuera la original. A 15 años de Is This It, estos veteranos del indie-rock (que están grabando un disco nuevo) hicieron foco en el repertorio de ese álbum histórico, que volvió a instalar el rock de guitarras en el comienzo del nuevo milenio. De hecho, no tocaron ningún tema de Angles, el disco en el que empezaron a incluir sintetizadores, y solo uno de Comedown Machine. Las únicas rarezas del setlist fueron “Drag Queen” y “Threat of Joy”, dos canciones de Future Present Past, su EP del año pasado.

En 2014, Casablancas vino al Lolla local al frente de The Voidz, una banda de death-metal que salió al escenario a las cinco de la tarde y tocó a un volumen demencial, en un acto de terrorismo sonoro que espantó a buena parte del público y generó cuestionamientos sobre el estado del cantante. Esta noche, en cambio, los Strokes le dieron al público exactamente lo que esperaba, como manda el manual no escrito del recital festivalero. Por momentos hasta parecieron contradecir su clásica pose desinteresada, especialmente sobre el final, cuando Julian Casablancas bromeó sobre la relación de los argentinos con Lio (“No sean duros con Messi”) y, a diferencia de lo que había ocurrido en su show del #LollapaloozaBrasil hace unos días, hicieron dos tandas de bises, cerrando el show con “You Only Live Once” y “Take It or Live It”, hits que no suelen tocar en vivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.