La técnica con la que se estableció la fecha de los descubrimientos

Se aplicó en el País Vasco; es conocida como termoluminiscencia
(0)
5 de abril de 2017  

El proyecto para buscar restos de la primera expedición española a Buenos Aires comenzó en 2004. Como una iniciativa conjunta entre la Universidad del País Vasco (UPV), la UBA y la Universidad del Museo Social, en 2015 comenzaron las exploraciones y las excavaciones. Luego, en 2016, se hallaron los vestigios. Pero quedaba lo más importante: poder determinar la fecha de los hallazgos.

La técnica, que se practicó en el País Vasco, se denomina termoluminiscencia. Es un método de datación absoluta empleado en arqueología para determinar la edad de elementos que hayan sido sometidos a calentamiento, como hogares o cerámicas.

También puede usarse para datar sedimentos eólicos, fluviales, marinos, costeros, rocas volcánicas y carbonato cálcico precipitado en cuevas. Se basa en las alteraciones que provocan las radiaciones ionizantes (radiación cósmica y radiactividad del entorno) en las estructuras cristalinas de los minerales, aumentando la termoluminiscencia de éstos con el tiempo de exposición a la radiación.

Esta técnica permitió determinar que los restos datan del siglo XII, hallazgos que son los más antiguos encontrados en el área metropolitana de Buenos Aires.

"Hay indicios prometedores de que aquí hubo una población originaria. Si bien es preciso realizar el análisis cronológico, es la primera vez que hallamos negativos de lo que deben de haber sido los postes en donde se apoyaban las casas", indicaba Agustín Azkarate Garai-Olaun, director del Grupo de Investigación en Patrimonio Construido de la UPV, antes de partir a su lugar de origen para hacer el análisis.

La ciudad de Buenos Aires no conoce todavía el lugar exacto de su nacimiento como ciudad colonial. Es una de las pocas ciudades que fueron objeto de dos fundaciones: la primera en 1536, obra de Pedro de Mendoza, y la segunda, en 1580, de Juan de Garay.

"Sabemos que la expedición de Pedro de Mendoza partió desde España en 1535 -explica Azkarate-, con una flota numerosa y casi 2000 personas a bordo. En 1536 llegaron al Mar Dulce (Río de la Plata) y se asentaron en un pequeño altozano al pie de una barranca junto a la desembocadura de un río, que realizaba una interesante curva desde el punto de vista defensivo y estratégico." El mes que viene volverán los vascos a seguir trabajando en el área del sur porteño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.