Procesan a Cristina y a sus hijos como jefes de una "banda" de lavado de dinero

Bonadio entendió que recibieron dinero a través de alquileres a Báez y López, quienes también fueron procesados; el objetivo era blanquear esos fondos provenientes de retornos por la obra pública
Hernán Cappiello
(0)
5 de abril de 2017  

La expresidenta Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner, fueron procesados por el juez Bonadio por la causa Los Sauces
La expresidenta Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner, fueron procesados por el juez Bonadio por la causa Los Sauces Fuente: Archivo

Al considerar a Cristina Kirchner y a sus hijos, Máximo y Florencia , como "jefes de la banda", la Justicia los procesó por lavado de dinero por recibir alquileres de Lázaro Báez y Cristóbal López , beneficiados irregularmente con obras públicas y contratos con el Estado.

El juez federal Claudio Bonadio entendió que la ex presidenta y su hijo, el diputado Máximo Kirchner, cometieron el delito de comandar una asociación ilícita, el de lavado de dinero agravado por su condición de funcionarios y por hacerlo de manera reiterada, y el de negociaciones incompatibles con la función pública. Es el primer procesamiento que alcanza a los hijos de la ex presidenta.

Bonadio en total procesó a 20 personas y las embargó por sumas que van desde un millón hasta 130 millones de pesos en esta causa que se conoce como Los Sauces, pues éste es el nombre de la empresa de los Kirchner que alquilaba inmuebles a los empresarios amigos. Entre los procesados están Lázaro Báez y sus hijos, Cristóbal López, José Sanfelice, el contador Víctor Manzanares y Romina Mercado, además de empleados y colaboradores que permitieron concretar la maniobra.

Los Sauces, según el juez, facturó entre 2009 y 2016 casi $ 26 millones y la empresa tuvo transferencias con el resto de los acusados por $ 63,5 millones en el mismo período.

Este procesamiento se suma al que ya tiene Cristina Kirchner en la causa por direccionar la obra pública santacruceña en beneficio de Lázaro Báez y el caso de la venta del dólar futuro, donde tiene procesamiento firme y va camino al juicio oral y público.

Cristina Kirchner seguirá en libertad porque el juez entendió que, a pesar de poder recibir una condena de cumplimiento efectivo, no hay evidencia de que se vaya a fugar o entorpecer la causa. No obstante, les prohibió a los acusados salir del país y los obligó a presentarse ante autoridades policiales o judiciales para asegurarse de que no van a eludir a la Justicia.

Tras procesarlos, Bonadio envió esta causa a su colega Julián Ercolini, que procesó a Cristina Kirchner por el direccionamiento de la obra pública en favor de Báez. Con esto se va conformando el escenario que planteó la Cámara Federal cuando señaló que los expedientes contra la ex presidenta -menos el de dólar futuro- son hechos de la misma maniobra que hay que mirar bajo el prisma de una asociación ilícita. La Cámara Federal imagina que todas esas causas terminarán, tarde o temprano, en un mismo juicio oral que tendrá a la ex presidenta sentada en un largo banco de acusados que compartirá con Báez y López.

Bonadio, el juez del fallo, estuvo ayer con su colega brasileño Moro y con Lorenzetti
Bonadio, el juez del fallo, estuvo ayer con su colega brasileño Moro y con Lorenzetti Crédito: CIJ

Los Sauces es el nombre de la sociedad que era de Néstor y Cristina Kirchner y donde Máximo tenía un 10% de las acciones. A esta empresa pertenecen complejos de departamentos, la casa de Río Gallegos de los Kirchner, departamentos y cocheras en el edificio Madero Center de Puerto Madero. Estas propiedades fueron alquiladas a Lázaro Báez y Cristóbal López. Para Bonadio, el dinero utilizado para pagar los alquileres viene contaminado con la concesión de la obra pública ilegal y su ingreso al sistema bancario es para ocultar su origen y blanquearlo. Para el juez, Kirchner -sobreseído porque está muerto- y su mujer fundaron Los Sauces para canalizar esos fondos y recibir mediante alquileres "los pagos ilegales del delito precedente, que es la obra pública concedida a Lázaro Báez". Muerto Kirchner, Florencia ingresó a la sociedad como jefa, "a sabiendas de lo que sucede", dijo Bonadio.

El resto de los acusados firmaron contratos, los convalidaron como escribanos o apoderados y depositaron los cheques de estas locaciones que para el juez son "pagos ilegales". El juez describió la maniobra de este modo: Cristina y Máximo Kirchner "son los jefes de la banda", a la que ingresó Florencia Kirchner luego de la muerte de su padre, contando, a partir de allí, con poder de decisión sobre la sociedad. El contador Víctor Manzanares, bajo las órdenes de la ex presidenta y sus hijos, "ideó todos los movimientos sociales, contables, inmobiliarios, escriturales y bancarios de Los Sauces, sus socios y la sucesión de Néstor Carlos Kirchner, para legalizarlos". Contó con la ayuda de los escribanos Jorge Marcelo Ludueña, Ricardo Albornoz y Norma Abuin, quienes legalizaron tales movimientos.

Lázaro Báez, Cristóbal López, Carlos Fabián de Sousa y Osvaldo José Sanfelice acordaron y organizaron con los accionistas de Los Sauces la forma de devolución ilegal -alquileres, construcción y remodelación de inmuebles, transferencias dinerarias, gerenciamiento del hotel La Aldea- por la obra pública obtenida, llevando a cabo esa tarea ellos mismos o delegándola en otros, quienes a su vez ordenaban su pago o pagaban directamente esa devolución ilegal. En un escalón de mando inferior a Lázaro Báez se encontraba sus hijo Martín, Leandro y Luciana Báez, que firmaban cheques de pago.

Polarización

Del editor

El nuevo procesamiento de Cristina Kirchner se produjo en un contexto de creciente polarización entre el kirchnerismo y el macrismo. Todo es visualizado en forma binaria, de un lado y del otro. Por eso Cristina vincula el fallo de Bonadio con Macri, del mismo modo que la Casa Rosada generaliza con el concepto de "mafias" a sectores sindicales, políticos y empresarios que se oponen a sus proyectos. Es un planteo lineal, pero efectivo en términos de posicionamiento. Son polos que se retroalimentan mutuamente. A Cristina le sirve para victimizarse y, en todo caso, evaluar su futuro electoral. A Macri, para recordar un pasado al que un sector de la sociedad no quiere regresar. Así se diluye el efecto de la conmocionante conclusión de la Justicia: que la ex presidenta integró una banda para lavar dinero.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?