El TN y el TRV6, dos maneras de brindar un espectáculo

Del excitante triunfo de Werner en Posadas, al tedio de la victoria de Canapino, en Salta
Alberto Cantore
(0)
10 de abril de 2017  

Agustín Canapino sonrió en Salta
Agustín Canapino sonrió en Salta Crédito: Top Race

POSADAS y SALTA.- La emoción y el suspenso, en el autódromo Rosamonte, de Posadas; la polémica y el tedio, en el circuito Martín Miguel de Güemes, de Salta. El Turismo Nacional y el Top Race V6 , las categorías que se encargaron de ofrecer dos espectáculos tan disímiles. En la pista, una brecha que se presentó más amplia que los 1151 kilómetros que separan a las dos ciudades. El triunfo de Mariano Werner ( Fiat Linea), después de largar desde los boxes y tras optar por neumáticos para condiciones de pista seca cuando el asfalto estaba húmedo por la lluvia que castigó todo el fin de semana, contrastó con la victoria de Agustín Canapino ( Mercedes ), luego de un inicio en el que el múltiple campeón del TRV6 quedó en la mira tras el accidente entre Matías Rodríguez ( Mitsubishi ) y Matías Rossi ( Toyota ).

Una carrera con atractivos, que sostuvo el interés desde la largada con la batalla entre Jonatan Castellano (Cruze) y Emanuel Moriatis (Focus), pero que se definió, a falta de cuatro giros, luego del ingreso del Auto de Seguridad que estiró la competencia a 22 vueltas -dos más de las pactadas-, entre aquellos pilotos que decidieron largar con neumáticos lisos, como el vencedor Werner y el escolta Luciano Ventricelli (Vento); Ernesto Bessone (Lancer), que completó el podio, hizo una lectura a tiempo que también le valió una sorprendente escalda. No le faltó dramatismo al desenlace, porque un toque de Castellano sobre Ventricelli generó que el Vento, desacomodado, golpeara el auto del líder Werner, que llegó con muestras del roce a la bandera de cuadros.

Mariano Werner festejó en Posadas
Mariano Werner festejó en Posadas

No fue un festejo más el que ensayó Werner, que desanda un año particular. Al entrerriano le resta cumplir con tres de las seis carreras de suspensión en Turismo Carretera, categoría en la que largará en el último puesto de la grilla en la serie que le toque competir, durante las subsiguientes cuatro carreras, luego de cumplida la suspensión. La sanción corresponde a la temeraria maniobra durante el Gran Premio Coronación de 2016, cuando arriesgó por demás y esa acción le imposibilitó consagrarse campeón a Matías Rossi, recayendo el título en Guillermo Ortelli. Sin actividad en TC, la Clase 3 del TN lo tiene entre los principales actores: al festejo de ayer se le suman una segunda y cuarta ubicación en la doble presentación en La Pampa. Con 84 puntos es el inmediato perseguidor del puntero Castellano, que cosechó 94 unidades en tres fechas.

Fuera de la pista también fue una victoria singular para el paranaense, que espera el nacimiento de su primer hijo -Salvador-. El triunfo tuvo dedicatorias particulares: su padre José, responsable del equipo Werner Competición y que arrastra un problema de salud: "la está peleando fuerte", comentó; "y para la familia de Micaela [García, víctima de femicidio], porque no queremos más de estas cosas en la Argentina".

Con la recarga de combustible, el TRV6 buscó adicionarle un juego de estrategias a la carrera. La disposición, al no ser obligatoria, no resultó, y aquellos pilotos que marcaron el ritmo optaron por desecharla. Porque ni Canapino, Mariano Altuna (Chevrolet) y Oscar Conta (Mercedes) pasaron por la calle de boxes y la única fue observar cómo equilibraban la velocidad en pista para que el consumo no los perjudicara: si el tanque de combustible, con capacidad de 40 litros, llegaba a la revisión técnica con menos de 1000cm3, el auto era desclasificado. "Una carrera aburrida. Creo que se tendría que haber corrido durante 10 minutos más, porque así entrábamos todos a los boxes. No es el automovilismo que le gusta a la gente", resaltó un crítico Altuna, que después de la mitad de la carrera recibía órdenes del SDE Competicion pidiendo que regulara la velocidad para disminuir el consumo.

La gran polémica del TRV6 se dio en los primeros metros de la carrera. Rodríguez le apuntó a Canapino de no acelerar, lo que le provocó tener que ensayar una frenada brusca que desacomodó su auto y terminó impactado por un sorprendido Rossi. "Se genera por Agustín: una curva que se hace en 5ta velocidad la hicimos en 2da; lo toco, hago el trompo y Rossi no me puede esquivar. Son mañas de carreras, queda el sabor amargo y saber con quién se corre", dijo Rodríguez. "Levanto porque el auto se me va de trompa y quiero cuidar la cuerda. En ningún momento quiero hacer algo en contra de él. Matías [Rodríguez] es así, siempre piensa mal de los demás. Cometió un error y estaría bueno que lo acepte", retrucó el arrecifeño, seis veces campeón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.