Morfi, todos a la mesa: Zaira Nara y Gerardo Rozín buscan la fórmula perfecta para entretener sin estresar

Morfi, todos a la mesa a pleno: el chef Santiago Georgini; Zaira Nara; Gerardo Roz?n; el chef Rodrigo Casc?n; la repostera Chantal Abad; Kate Rodr?guez, encargada del baile contra la culpa; el humorista Roberto Peloni; y Malena Guinzburg
Morfi, todos a la mesa a pleno: el chef Santiago Georgini; Zaira Nara; Gerardo Roz?n; el chef Rodrigo Casc?n; la repostera Chantal Abad; Kate Rodr?guez, encargada del baile contra la culpa; el humorista Roberto Peloni; y Malena Guinzburg Crédito: Gerardo Viercovich
Los conductores hablaron con LA NACION sobre este nuevo año del ciclo que los reunió por las mañanas
Paula Soler
(0)
18 de abril de 2017  • 00:48

El estudio huele a comida recién hecha. Limón rallado y bifes a la plancha. Los colores remiten a los de una cocina de abuela. Las luces bajan porque comenzó el último tramo del programa. Suena un piano de fondo. Gerardo Rozín se sienta a una mesa adornada con tortas y café humeante, y habla con el invitado del día, Franco Masini. En un momento se toca el oído y dice: “Hay muchos mensajes, pero sigamos con la entrevista”. Detrás de cámara, Zaira Nara chequea su celular y Malena Guinzburg la secunda. Rodrigo Cascón le da a Zaira una tostada con queso y tomate. Se encienden las luces. La morena Kate Rodríguez se levanta aún más la melena y vuelve junto con sus otros compañeros frente a cámaras para dar el saludo final. Morfi, todos a la mesa termina el día y mientras los dos conductores se dirigen con LA NACION al jardín para charlar, Gerardo le cuenta a uno de sus productores que no era necesario cortar la entrevista con otro tema, que "estaban bien", en "un buen clima".

Es que en este ciclo, que va de 9 a 12 todos los días, cada momento tiene su ritmo, su color y sabor, como en una comida. Este año Morfi, todos a la mesa hizo algunas modificaciones de la mano de su productor general, Rozín. Hubo una especie de rectificación de roles y así da pelea, mano a mano, con los programas de chimentos, como Los Angeles de la Mañana, con los que comparte la franja horaria. A veces les saca algunos puntos de ventaja o se acomoda en un cómodo segundo puesto. La fórmula de este Morfi es simple: respetar la esencia y las capacidades de cada integrante del plantel.

Zaira se sumó a Morfi, todos a la mesa y co conduce con Gerardo Rozín
Zaira se sumó a Morfi, todos a la mesa y co conduce con Gerardo Rozín Crédito: Gerardo Viercovich

- Hace ya tres semanas que empezó la nueva temporada de Morfi, todos a la mesa, con la incorporación de Zaira, ¿qué balance hacen?

- Gerardo Rozín: Estamos mejor que nunca, estamos bárbaro, no lo digo para la prensa, soy muy autocrítico

- Zaira Nara: Que él diga eso, es como un montón.

- GR: El programa está en un momento extraordinario, anda muy bien y se estabilizó muy bien. Con Karina estuvo divino también, pero este Morfi me gusta especialmente. Artísticamente, ésta es una de las mejores versiones. Zaira la está rompiendo. Los dos estábamos preparados para que nos costara, yo venía de hacer la conducción solo desde hace dos meses y ella lo hizo sola en Morfi, café.

- ZN: Morfi, café era media hora y éramos cinco. Acá somos como 10. Es un plantel fuerte y entro a un grupo que está súper afianzado. Yo pensaba “está tan completo el programa” que me preguntaba “cómo voy a entrar”. El primer día, antes de arrancar, le dije a Gerardo: “La verdad, que no tengo ni idea”. Él me dijo: “Tranquila”. Y fue así. Me aceptaron enseguida y sentí como que estaba de toda la vida.

- GR: Por cómo funciona el programa, las distintas posibilidades de co-conducción eran buenas y todas iban a andar bien porque el programa se nutre de lo que cada uno trae. Lo que trae Zaira no lo habría traído nadie más. El programa no tiene reemplazos. El otro día leía el presupuesto que manejan los programas de la mañana. Nosotros no tenemos esos presupuestos, pero le apostamos todo a la gente. No tenemos nota [en exterior], cámara, notero, no gastamos en edición, pero suma un montón lo que trae cada uno de los que está. Ni hablar de lo que trajo Zaira. Trajo frescura, humor, es inteligente, es muy rápida y le chupa un huevo todo... lo que es extraordinario. Me gasta, me dice “viejo, choto”. Y está todo bien.

- ZN: Pero se lo digo con respeto.

