Sole Fandiño: “Si algo está muy trabado, es que no va”.

TOP (UMA, $1400), headphones (GATO STORE, $1090).
TOP (UMA, $1400), headphones (GATO STORE, $1090). Crédito: iInés Auquer. PRODUCCIÓN DE MANU AVERSA.
Dijo que era tímida, pero en esta charla se revela como una mujer apasionada y que disfruta de los placeres de la vida.
Soledad Simond
María Eugenia Castagnino
(0)
24 de abril de 2017  • 00:20

“¡También es mi aniversario en abril, cumplo el 7!”, respondió entusiasmada y a plena sonrisa Sole Fandiño cuando le contamos que iba a ser nuestra chica de tapa para celebrar estos 9 años juntas. Y mientras charlamos por primera vez con ella descubrimos, en su hablar pausado y en su gesto angelical y sereno, que los 35 la agarran en su mejor momento: de vuelta en casa, cerca de sus raíces, disfrutando a full de la familia que armó junto con el músico René Pérez (ex Calle 13), de quien no se cansa de hablar (¡le tiró flores toda la charla... y la bancamos!), contando los aprendizajes que le trajo la maternidad de Milo, su hijo de 2 años –al que define como “un artista extrovertido”–, y feliz por esta “vuelta al ruedo” profesional que le trae Fanny, la fan, la tira de Telefe que está grabando por estos días.

Y así, de a poco, la misma que arrancó autodefiniéndose como una mujer “tímida e insegura” se fue soltando y animando a mostrar su yo más real. Casi desnudándose, como finalmente la retratamos para la tapa. Rompiendo sus propios moldes, hoy se reconoce como una mujer más flexible, adaptándose a las aventuras que la vida y el amor le van proponiendo: viviendo y trabajando entre Bs. As., Puerto Rico, Los Ángeles y Nueva York.

¿Te costó ser una familia rodante?

Y..., yo era muy organizada. Para mí, tal fecha es tal fecha, me decís una cosa y no se cambia; o me lo cambiás, pero con unos días de anticipación... Y ya hace algunos años que es: “Bueno, al final es mañana”. Y yo: “Bueno, OK”, que la valija, que esto, que lo otro, es una adaptación total.

¿Tuviste que curtirte en flexibilizar un poco tus estructuras?

Sí, pero lo bueno es que René es así también, entonces es contagioso. O sea, si yo vengo con: “Me dijeron que tengo que viajar mañana”, él se organiza, viaja conmigo, vemos la manera. Si él no puede venir, veo cómo puedo viajar cómoda con la perra, Milo, las valijas... Ya tenemos varios tips.

chaqueta (UMA, $5300)
chaqueta (UMA, $5300) Crédito: iInés Auquer. PRODUCCIÓN DE MANU AVERSA.

¿Por ejemplo?

Bueno, él no sé cómo hace; viaja con su carry on y puede estar dos meses.

¿Y tu vida en Nueva York? ¿Te gustó? Dicen que con un bebé es difícil armar familia allá.

Sí, la verdad es que queríamos armar una familia y primero vivimos en Los Ángeles, que es un lugar con muchas familias grandes y podés conseguir algo con más espacio, el clima está buenísimo para llevar a los nenes al parque, a la playa... Pero no nos terminó de cerrar porque con Argentina había mucha diferencia horaria, nos sentíamos los dos muy lejos de la familia. Y una vez que nos mudamos a Nueva York, sentí que era más el estilo de acá, que te podés mover sola, más gente te puede visitar, es casi la misma hora que acá, entonces ahí ya nos gustó un poco más. Estábamos contentos con la ciudad y hay mil cosas para hacer, y yo dije: “Bueno, hoy estamos acá, mañana no sé”, y cuando quedé embarazada me dediqué a tomar clases de inglés y aproveché para estudiar dirección y edición, era un curso corto en el que te enseñaban a dirigir videos cortos y a editarlos. Ahí conocí amigos, hoy tengo dos súper amigas mías que son de allá. Lo lindo que tiene Nueva York también es que no te sentís mal si tenés acento, si te trabás con el inglés, si no entendés algo...

Y está todo el mundo queriendo ayudar, porque entiende lo que es ser nuevo en un lugar.

Están todos en la misma. Y todos haciendo algo, entonces te contagian las ganas de formarte, de aprender, de conocer gente, de estar afuera en la calle. Cuando nació Milo, quise que todos comiéramos mejor, cuidarlos, yo cocinaba solo lo básico, así que hice una formación de cocina natural. Y cuando me recibí de chef, tuve que hacer una pasantía en un restaurante.

chaqueta (UMA, $5300), REMERA (COMPLOT, $540), PANTALÓN (PAULA CAHEN D’ANVERS, $3350).
chaqueta (UMA, $5300), REMERA (COMPLOT, $540), PANTALÓN (PAULA CAHEN D’ANVERS, $3350). Crédito: iInés Auquer. PRODUCCIÓN DE MANU AVERSA.

Agotador, el laburo en una cocina, ¿no?

