Suscriptor digital

Los aliados de Al-Assad amenazan con represalias si EE.UU. ataca de nuevo

Rusia, Irán y las milicias afines a Damasco consideran que el ejército norteamericano cruzó "una línea roja" al bombardear una base aérea del régimen; Putin habló con Rohani
(0)
10 de abril de 2017  

Grupos palestinos manifiestan en favor de Al-Assad en la ciudad de Nablus
Grupos palestinos manifiestan en favor de Al-Assad en la ciudad de Nablus Fuente: AFP - Crédito: Jaafar Ashtiyeh

DAMASCO.- El centro de mando conjunto de las tropas aliadas al presidente sirio, Bashar al-Assad , que incluye fuerzas de Rusia, Irán, el Hezbollah y varias milicias seguidoras del régimen, advirtieron a Estados Unidos que el gobierno de Donald Trump cruzó "la línea roja" al bombardear el viernes último una base aérea siria y que responderán "con fuerza" si vuelve a atacar el país árabe.

Washington había bombardeado con 59 misiles Tomahawk la base aérea siria de Shayrat, desde la cual el martes se lanzaron supuestos ataques aéreos con armas químicas contra la localidad de Khan Sheikhoun. Al menos 87 personas murieron en ese ataque químico, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

"Lo que Estados Unidos ha perpetrado es una agresión contra Siria que cruza las líneas rojas. A partir de ahora responderemos con fuerza a cualquier agresor o cualquier violación de las líneas rojas de quienquiera que sea, y Estados Unidos conoce nuestra capacidad de responder bien", reza el comunicado, difundido por el medio de comunicación Ilam al Harbi.

La nota añade que la presencia de militares de Estados Unidos en el norte del país es ilegal y subraya que eso los convierte en "fuerzas de ocupación".

La declaración del comando conjunto se produce horas después de que Al-Assad afirmó que, con su ataque, Estados Unidos "fracasó" en su objetivo de elevar la moral de "los terroristas" a los que, dijo, apoya.

Según un comunicado de la presidencia siria, el mandatario hizo estas declaraciones durante una conversación telefónica con su homólogo iraní y uno de sus principales apoyos internacionales, Hasan Rohani.

Washington y las principales potencias occidentales han respaldado milicias opositoras desde el principio del conflicto, hace más de seis años, pese a lo cual los insurgentes han venido perdiendo terreno dentro de Siria a manos no sólo del ejército, sino también de grupos armados islamistas más radicales.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, mientras tanto, culpó a la inacción de Rusia por el bombardeo. Según dijo, Moscú ha fracasado en mantener el acuerdo de 2013 que garantizaba la destrucción de las armas químicas en Siria.

Tillerson dijo que Estados Unidos esperaba que Rusia tomara una posición más firme contra el gobierno de Damasco y repensara su alianza con Al-Assad, porque "cada vez que ocurre uno de estos terroríficos ataques (en referencia al ataque químico), Rusia se acerca a un nivel de responsabilidad mayor".

Por su parte, en diálogo con Al-Assad, el presidente iraní, Rohani, volvió a garantizarle al líder sirio su apoyo. "Irán seguirá estando junto al pueblo sirio y saludará una cooperación más estrecha en la lucha contra el terrorismo", aseguró, según declaraciones oficiales.

Más tarde, Rohani se comunicó con el otro férreo aliado internacional de Al-Assad, el presidente ruso, Vladimir Putin.

"Los líderes intercambiaron opiniones sobre la situación en Siria; ambos destacaron que son inadmisibles las acciones agresivas de Estados Unidos contra un Estado soberano en violación de las normas del derecho internacional", informó un comunicado de la cancillería rusa, recogido por la agencia oficial de noticias RIA Novosti.

Antes de las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, Tilleron, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, había dicho que Al-Assad "debe abandonar el poder para obtener una solución estable en el país árabe", lo que supuso un cambio de tono en la política exterior de Washington con respecto a su posición de hace dos semanas.

"Si se observan sus acciones, si miramos la situación, va a ser muy difícil ver un gobierno pacífico y estable con Al-Assad", dijo Haley en entrevista con la C NN.

Gran Bretaña también apoyó a su socio, Estados Unidos, a través de su ministro de Defensa, Michael Fallon, quien afirmó que Rusia tiene parte de la responsabilidad por las muertes de civiles ocurridas en Siria la semana pasada. "Indirectamente, Rusia es responsable por cada una de las muertes de civiles ocurridas la semana pasada", escribió Fallon hoy en el diario Sunday Times, elevando la tensión con Moscú.

Agencia Reuters y diario El País

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?