- GR: No sé si con respeto, pero conmigo es así. Santiago [Giorgini] tiene una manera de cocinar, su libro debería llamarse “Cocina chongo”, y sabe mucho, tiene academia. Chantal [Abad] hace comida saludable, es repostera. Rodrigo [Cascón] va a la comida exprés y los tips. Ninguno reemplaza al otro. Malena encontró un sitio divino en “La charlita con Malena”, que es muy divertida. No encontrábamos ese espacio, que a mí me encanta porque yo hice radio toda la vida en ese tono, más humorístico. Acá en Morfi no tenía dónde. Yo bailaba y bailo como el tujes; cantaba... ¡Pero si lo que yo sé hacer es conversar! No tenía un espacio. Ahora sí. Roberto Peloni actúa y canta. El programa sigue teniendo música en vivo.

Zaira se sumó a Morfi, todos a la mesa y co conduce con Gerardo Rozín
Zaira se sumó a Morfi, todos a la mesa y co conduce con Gerardo Rozín Crédito: Gerardo Viercovich

- Siguen con los temas de actualidad también...

- GR: Sí, viene Paulo Kablan a hablar del tema del día. Ariel Rodríguez hace deportes. Cada uno es buenísimo en lo que hace y yo recuperé la entrevista que es lo que disfruto hacer.

- ZN: Es increíble el programa, todos disfrutamos esa entrevista y se genera algo en el estudio cuando Gerardo la hace y todos queremos escuchar cómo lo hace.

- GR: Es muy de piso el programa. Kate Rodríguez hace el momento dulce, aporta a la conversación y es muy inteligente. Hace la coreo para bajar la culpa [de comer]. Hemos logrado algo muy difícil que es hacer un show a la mañana, que te cuenta lo que pasa, con herramientas de show o de entretenimiento puro y, a veces, de humor de inteligente.

- Ustedes se diferencian mucho de otros programas de su misma franja horaria en los que prima el chimento, ¿se puede hacer tele saliendo de esa lógica?

- GR: El otro día hablamos del cuñado de Zaira [por Maxi López, ex de Wanda], pero desde el chiste. Todos los días decimos quiénes cumplen años entre los famosos, pero no salimos a buscar el chimento.

- ¿Vos te sentís más cómoda en un programa que evita el chimento?

- ZN: Es que no va a eso el programa. El otro día le decía a Luli, una de las productoras: “Qué puro que es el programa”. Porque realmente si todas las cosas que digo acá, las dijera en otro programa, capaz serían bombas, pero acá no, lo tomamos con humor.

- GR: El programa logró un tono humorístico, tiene la propiedad de reírse de lo que pasa. Hoy le pegamos a los gremios por el paro nacional, criticamos a Omar Viviani, pero en otro momento nos podemos reír de Macri [Mauricio] también. Yo soy recontra respetuoso de la competencia, de verdad. Creo que cada uno hace el mejor programa que puede. Yo no pienso: “Hago esto y no lo otro”. Yo hago lo que sé hacer. Hace rato que digo que soy cocinero y no crítico gastronómico. Yo no comento cómo hacen el plato los otros, trato todas las mañanas de servir lo mejor que tengo para dar, hablo como productor.

- Z.N: Hay mucha gente que a la mañana tiene ganas de ver esto: una familia, que terminamos formando nosotros y te enterás de lo que pasa, tenés humor. Cuando yo lo veía en mi casa me daba tranquilidad y me divertía, no me estresaba.

Roz?n y el momento de la entrevista intimista; aqu?, con Franco Masini
Roz?n y el momento de la entrevista intimista; aqu?, con Franco Masini Crédito: Gerardo Viercovich

- Les está yendo bien en su franja, ¿están pendientes del rating, del minuto a minuto?

- ZN: Yo no estoy pendiente. Para todos los que hacemos programas en vivo, tiene un gustito eso del rating, del minuto a minuto, pero trabajando lo miro a Gerardo y ya lo entiendo. Sé si hay algo que quiere cambiar, si hay algo que va. Sé cómo es el ambiente que queremos del piso, no tengo que estar pendiente del minuto a minuto.

- GR: Yo sí estoy muy pendiente, pero lo único que logro con eso es estar más tenso al aire porque en rigor no es un programa que levante un invitado si no mide lo esperado, no es un programa que deje de hacer un musical si no mide porque está muy formateado. Mañana vas a encontrar el mismo programa de hoy. Hoy mientras hacíamos la entrevista me avisan por cucaracha que teníamos una primicia de Baradel [Roberto, titular de Suteba] y "no, estoy entrevistando a alguien". Entonces, estamos atentos, pero no volanteamos. Estamos liderando todas las mañanas y sí me preocupa, pero tenés que ser fiel a un estilo de programa. Si no lo fuéramos, no estaríamos por la tercera temporada. Hemos hecho musicales que en teoría no funcionan en la TV y este es el programa de los musicales en vivo de la TV argentina. Nos interesa difundir algunas cosas y no hacer otras.