Al segundo día, dije: “Esto es una maldad”. Viene el chef y me dice: “Bueno, hoy vas a cortar unas patas de chancho...”. Yo venía de la cocina natural, ¡las patas de chancho no daban!, pero no me iba a achicar con eso. Me dije: “Lo voy a hacer igual”.

Las mujeres en la cocina son muy fuertes: levantan cajas pesadas, se bancan el calor, están paradas todo el tiempo, mucho esfuerzo...

Y me pasaba que me ponía a hablar con las que trabajaban conmigo y me contaban sus historias de vida mientras pelábamos cebollas... Son fuertes en lo físico, pero también emocionalmente. Pasan muchas horas ahí, muchas de ellas venían de otros países, habían dejado a sus familias, a sus hijos. Y los mantenían con el trabajo en la cocina, porque querían que sus hijos estudiaran y fueran al colegio. Y yo sentía admiración total. Y escribí muchas de esas historias.

¿Con qué objetivo? ¿Hacer algo en algún momento, tenés ganas de dirigir algo tuyo?

En principio, estoy pensando en armar alguna idea y presentarla, para ver si se puede hacer una serie de televisión. Pero bueno, puede ser ahora o más adelante.

También vos estabas en un momento más de “armar nido” y ahora estás volviendo al ruedo. ¿Hubo un clic en el que sentiste: “Bueno, OK, el nido ya está bien y voy por mi proyecto profesional”?

Sí. Quería disfrutar ese momento de estar con Milo chiquito, en familia. Podía hacerlo y aproveché. Pero nunca dudé en dejar de lado la actuación. Mi carrera es lo que me gusta hacer. Y eso ya estaba decidido: cuando hubiera una buena propuesta, que me gustara, por la que valiera la pena volver, íbamos a venir para acá. Y a René le encanta Argentina: es bueno para él también, tiene amigos, le gusta la música de acá. Creo mucho en que, cuando es el momento, hay que aprovechar lo que está pasando y subirse a lo que ocurre. Y cuando todo fluye, para mí ese es el camino que hay que seguir. Si algo está muy tapado, bloqueado, trabado, es que no va...

BUZO (AY NOT DEAD, $1485), RELOJ (SWATCH, $2295). PANTALÓN (VITAMINA, $2400), ZAPATILLAS (PRÜNE, $2390).
BUZO (AY NOT DEAD, $1485), RELOJ (SWATCH, $2295). PANTALÓN (VITAMINA, $2400), ZAPATILLAS (PRÜNE, $2390). Crédito: iInés Auquer. PRODUCCIÓN DE MANU AVERSA.

¿Cómo se manifiesta desde el cuerpo? ¿Qué sentís cuando algo no es?

Es como una sensación de presión en el pecho, se me bloquea la garganta.

¿Con quién compartís cuando caés en pequeñas crisis?

Con René consulto un montón. Me escucha y le gusta comprender qué es lo que me pasa, porque quiere que yo esté contenta con todo: con mi trabajo, con la pareja, con Milo, con dónde estamos viviendo, si extraño a mis amigos, si extraño a mi familia. También, como pasamos tiempo separados, tenemos más comunicación. Entonces, es más de preguntarme: “Bueno, pero... ¿por qué te pasa eso?”, es más de analizar las situaciones. Él es más de mostrarme mi lado bueno y no irse a lo negativo. Entonces eso balancea.

¿Y qué es lo que cuesta de la exposición?

Yo siempre fui muy tímida. Y en las entrevistas trato de mostrarme lo más real y auténtica. Y por ahí es como que hay una barrera de no mostrar esto..., de ser correcta. Y lo que yo trato de hacer es decir: “Bueno, yo soy así”. Y creo que es más valorable ser una y que haya gente que te quiera y gente que no te quiera. No es que me van a dejar de querer por algo que encima no soy.

¿Y en qué momento dijiste: “Suelto la perfección”?

Creo que con la maternidad empecé a disfrutar de otras cosas, a valorar el tiempo, los momentos...

A relativizar y saber que hay cosas menos importantes.

Obvio, ¿qué importa ya? Al que le gusta, está buenísimo, al que no le gusta, bueno... No soy perfecta. Yo disfruto de mi hijo, de estar con mi marido, de mis amigos, de las cosas simples. Y no complicarse tanto con un montón de cosas. Pero no es algo que de la noche a la mañana se puede hacer...

Nuestra psicóloga, Inés Dates, siempre dice que los tímidos tienen un gran mundo interior. ¿Qué sentís que aprendiste de tu timidez?

Que soy muy observadora. Por eso también el que me ve dice: “Sos muy tranquila”. La timidez me dio el estar muy serena, observando todo, sacando conclusiones, anticipándome a lo que podía hacer; tenés como varias opciones ya en la cabeza. Creo que también me ayudó en la parte creativa.

¿Y cómo te llevás con la cultura boricua? Es un choque de culturas, ¿no? Hay hasta rituales diferentes...

Al principio, era más el tema del vocabulario. Hablábamos por teléfono y por ahí él me preguntaba: “¿Dónde guardaste el cuaderno?”, y yo decía: “Fijate en el primer cajón del placard”. Silencio. “¿Qué es eso?”; “Amor, el cuadrado de madera, donde está la ropa”; “Aaahh, ¿el gavetero del clóset?”. Y ahí recién nos entendíamos. Después hay palabras que, dichas por argentinos, suenan más fuerte porque usamos mucho el imperativo: “agarrá, andá”... Pero, por suerte, la familia de René ya tenía amigos argentinos y se ríe de eso, no es que le cae mal. Ahora ya nos entendemos; a mí me gusta robarle palabras a él: me encanta cuando dice “al garete”, me encanta esa palabra.

¿Qué es “al garete”?

Como “a la deriva”. “Te viniste al garete, te pusiste cualquier cosa”.

¿Cómo es que te escriban un tema, “Ojos color sol”? Debe ser un flash, quedás en un estado infinito.

Sí, aparte es un tema muy dulce. Nosotros viajamos a Cuba y ahí conocimos a Silvio Rodríguez, que es con quien hizo la canción. Todavía no sabía el nombre que iba a tener, él me dijo: “Estoy escribiendo unas cosas, me parece que es un tema para vos”. Y yo soy muy de “hasta que no lo veo no lo creo”. Jamás me imaginé que me iba a escribir un tema así, súper romántico.

Y esto de “me junto a comer con Silvio Rodríguez”, “voy al cumple de Ricky Martin”... ¿Lo vivís con naturalidad o estás medio “fana”?

No, al contrario, porque él es tan sencillo y humilde con la gente que conoce que es algo integrado a nuestra vida... Es: “Bueno, mañana vamos a ver a Silvio”, y yo por ahí hasta último momento no sé que es Silvio Rodríguez. O “Che, mirá que viene tal artista a casa”, y yo en pijama. Entonces, también me adapté a eso y a que me resultara más natural. Y ya lo tomo con mucha confianza, como que ahora les digo: “Che, buenísimo tu disco, cantate una”.

BUZO (AY NOT DEAD, $1485), RELOJ (SWATCH, $2295). PANTALÓN (VITAMINA, $2400), ZAPATILLAS (PRÜNE, $2390).
BUZO (AY NOT DEAD, $1485), RELOJ (SWATCH, $2295). PANTALÓN (VITAMINA, $2400), ZAPATILLAS (PRÜNE, $2390). Crédito: iInés Auquer. PRODUCCIÓN DE MANU AVERSA.

¿Se siguen divirtiendo juntos?

Sí, disfrutamos estando con Milo y con toda la familia, pero tratamos de tener una cita semanal. Al cine vamos una vez por semana, o ir a comer algo y compartir eso de ser nosotros dos solos, pareja, amigos, compañeros, y poder hablar. Creo que es necesario ese momento de estar solos y darnos cuenta de que seguimos siendo las mismas dos personas que se conocieron. Porque en el día a día hay muchas distracciones también, entonces es como reforzar el vínculo, reírnos.

Nuestro título de la edición aniversario es “Pensate fuera de la caja”, y vos estás despojada de ropa, ¿cómo te resuena este título?

Yo rompí el molde: fue difícil estar en otro país. Perdés la familia, los amigos, la carrera. Tuve que adaptarme al idioma, a otras culturas, a amistades nuevas, pero siempre traté de hacerlo desde un lado positivo y de crecimiento. No me quedo en lo que me falta, lo que no tengo, sino en qué es lo que estoy sumando. Siempre hay que ampliar y no achicar. Y es algo que también se hablaba mucho en el curso de cocina con relación a las dietas. Esto del molde que decías: o sos vegetariano o sos vegano o comés carne. En vez de decir: “Ahora no como harinas”, conocé nuevas formas de comer.

Justo nosotras, que ayer decíamos: “Vamos a dejar las harinas”...

Pero yo creo que eso te limita. Entonces, prefiero expandirme y adquirir nuevas cosas. Quizá mañana, en lugar de comer harinas, ya aprendiste... y preferís otros vegetales, otros granos, otras legumbres. Así en la vida, también. Todo me va a sumar. La gente que conocés, los lugares, las anécdotas... En la inseguridad, confié en que todo iba a estar bien y en que todo pasa. Y también porque sabía que la persona al lado mío era LA persona...

Te moviste desde esa certeza...

Sí, porque sé que hay amor y que va a funcionar lo que hagamos. La vida te puede llevar por caminos que no imaginabas, que están buenísimos y que tal vez son mejores de lo que podías llegar a soñar. Así que hay que estar abierta a las cosas buenas y confiar en eso, en el universo, en lo que nos hace sentir bien. •

¿Qué respuesta te identificó màs? ¿En qué te sorprendió nuestra charla de chicas? También: Pensate fuera de caja y Catalina Aguilar Mastreta, la que nació escribiendo

Maquilló Alejandro Vieytes. Peinó Maro para Kickaboo. Agradecemos a Zanella Motos, Malba y Tienda De Las Flores por su colaboración en la realización de estas fotos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?