- Hoy es casi rebelde esto de ofrecer un contenido que, quizás, no rinde tanto en el rating, pero que va con el espíritu del programa. Es un poco romper las reglas que imperar en los medios...

- GR: En la gráfica también. Te venden cualquier cosa por tener tres clics más. La gráfica está tomada por esa urgencia, pero acá se rebela la gente. Seis, siete puntos de rating es una locura. Lo hicimos varias veces con musicales con Luis Salinas, con Aristimuño. Andá a explicarlo. Músicos excelentes que quizás, no miden, pero es la teoría estúpida de los que producimos. Alguien puede decir “también te fue mal” con ese tipo de contenidos, pero justamente, hicimos dos o tres notas que buscaban justamente el número puro y nos fue peor porque no es para nosotros y la gente te lo dice. Una cosa es equivocarte yendo en un sentido y otra es equivocarte yendo en sentido contrario.

- En el primer programa estuvo Doña Florinda , Florinda Meza, como invitada. Se notó que todo el piso disfrutó la entrevista y más vos, le preguntaste de todo...

- GR: Hice algo peor, le pedí que viniera al día siguiente, al aire, y me miró como diciendo “dale, sí, nací ayer”. Fue una buena manera de empezar la tercera temporada y nos permitía contarle a la gente de qué se trata el programa. Un programa que busca por otro lado, que sorprendió con esa invitada y que puede disfrutar de jugar como jugamos.

Doña Florinda contó su historia de amor con Chespirito

14:44
Video

- ¿Fue la entrevista que más disfrutaste?

- G.R: Del otro lado de la grieta de la vecindad también disfruté mucho de Quico, disfruto y sufro de todas las entrevistas. Me pasa también con gente que ya entrevisté mucho, que digo, “tengo que hacer una entrevista distinta” y hasta que sucede estoy nervioso. Me muero si voy bruto...

- Zaira, tu papel en el programa te exige ser flexible en cuanto a los diferentes temas...

- GR: Lo de ella es más difícil porque son varias duplas porque ella coconduce con Santiago, hace el baile... y yo me voy del estudio porque sé que está bien el programa. Como conductora tiene muchos laburos.

- ZN: Para mí es algo muy diferente, estar sentada con Ariel que habla de fútbol y con Gerardo que nos habla de un tema de actualidad o con Paulo que nos habla de un policial. Es un distinto tono para cada momento. Se fue dando y Gerardo es muy generoso. Trato de aprender de él, de cada mirada ante un tema.

- Gerardo, ¿a quién querrías entrevistar que no hayas entrevistado?

- GR: En esos casos mis colegas dicen: “Messi, el Papa, Maradona”. A mí traémelo a César Mascetti que no lo pude agarrar nunca. Me muero de ganas de entrevistarlo. Y a Joan Manuel Serrat, aunque es artista de otro canal. Pero acá estoy contento, que venga él.

- ¿Y a vos Zaira? A quién te gustaría tener de invitado... ¿a tu hermana? Me imagino que la producción ya te pidió que viniera...

- GR: No le rompimos tanto las guindas, pero claro que queremos. ¿Entrevistaste a tu hermana alguna vez? [le pregunta a Zaira].

- ZN: Nunca, sería una buena entrevista ¿Me producís la entrevista Gerardo? Vendría con toda la familia. Se vendría hecha una diosa y probaría todo porque todo es muy rico. Mi hermana es más ama de casa de lo que muchos piensan.

- La polémica en torno a la incorporación o no de Mauro Icardi en la selección está más caliente que nunca, ¿qué opinan?

- GR: Lo tiene que decidir el técnico. Lo único que no tiene que pasar es que alguien no juegue de acuerdo de quién se enamora. Eso es de otro siglo. Es un planteo de un nivel de machismo y de un nivel de estupidez que sólo puede darse en un fútbol que además sale a gastar millones de dólares para salvar a un tipo que está trabajando como si fuera el único que puede dirigir. Está en un nivel de estupidez de los que manejan el fútbol en la Argentina. Me gusta más Icardi, me gustaría verlo en la selección, pero si viene un tipo que dice para mí es mejor Gonzalo Higuaín... bueno... pero lo que no se puede creer son las razones por las que no es convocado, que son razones que exceden al fútbol.

- ZN: Hablar más es meterme en problemas, pero justo el fútbol argentino... si nos ponemos a opinar sobre situaciones familiares e íntimas, no es un gran ejemplo. Si a Mauro se le critica de quién se enamora habría que analizar a todos con la misma vara y no tiene nada que ver con el fútbol.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios